72. El amor de novios


    A) Recuperar la amistad

    En ocasiones la amistad se rompe o pasa por situaciones difíciles. ¿Cómo recuperar la amistad? Podemos señalar seis caminos:

    1. Pedir perdón. Cuando dos personas discuten o se distancian puede tener la culpa uno de ellos o los dos. El que piensa que se ha equivocado o que no ha actuado bien debe hacer un acto de humildad y pedir perdón o disculpas al otro. Generalmente éste es el mejor camino para volver a la cordialidad anterior. Hay que pedirse perdón cuanto antes, sin esperar a que la situación de enfado produzca más separación.

    2. No sacar la lista de agravios. Esta lista es un inventario de pequeños y grandes errores, faltas y defectos que se acumulan a lo largo del tiempo. Si se ha aprendido a perdonar, ni siquiera debería existir esa lista. Para recuperar la amistad hay que romper definitivamente esa lista de agravios y no echársela a la cara nunca al amigo.

    3. Evitar las discusiones innecesarias. Hay que distinguir el diálogo de la discusión. Dialogar es conversar aunque haya diferencias de criterios. La discusión implica un fondo de desacuerdo y a veces consiste en como una forma de vencer al otro, usando la fuerza o la descalificación. Las batallas dialécticas, llenas de acusaciones mutuas, no llevan a ningún sitio, ni de ellas sale habitualmente la verdad. Hay que evitar esos enfrentamientos que sólo producen separación.

    4. Saber dialogar. El primer paso es saber escuchar, prestando a lo que nos dice el otro. Después no interrumpir cuando el otro esté hablando; ya habrá tiempo de exponer la propia argumentación. Cuando llegue el turno de hablar, hay que centrarse en el tema concreto, evitando frases radicales y absolutas y sin salirse por las ramas.

    5. Fomentar lo positivo. Para resolver un problema en una relación amistosa no sólo hay que evitar los aspectos destructivos, sino impulsar los aspectos positivos que les unen para construir el puente del acercamiento. Un buen principio es poner buena cara con un tono alegre y distendido. Después utilizar palabras amables, evitando las frases hirientes o irreconciliables. Y por último, compartir vivencias y experiencias de cierta intimidad.

    6. Cultivar el sentido del humor. Es preferible ver el lado divertido de la vida que agrandar cualquier dificultad y dramatizarlo todo. Es bueno aprender a aceptar las pequeñas contrariedades y reírse de uno mismo. Cuando se tiene sentido del humor se pueden superar las adversidades y se alcanza un buen nivel de higiene mental.

    Arturo Ramo García

    B) Enamoramiento

    Un chico y una chica empiezan a enamorarse cuando se encuentran a gusto juntos y se entienden de las cosas que hablan. Parece que el uno no puede vivir sin el otro, les gustaría estar siempre juntos y de los asuntos que hablan parece que nunca llegan al final.

    El enamoramiento significa encaprichamiento, una atracción emocional del otro, que parece incontrolable, pero que no lo es. Juan Pablo II decía en sus charlas sobre la teología del cuerpo: “Según Platón, eros representa la fuerza interior que atrae al hombre hacia todo bien, verdad y belleza”. (1)

    Entre los novios significa el profundo deseo por el bien, la verdad y la belleza del otro. Esto se opone a la connotación freudiana actual, de que el amor es una mera atracción sexual.  El enamoramiento desea poseer el conjunto de la persona, no solamente su cuerpo: en este sentido el enamoramiento es mucho más poderoso que la atracción sexual y ayuda a las parejas a vencer las dudas ante el compromiso de un matrimonio para toda la vida.

    El estar enamorado/a no significa que se deba entregar al otro por mucho que se empeñe. Caben otras manifestaciones de cariño, pero “hacer el amor”, o entregarse sexualmente, hay que reservarlo para el matrimonio. La relación sexual es algo mucho más profundo que el sentimiento del enamoramiento: simboliza la entrega, exclusividad, una donación total, un amor tan rico que desea dar a luz una nueva vida con la que compartir ese amor.

    El enamoramiento se debilita por dos razones: primero, porque crece con el misterio y el misterio se desvanece con la familiaridad. Segundo, porque el amor es limitado y necesita ser alimentado por el amor de donación o de entrega, como estar pendiente del otro, ayudarle, alegrarle la vida y respetarlo.

    Si no se alimenta el amor humano, morirá como mueren todas las cosas meramente humanas. Éste suele ser el inicio del fracaso de muchas parejas que terminan en el divorcio.

    El cariño romántico es la manifestación más honesta del enamoramiento, con caricias, abrazos y besos y expresa una pura gratitud y un deleite en la felicidad del otro, que me ha dado semejante felicidad.

    (1) Juan Pablo II. Bienaventurados los limpios de corazón.

     Arturo Ramo García

    C) La palabra amor

    Esta palabra tiene múltiples sentidos y tanto en los medios de comunicación como en la vida ordinaria, el contenido de la palabra amor ha sido falsificado, manipulado y adulterado. Con el término amor se expresan cosas diversas y hasta contradictorias. La expresión “hacer el amor” se refiere a las relaciones sexuales, mientras que la palabra amor tiene un contenido mucho más rico. El amor es lo más importante de la vida, su principal guión. Se puede decir de forma más rotunda: Yo necesito a alguien para compartir mi existencia. En esta lección trataremos de estudiar la palabra amor.

    El autor C.S. Lewis (1) distingue estos cuatro amores principales: amor de donación (agape), de amistad, el afecto y el eros.

    1. Amor de donación o entrega (agape, en griego). Es el amor que un hombre y una mujer se prometen mutuamente el día de su boda. Es un acto voluntario, no de sentimiento: la entrega incondicional de uno mismo por el bien de la persona amada. El que ama así entrega su tiempo, su dinero, su trabajo, todo lo que tiene por el bien de la persona amada. Entregar el cuerpo para complacer al otro no siempre es amor de donación, ya que lo que agrada no es necesariamente lo bueno.

    El padre que dice “no” al hijo pequeño que le pide un cuchillo de cocina, le está demostrando su amor. La joven que dice “no” a su novio cuando le pide una relación deshonesta, le está demostrando su amor. Los padres que niegan el dinero a su hijo para comprar droga, le demuestran su amor.

    Se observa este amor en los matrimonios que llevan casados más de cuarenta años. Han pasado por las habituales peleas, disgustos y petición de perdón, pero su matrimonio goza de cierta paz, de un resplandor especial: es el agape, el amor de donación.

    El amor conyugal tiene cuatro características: perennidad, debe ser una entrega para toda la vida; exclusividad, cada uno tiene un solo cónyuge; publicidad, las parejas deben sacarse en público; y fecundidad, en el sentido de que se ordena a engendrar nuevas vidas. El amor de donación más radical es el amor a Dios. Para el creyente, Dios constituye una razón de ser primordial. En el Evangelio se lee: “Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas y con toda tu mente, y a tu prójimo como a ti mismo”. (Lucas 10,27)

    2. El amor de amistad. Está basado en la participación en un interés común. Ya se ha estudiado en las lecciones anteriores.

    3. El afecto. Es la manifestación del cariño mutuo por medio de un abrazo, un suave beso en los labios no pasional, en la mejilla o en la frente; una sonrisa cariñosa; un ligero toque en el brazo, en la mano o en el cabello. Esta forma de amor la estudiaremos más ampliamente en otra lección posterior.

    4. El eros o estar enamorado. La experiencia sexual puede producirse sin eros, sin estar enamorado, como lo harían los animales. Eros no es el mero deseo sexual, como enseñó equivocadamente Freud, aunque la atracción sexual representa una parte. El amor afecta a todo el entorno: físico, psicológico, profesional, social, y cultural. Este amor del que hablamos es extender el yo hacia el tú para formar un nosotros; una asimilación con la otra persona. El amor auténtico hace a la persona más completa.

    También se puede hablar del amor de otros tipos:

    - Amor de las relaciones interpersonales entre los padres e hijos, entre vecinos y los compañeros de trabajo.

    - Amor a temas ideales, como la justicia, el derecho, el bien, la verdad o el orden.

    - Amor a actividades o formas de vida: el trabajo bien hecho, el contacto con la naturaleza, la música, la pintura, la riqueza y los estilos de vida de los clásicos.

    (1) C.S. Lewis. Los cuatro amores. Editorial Rialp. Madrid. 1991.

     Arturo Ramo García

   D) Amistad y noviazgo

   Es aconsejable que la pareja establezca una relación de amistad durante unos dos o tres meses, sin besos ni idilios, antes de iniciar un noviazgo romántico. Muchos matrimonio estables empezaron con una maravillosa amistad.

    Éste puede ser el primer acuerdo entre un chico y una chica que empiezan a salir. La chica puede plantear su deseo de salir como amigos durante dos o tres meses y acompañados de otros amigos, evitando la exclusividad o saliendo solos. Si el chico acepta y ambos lo aceptan y lo respetan puede ser un buen inicio de la relación.

    El planteamiento de primero amistad, sin besos de despedida es un modo aceptable de poner los cimientos de un buen noviazgo, pues se empieza a vivir bajo el dominio de la razón. Se tiene la libertad de salir con otros, si lo desean. La simpatía, la cordialidad y los abrazos ligeros son estupendos. Se podría empezar con salir juntos una vez por semana y hablar dos veces por teléfono.

    Hay que evitar que estas primeras citas sean excesivamente “pegajosas” o pasionales, pues podría ser un vestigio de la moda del “matrimonio a prueba” que ha dado lugar al 50% de divorcios. Hay que mantenerse en el nivel de amistad para no sumarse a este modelo.

    Si se comprueba que la amistad se hace más profunda, se podría pasar a salir solos (sin los otros amigos) dos veces por semana. Pero hasta llegar al noviazgo, aún estamos en el nivel de amistad, incluso si ésta es exclusiva.

    ¿Cómo pasar de la amistad al noviazgo? La pareja podría hablar que después de pasar dos o tres meses en plan de amigos podrían iniciar una relación con la perspectiva de un futuro matrimonio, siempre que las cosas funcionen. Si uno de los dos no se siente preparado, podría pedir continuar un mes más como amigos y después tomar una decisión.

    Si después de tres meses ella no sabe lo que quiere, debe negarse a iniciar el noviazgo. Algunas mujeres se toman mucho tiempo para decidirse si aman a un hombre. En este caso el chico puede tomar en consideración la edad y otras circunstancias y tomar una decisión.

    ¿Qué pasa si ella está dispuesta al noviazgo y el chico no se decide? En general, debe ser el hombre el que tome la iniciativa. Si no lo hace, la chica puede preguntarle con delicadeza por sus intenciones. Si el chico manifiesta que no desea un noviazgo que termine en matrimonio, lo mejor es romper la relación.

    Arturo Ramo García
 


 Tertulia dialogada.

 Escribir las dudas sobre este texto y dos ideas interesantes. Contestar por escrito a estas cuatro preguntas y llevarlas después a la reunión general de la tertulia:

 1. Pasos importantes para recuperar la amistad

 2. ¿En qué consiste el enamoramiento?

 3. Significados de la palabra amor.

 4. ¿Cómo hacer el paso de la amistad al noviazgo?

   Bibliografía:

   C.S. Lewis. Los cuatro amores. Editorial Rialp.

   Enlaces de Internet:

El amor humano

Aceptación personal

Carta de Einstein a su hija

La caridad, virtud suprema

Dios es amor, la primera encíclica de Benedicto XVI

Dios ha creado el mundo por amor

Amor y cerebro

La amistad en la educación

Amistad educativa

Ejercicios interactivos sobre recuperar la amistad

Ejercicios interactivos de buscar buena pareja

Ejercicios interactivos del enamoramiento

Ejercicios interactivos de la palabra amor

Ejercicios interactivos de la comprensión


Tertulias dialogadas | Para más información | Para otro colegio

Aplicaciones didácticas | Ejercicios interactivosOtros ejercicios | Valores





®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL