21. Materialismo cristiano


   A) Materialismo cristiano

    "Debéis comprender ahora -con una nueva claridad- que Dios llama a servirle en y desde las tareas civiles, materiales, seculares de la vida humana: en un laboratorio, en el quirófano de un hospital, en el cuarte, en la cátedra universitaria, en la fábrica, en el taller, en el campo, en el hogar de familia y en todo el inmenso panorama del trabajo, Dios nos espera cada día. Sabedlo bien: hay un algo santo, divino, escondido en las situaciones más comunes, que toca a cada uno descubrir.

   Yo solía decir a aquellos universitarios y a aquellos obreros que venían junto a mí por los años treinta, que tenían que saber materializar la vida espiritual. Quería apartarlos así de la tentación, tan  frecuente entonces y ahora, de llevar como una doble vida: la vida interior, la vida de relación con Dios, de una parte; y de otra, distinta y separada, la vida familiar, profesional y social, plena de pequeñas realidades terrenas". (Homilía de San Josemaría el 8 de octubre de 1967).

     Víctor García Hoz. Ideas para la educación. Editorial Rialp. Pág. 90-91.

    Tertulia dialogada de La voluntad.  Otras tertulias

    B) La humildad

    La humildad es la cordura, es el carácter distintivo del verdadero sabio. El verdadero sabio es modesto; sabe que no sabe nada, que no sabe el todo de ninguna cosa, que en su misma especialización, para un mundo que cree haber descubierto, hay muchísimos otros que quedan todavía por descubrir.

   Sabe que no posee el monopolio de la verdad, que antes de él espigaron otros muchos en el campo fertilísimo de la misma, y no faltarán quienes recojan todavía con abundancia de las espigas que él no ha llegado siquiera a vislumbrar; y por eso no se desdeña en consultar a los demás y compulsar sus resultados con los que otros obtuvieron en el transcurso de los siglos.

    P. Valentín Caballero, Sch. P. Orientaciones pedagógicas de san José de Calasanz. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. pág. 62.

   Ejercicio interactivo de La humildad.   Otros ejercicios

   C) Virtud amable

    Pero esta alegría de que aquí tratamos solo queda enteramente definida, cuando se toma a conciencia cabal las raíces que la alimentan: la oración,  el esfuerzo por mantener la conciencia pura, la abnegación.

   Estas escondidas raíces de la alegría -el aspecto más atrayente de la educación- son el mejor testimonio de que la "virtud amable" del Padre Poveda ha superado la blanda "educación atrayente" y solo como punto de partida utiliza la llamada "joie de vivre" que ciertas corrientes naturalistas querrían tomar por meta definitiva. Desde su punto de vista, el niño ha de ir experimentando que existe un gozo en la contrariedad y en la violencia de la virtud y ha de estar preparado para no perderlo en medio del dolor o de la prueba.

 San Pedro Poveda. Itinerario pedagógico. Estudio preliminar de Ángeles Galino. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Pág. 57.

   Ejercicio interactivo de Crecer en virtudes.   Otros ejercicios  






Ideas educativas | Aplicaciones didácticas | Ejercicios interactivosOtros | Valores





®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL