The positive side of 9-11

The positive side of 9-11

By Susan St. Marie

      Over the past two years I’ve heard so many stories about how 9-11 changed the lives of so many.  How families of lost loved ones try to carry on, what the government is doing to fight terrorism, debates on the future of the Ground Zero site, and so on.

      Yet throughout all that I’ve read, there hasn’t been anything on how the events of that tragic day changed the life of someone for the positive.

      That thought alone made me take a look at my life to see how I was affected.

      While I did go through all the emotions that so many went through such as anger, sadness and confusion, my life changed permanently also.

      The first couple of months that passed I wonder what someone like me could do.  The only hobby of mine, which I must say that I’m very good at, was going shopping.  That one day in the mall would change my life.

      I met two people selling FDNY shirts for the families of firefighters lost.  One a Lawrence Firefighter, Rene Archambault and Al Podogrodski, a local truck driver whom would become an honorary firefighter for all his hard work in helping those affected from 9-11.

      With them I started to do a little fundraising and helping out where I could.  We traveled to New York City, we talked, I met lots of other firefighters, I listened and I learned.

      I learned of various things that I thought would never have an interest to me.  I got a first hand account of what one US Soldier, Podogrodski’s, experience was like during the Vietnam War.  The horror and the loss.   Most importantly, I had the opportunity to be with him to see the movie “We Were Soldiers” with Mel Gibson, and to hear his thoughts.  He taught me first hand of things that I couldn’t learn of in a history book.  This gave me more of an appreciation and knowledge of what our soldiers go through.

      I spent time with firefighters at their stations and experienced the day to day duties they have and wondered to myself why someone would put themselves in a dangerous position where their lives may be in danger.  Besides the adrenaline rush, there are times where I wondered if it’s worth it, yet I learned to respect and honor their decision to become firefighters.

      While in New York I saw men who shared an experience that they could never forget.  I saw friendships that developed, and that will never be broken.  This was the “brotherhood” that I had heard so much about.

      There were times with new friends that I met during this time that I would have to endure their anger.  This taught me patience.  The times where I would have to keep quiet and listen.  This taught me to focus on someone other than myself.   Times of laughter, which brought peace.

      Most importantly throughout this time I was taught love.  Love for another person.  For people I would never have thought of, for people I will never forget.  I’m proud of those I met and those that I never had the opportunity to know.

      So when I’m asked about 9-11 and how it changed my life, I answer “While I wish it never happened, it was because of that day that I met some special people that I love and are proud of.  It was because of that day that I learned to open my heart and listen a little more.”

      I only wish it had happened sooner.


El lado positivo de 9-11

Por Susan St. Marie

      Durante los dos últimos años, he escuchado muchas historias sobre cómo el 11 de septiembre cambió la vida de muchas personas.  Cómo las familias de las víctimas han tratado de continuar sus vidas, lo que el gobierno está haciendo luchando contra el terrorismo, los debates sobre el futuro de Ground Zero, el área donde estaban las torres gemelas, etc.

      Sin embargo, a través de todo lo que he leído, no ha habido nada de cómo ese evento en un día tan trágico cambió la vida de alguien en forma positiva.

      Ese pensamiento me hizo mirar a mi propia vida para ver cómo yo he sido afectada.

      Aún cuando no atravesé todas las emociones que sintieron otras personas tales como rabia, tristeza y confusión, mi vida ha cambiado permanentemente también.

      Los primeros dos meses me pregunté qué podría alguien como yo hacer.  Mi único pasatiempo, y en el cual soy experta, era ir de compras.

      Un día en el mall me cambió la vida.  Conocí a dos personas vendiendo camisetas para el Departamento de Bomberos de New York para ayudar a las familias de los bomberos que perdieron.  Un bombero de Lawrence, Rene Archambault y Al Podogrodski, un camionero local que hicieron bombero honorario por todo su trabajo ayudando a los damnificados de 9-11.

      Con ellos empecé a recaudar fondos y ayudar donde me fuese posible.  Viajamos a New York, hablamos y conocí a otros bomberos, escuché y aprendí.

      Aprendí muchas cosas que nunca pensé que me pudieran interesar.  Supe directamente de la experiencia de un soldado de los Estados Unidos (Podogrodski) durante la Guerra de Vietnam.  El horror y la pérdida.  Lo más importante fue que tuve la oportunidad de ir con él a ver la película “We Were Soldiers” (Eramos Soldados) con Mel Gibson y saber lo que pensaba.  Me enseñó cosas que no puedo aprender en un libro de historia.  Esto me dio más aprecio y conocimiento de lo que los soldados soportaban.

      Pasé mucho tiempo con bomberos en sus estaciones y noté la rutina diaria que tienen mientras que me pregunté por qué alguien se coloca en una situación peligrosa donde su propia vida pueda peligrar.  Además del estímulo a la adrenalina, hay momentos donde dudé si valiera la pena, sin embargo aprendí a respetar y honrar su decisión de ser bomberos.

      Mientras estuve en New York vi cómo compartían una experiencia que ellos nunca olvidarán.  Vi nuevas amistades nacer que nunca podrán romperse.  Esta es la “hermandad” de la cual tanto había oído.

      Hubo momentos con las nuevas amistades que conocí durante este tiempo en que observé su ira.  Esto me enseñó a tener paciencia.  Los momentos en que me quedé callada y simplemente los escuché me enseñaron a fijarme en otra persona y no solamente en mí.  Hubo momentos de alegría que trajeron la paz.

      Pero lo más importante a través de esta época fue que me enseñaron a amar.  Amor por otra persona.  Por personas en las que nunca hubiese pensado y por personas que nunca olvidaré.  Estoy orgullosa de los que conocí y de aquellos que nunca llegué a conocer.

      Por lo tanto, cuando alguien me pregunta sobre 9-11 y cómo cambió mi vida, le respondo que “Aunque quisiera que nunca hubiese pasado, fue por motivo de ese suceso que conocí a gente tan especial a quienes quiero y de los cuales estoy orgullosa.  Fue por motivo de ese día que aprendí a abrir mi corazón y escuchar un poquito más.”

      Lo que quisiera es que hubiese sucedido antes.

Con la autorización de:  www.rumbonews.com






 Página principal

 Inglés

 Arriba

 Anterior

 Siguiente

 



| Artículo: Perversión de los derechos humanosOtros: Aborto

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL