71. Ser amigos


    A) Elegir pareja

   - El dinero ocupa muchas veces el primer lugar en el momento de buscar pareja. Para fundar un hogar hay que tener con qué sustentarlo. El hombre ha de aportar las aptitudes necesarias para un oficio determinado. Si el joven es rico pero perezoso y despilfarrador no es buen candidato para el matrimonio. Lo mejor que puede aportar son sus aptitudes para llevar bien la casa, sus cualidades personales, su valor y su sentido de la economía. A la hora de elegir pareja no hay que fijarse excesivamente en el dinero ni en la belleza, sino en las cualidades del corazón.

    Es fundamental que el hombre tenga un buen trabajo para mantener su mujer y sus hijos. Se ha dado algún caso de una mujer que mantuvo en el noviazgo al novio mientras éste terminaba la carrera universitaria y luego se marchó con otra.

    - Los valores interiores deben tener más importancia a la hora de elegir pareja que la belleza y el dinero. Si la novia es guapa, atractiva y elegante, pero caprichosa, sin voluntad, engreída, con poca disciplina y sin espíritu de sacrificio, no es buena candidata para el noviazgo. Con el paso del tiempo esos defectos saldrán a la luz y darán serios problemas a la convivencia diaria. Entre los valores interiores que habría que destacar tenemos la comprensión, el espíritu de sacrificio, el trabajo y la religiosidad.

    Además, ambos novios han de tener serios deseos de mejorar en su maduración personal y en su adaptación al otro. Si la novia pide al chico que cambie su mal comportamiento y éste le responde que “siempre ha sido así y que tiene que aceptarlo como es”, ha llegado el momento de dar marcha atrás en la relación.

    - El deseo de tener hijos es otro tema que hay que hablar en el noviazgo. Han de tener la disposición de tener los hijos que Dios quiera enviarles, aunque sea una familia numerosa. Después han de dedicar el tiempo necesario para cuidarlos, jugar con ellos y educarlos. Es positivo dedicar tiempo para hablar de los niños, ya sean sobrinos o hijos de los amigos, para conocerse en este aspecto importante.

    - Otro aspecto es saber si el otro tiene libertad para contraer matrimonio. Si ha estado casado hay que preguntarle si tiene la nulidad. Si el matrimonio anterior fue por lo civil, la nulidad se consigue fácilmente. Pero si el matrimonio se celebró por la Iglesia es necesaria la sentencia de nulidad con objeto de ser libre para contraer un matrimonio nuevo. Si el otro no tiene la nulidad hay que esperar a tenerla en la mano para que haya relaciones de noviazgo. Sin nulidad no hay relación. En ocasiones no se trata de noviazgo, sino de salir juntos sin intención de contraer un nuevo matrimonio. En este caso, pasado un tiempo prudencial, habría que hablar en serio y dejarlo si fuera preciso.

    - El matrimonio entre primos hermanos no es aconsejable. Se sabe que en los matrimonios consanguíneos (entre parientes próximos), tanto las cualidades como los defectos físicos hereditarios no sólo se suman sino que se multiplican. Las taras hereditarias de los abuelos aparecerán muy aumentadas en sus nietos.

    En las escuelas de sordomudos y ciegos se comprueba que muchos de esos chicos son hijos de primos hermanos. En una investigación realizada en los Estados Unidos se reunieron informes de 754 hogares constituidos por primos hermanos. En 253 hogares nacieron uno o varios tarados (neuróticos, sordomudos, ciegos o enfermos mentales).

     Arturo Ramo García

    B) Buscar buena pareja

   - El papel de los padres en el noviazgo es relativo. Sus consejos pueden ser muy válidos, pero la decisión final es de los novios. En el Génesis leemos: “Dejará el hombre a su padre y a su madre y estará unido a su mujer, y los dos vendrán a ser una sola carne” (Génesis 2, 24).

     En ocasiones los padres se entrometen en las relaciones entre los novios. Por ejemplo, si la novia es seis u ocho años mayor que el novio, los padres de él probablemente pondrán objeciones al matrimonio, aunque éste no es un problema real en si mismo. Lo que tiene que hacer el novio es armarse de valor y decirles a sus padres que las decisiones finales son de la pareja y ellos han decidido casarse. Si el novio no se enfrenta a la situación, los problemas irán creciendo y sería preferible terminar con el noviazgo.

    En una sociedad tan sexualizada como la actual no se debe elegir a la pareja que siga los nefastos comportamientos actuales.

     “Para una pareja estadounidense, el clásico guión consiste en “salir” seriamente dos o tres veces por semana o más, acostarse juntos después de la tercera cita y contraer matrimonio al cabo de aproximadamente año y medio. La consecuencia es un 50 % de divorcios, a menos que vivan juntos antes del matrimonio, en cuyo caso las posibilidades de divorcio llegan al 74 %. Y esto, sin mencionar la elevada cifra de enfermedades venéreas (según los Centros de Prevención y Control de la Enfermedad, 65 millones de personas en USA padecen una enfermedad incurable de transmisión sexual), así como el maltrato a la mujer antes y durante el matrimonio.” (1)

    Si se sigue ese camino descrito, las ilusiones de seguir un noviazgo satisfactorio y formar una familia feliz terminarán en un rotundo fracaso. Pero si se estudia con interés y constancia este curso sobre Los novios hay muchas posibilidades de alcanzar el objetivo.

    El fin más importante de toda persona, ya sea soltera o casada, es ir al Cielo cuando se muera. El esposo/a puede ayudar al otro a salvarse o a precipitarse al infierno.

    Por eso a la hora de elegir a la pareja la mejor elección es que sea católica practicante. No es positivo empezar a discutir desde el principio de la salida como amigos sobre la asistencia a la Misa de los domingos o si usarán o no los anticonceptivos, o el bautismo y educación cristiana de los hijos. Pero es necesario que desde el primer momento del noviazgo ambos novios estén de acuerdo en estos asuntos.

    ¿Qué pasa si el otro es católico pero no practica? Habría que hablar y ayudarle a practicar en su vida cristiana. Si a los seis meses no se ha acercado a Dios ni a la Iglesia es probable que después de casados tampoco lo haga. Lo mejor sería buscar otro novio/a.

    Para saber si el otro es católico y practica no es bueno preguntarle directamente, sino sacar la conversación y dejarle hablar. Si rehúsa estos temas, se le puede invitar a ir a Misa un domingo o rezar algo. Si dice que eso es algo personal, se le puede decir que el matrimonio es la relación más personal posible. En este terreno es mejor que no se transija. Aunque cueste encontrar un compañero/a adecuado, es preferible esperar y seguir buscando.

    (1) T.G. Morrow. Noviazgo cristiano en un mundo super-sexualizado. Editorial Rialp. Madrid, 2008. Página 13).

     Arturo Ramo García

    C) Ser amigos

   Ya se ha dicho que la amistad es el ingrediente más importante del noviazgo y del matrimonio. Por eso es conveniente considerar qué es la amistad.

    “La amistad es un sentimiento positivo entre dos personas que se inicia a través a una simpatía y estimación mutua” (Enrique Rojas. Amigos. Ediciones Temas de Hoy. Página 17) (1).

     Ese sentimiento positivo nos empuja a buscar a la otra persona. Se produce como un magnetismo o atracción que nos conduce a hablar y compartir nuestros pensamientos y sentimientos con el amigo.

    Hay simpatía cuando se percibe que los dos están en la misma onda y que pueden entablar una relación que puede ser duradera. La amistad produce alegría y resulta agradable. Otro pilar de la amistad es el respeto hacia la otra persona, aceptando las ideas diferentes a las propias. El amigo valora la dignidad del otro y lo aprecia en todo lo que vale.

    Hay que aprender a escuchar y dialogar, incluso en asuntos en los que no se está de acuerdo.. En este caso, hay que ser tolerante y respetar siempre a la persona aunque no se esté totalmente de acuerdo con sus ideas. Resumiendo podemos decir que el amigo sabe aceptar al otro como es y lo valora de forma benévola.

    La amistad descansa sobre la estimación mutua. Cada uno valora al otro por alguna característica especial o por haber pasado por situaciones difíciles o por el modo de pensar. Hay algo especial que conduce al aprecio del otro.

    La amistad es una especie de amor pero sin sexualidad. En el amor de los esposos está presente el afecto y la sexualidad, pero en la amistad sólo está el afecto. Podríamos decir que no se conseguirá un amor verdadero si no se basa en una auténtica amistad. La amistad es uno de los mejores regalos que nos ofrece la vida, pues nos proporciona proximidad y comprensión con la otra persona.

    Lo que comúnmente llamamos amor es en realidad una forma excelsa de amistad con las notas de donación y confidencia. En las conversaciones se hace partícipe al amigo de los propios puntos de vista, de los sentimientos íntimos y también de las alegrías y tristezas de la vida. Los amigos se tratan y tratarse es intimar, buscarse, llamarse y tener necesidad de ver a la otra persona.

    En los tiempos actuales con tantas prisas y ocupaciones, ¿se puede llegar a una amistad verdadera? La respuesta es que si, pero hace falta dedicar tiempo, abrirse al otro y dejar conocerse tal como realmente se es.

   (1) Enrique Rojas. Amigos. Ediciones Temas de Hoy. Página 17.

     Arturo Ramo García

   D) Notas de la amistad

   En toda amistad se pueden distinguir tres notas esenciales: afinidad, donación y confidencia. Se crea la amistad con el trato mutuo, el respeto y la complicidad. Se parte de la conversación de persona a persona y se llega a la parcela más privada de la personalidad.

    La afinidad se refiere a la semejanza de ideas, criterios y formas de ver la vida. No tienen que ser totalmente iguales, pero si debe haber contenidos parecidos. Los amigos suelen compartir las mismas creencias religiosas, los criterios morales, los intereses intelectuales respecto al arte, a la lectura, etc. Siendo tolerantes en las diferencias entre ambos.

    La donación es la capacidad para entregarse. Al amigo se le da la conversación, el tiempo, la comprensión y en alguna ocasión también podemos prestarle dinero. Esta donación depende del grado de amistad que se tenga. No es lo mismo una amistad superficial que tenemos con un conocido, que la amistad profunda de un amigo íntimo. La donación depende del nivel de generosidad que se tenga. El generoso puede abrirse al otro y entregarle su intimidad, mientras que el egoísta sólo piensa en si mismo y en su propio provecho. Una persona egoísta difícilmente llegará a entablar una amistad profunda con los demás.

    Esto es especialmente importante en las relaciones entre los novios. El generoso busca hacer feliz a la otra persona con trato amable y con detalles que le den satisfacción. El egoísta suele buscar el placer carnal y la satisfacción propia desde el primer momento. El comportamiento egoísta no es un fundamento en el que basarse un noviazgo estable y duradero.

    La tercera nota de la amistad es la confidencia. Los amigos tienen confianza para contarse cosas íntimas y auténticos secretos con la certeza de que el otro no lo divulgará con otras personas. Cuan do no hay amistad verdadera se suele decir: “Te cuento esto pero no lo digas a nadie” y el otro responde: “No te preocupes que mi boca está cerrada”. Pero ocurre muchas veces que ese secreto se termina sabiendo por todos. Esto no es amistad. Se ha roto la confidencia.

    También es imprudente contar cosas muy íntimas cuando se está iniciando la amistad, pues puede ser que el otro no tenga suficiente afinidad con el otro y le falte la generosidad necesaria.

    Pueden ser temas de confidencia un éxito en los estudios o en el deporte, y también un fracaso en algún aspecto de la vida. Otros veces pueden se problemas familiares o una enfermedad grave descubierta en algún hermano o conocido. Todos estos temas íntimos puede fortalecer una auténtica amistad.

    Arturo Ramo García
 


 Tertulia dialogada.

 Escribir las dudas sobre este texto y dos ideas interesantes. Contestar por escrito a estas cuatro preguntas y llevarlas después a la reunión general de la tertulia:

 1. ¿Cuáles son los aspectos importantes para elegir pareja?

 2. Papel de los padres y de la sociedad.

 3. ¿Por qué es importante la amistad?

 4. Características de las notas de la amistad.

   Bibliografía:

   T.G. Morrow. Noviazgo cristiano en un mundo super-sexualizado. Editorial Rialp.

   Enrique Rojas. Amigos. Ediciones Temas de Hoy.

   Enlaces de Internet:

Los siete errores de las chicas

El auténtico concepto de corazón

Sobre la amistad y los antiguos

La censura del feminismo radical

Juzgar en positivo

¿Y si te casaste con la persona adecuada?

Los amigos de mi hijo adolescente

Cómo fomentar el sentido de la amistad en nuestros hijos

La alegría silenciosa de la amistad

Ejercicios interactivos de elegir pareja

Ejercicios interactivos de buscar buena pareja

Ejercicios interactivos de ser amigos

Ejercicios interactivos de las notas de la amistad

Ejercicios interactivos de amistad






Tertulias dialogadas | Para más información | Para otro colegio

Aplicaciones didácticas | Ejercicios interactivosOtros ejercicios | Valores





®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL