30. Planificación familiar


   A) La planificación natural

   Los esposos se unen para manifestarse su amor y con la alegría de poder llamar a la vida a otra persona que será reflejo del amor común de sus padres. Es indudable que uno de los objetivos de la sexualidad humana es la fecundidad. Los hijos son una bendición y sus padres procurarán darles, dentro de sus posibilidades, lo mejor para cada uno.

    Los cónyuges han de estar abiertos a la vida, es decir, aceptar con alegría la descendencia que Dios les mande. Pero también pueden recurrir a procedimientos aptos y legítimos para regular la concepción, cuando haya causas graves proporcionadas para hacerlo. La regulación natural de la fecundación consiste en adaptar la propia conducta sexual a las reglas que dicta la naturaleza.

    El óvulo abandona el ovario unos quince días antes de la menstruación y resulta fecundable durante unas veinticuatro horas. Después de ese tiempo el óvulo degenera. La pareja que desee concebir deberá mantener relaciones sexuales en la época cercana a ese día para que el espermatozoide, cuya vida es más dilatada que la del óvulo, alcance a éste cuando todavía es fecundable. Por el contrario, si los esposos no desean un embarazo vivirán la "continencia periódica" en esos días.

   Los métodos de regulación natural podrían reducirse a dos y a la combinación de ambos: el método del moco cervical, el de la temperatura basal y el sintotérmico. En todo caso, se requiere la intervención de personal especializado que transmita los conocimientos y comportamientos básicos.

   El método del moco cervical o Billing, se basa en la identificación de los cambios que ocurren en el moco cervical. Este moco hace posible o impide el ascenso de los espermatozoides y, con ello, la fecundación.

   El método de temperatura basal se fundamenta en la subida térmica que se produce tras la ovulación. Si la mujer se toma la temperatura antes de levantarse puede averiguar el día que ha tenido lugar la ovulación y reconocer los días no fértiles.

   El método sintotérmico combina el método de la temperatura con el estudio del moco cervical, aunque también se añaden los cálculos de Ogino y otras características.

   La eficacia de estos métodos es comparable a la de los anticonceptivos. Los métodos naturales son moralmente lícitos, mientras que los anticonceptivos son ilícitos y añaden unos efectos indeseables o incluso nocivos para la salud de la mujer.

   Estos métodos naturales permiten lícitamente retrasar o evitar por tiempo indefinido una concepción, si existen causas graves para ello. También ofrece la posibilidad a los cónyuges para mejorar sus relaciones íntimas y el amor.

   Hacen posible un mayor y más delicado conocimiento de la sexualidad femenina con el incremento de la autoestima de la mujer al considerar el esmerado amor con que ha sido creada. También el marido aumenta el conocimiento, aprecio y respeto hacia su esposa. Otra ventaja es la mayor comunicación interpersonal en lo relativo al ejercicio de la sexualidad, a la vida matrimonial y familiar.

   La continencia periódica incrementa el autodominio en la conducta sexual y el amor en cuanto entrega personal. El marido aprende a respetar a su mujer en determinados días y a no depender del placer puramente corporal.

   La Planificación Familiar Natural (PFN) también mejora la relación con los hijos, pues se tienen cuando se desean y entran en el mundo como fruto de un acto de voluntad -de amor- más directo y expreso que los que no siguen estos métodos naturales.

  Arturo Ramo García

    B) Nacer y morir

   La eugenesia pretende conseguir un mejoramiento de la vida humana mediante el cuidado y selección de la especie. Este objetivo se remonta a la antigüedad. Platón por boca de Sócrates dice: "Es necesario que solo hombres escogidos tengan relaciones con mujeres selectas".

   A comienzos del siglo XX se promulgaron leyes en Estados Unidos que obligaban a la esterilización de todos los sujetos portadores de genes dominantes de ciertas enfermedades.

   En la Alemania nazi se pretendió la defensa de la raza aria poniendo en marcha programas de esterilización y más tarde de exterminio de deficientes mentales, malformados, etc.

   Actualmente algunos defienden la eugenesia mediante la esterilización, el aborto y la prohibición del matrimonio. De esta forma se conseguiría frenar el deterioro genético de la humanidad.

   Podemos distinguir la eugenesia positiva de la negativa. La positiva tiende a modificar el patrimonio hereditario mejorando las condiciones ambientales o sociales en las que se nace, vive y se desarrolla el individua. Entre ellos se pueden señalar: mejorar las condiciones de vida en el hogar y en el trabajo, mejorar la alimentación, protección de la madre durante el embarazo, fomento de la práctica de los deportes y la eliminación del uso de las drogas, el alcohol y el tabaco.

   La eugenesia negativa aspira a restringir en lo posible que nazcan seres deficientes, evitando la transmisión de enfermedades hereditarias o incluso impidiendo el nacimiento de los menos dotados.

   Etimológicamente eutanasia procede del griego eu (bien) y thanatos (muerte) y significa buena muerte, muerte agradable, dulce y sin sufrimientos atroces. Actualmente eutanasia significa la terminación voluntaria de la vida para facilitar la muerte y liberarla de todo dolor, o para anticipar la muerte del enfermo deshauciado, o para suprimir vidas humanas "sin valor".

   Algunos pueblos antiguos no tenían escrúpulos en eliminar a los individuos considerados inútiles para la sociedad. Platón escribe: Establecerás en el Estado una disciplina y una jurisprudencia que se limite a cuidar a los ciudadanos sanos de cuerpo y de alma; se dejará morir a quienes no sean sanos de cuerpo".

   Sin embargo, otros muchos han defendido la vida humana. El juramento hipocrático (450 años antes de Cristo) señala: "No daré ningún veneno a nadie, aunque me lo pidan, ni tomaré nunca nunca la iniciativa para sugerir tal cosa".

   El cristianismo promovió una renovación de las costumbres obedeciendo el mandato divino: "No matarás". Juan Pablo II dice que "la eutanasia es una grave violación de la Ley de Dios, en cuanto eliminación deliberada y moralmente inaceptable de una persona humana" (Encíclica Evangelium vitae n. 65).

   La clonación es la producción de un ser idéntico a otro, a partir del material genético de una célula del mismo ser que se va a copiar: El nuevo individuo sería una copia genética exacta del progenitor único. Para conseguirlo se introduce en un óvulo desnucleado el núcleo reprogramado de una célula somática, a fin de obtener una célula capaz de desarrollo embrionario portadora de un patrimonio genético idéntico al del donante del núcleo.

   En 1997 fue famoso el nacimiento de la oveja Dolly por medio de los científicos escoceses J. Vilmut y K.H.S. Campbell, que publicaron la noticia en la revista Nature el 27 de febrero de 1997. Dolly era un clon derivado del núcleo de una célula mamaria de una oveja adulta.

   Con relación al hombre, este tipo de experiencias fue objeto de un pacto científico de no realizarse. La Declaración de la UNESCO sobre Genoma y Derechos Humanos de q997 se recomendó a los gobiernos su prohibición. Las leyes de muchos países prohíben su práctica.

   Sin embargo, algunos justifican la cloración terapéutica que consiste en producir embriones clónicos para utilizarlos como cantera de la que extraer células, a partir de las cuales obtener tejidos u órganos para transplantar a otros seres humanos; una vez utilizados, esos embriones serán destruidos.

   La clonación humana es éticamente inaceptable: el ser humano ha de ser respetado, como persona, desde el primer instante de su existencia. Los embriones humanos son personas y no se les puede manipular produciendo su muerte.

   En la actualidad se está trabajando con material biológico obtenido del adulto a partir de células madre adultas, con resultados esperanzadores y éticamente correctos.

  Arturo Ramo García

   C) La educación según las edades

   La educación del niño se inicia antes del nacimiento, pues el bebé percibe en el vientre materno los estados de ánimo de la madre, sobre todo del cariño con que se le acoge. Los primeros meses y años de vida son decisivos para la formación de la personalidad del pequeño.

   No hay que preocuparse mucho porque el niño llora ya que el llanto es parte de su lenguaje y puede manifestar hambre, incomodidad, suciedad, rabia o capricho.

   El chico tiene una necesidad apremiante de moverse, de explorar y de comunicar y esto exige mucha atención por parte de los padres. El limitar el ejercicio físico puede provocar en el bebé irritación, agresividad, inseguridad y abulia.

   Hay que ayudar al niño a salir de su egocentrismo, retrasando sus peticiones de hacer solo su voluntad. Si los padres ceden de inmediato a sus caprichos lo estarán preparando para una insatisfacción crónica de por vida.

   En los primeros años la relación entre la madre y el hijo supone una intensa relación de ternura formando como una trama afectiva sobre la que se basará la personalidad futura. Después, con el paso del tiempo, la madre ha de modular su insaciable sed de mimos, besos y caricias, porque de lo contrario se podría caer en la sobreprotección.

   Hasta los dos años y medio la obediencia es algo natural para el niño y hay que aprovechar para formar automatismos correctos para crear un carácter sano.

   La entrada al colegio o a la guardería suele ser un momento delicado para el niño. Es oportuno hablar con los niños del colegio antes de iniciar la escolarización, destacando los aspectos positivos y procurando que los chicos deseen ir al colegio para conocer a otros pequeños y ampliar sus intereses. Nunca se debe utilizar la escuela como una amenaza a sus conductas inapropiadas.

   Es conveniente que la familia elija bien el centro educativo, especialmente con buena formación cristiana, para el posterior desarrollo humano y espiritual del pequeño. Pero el colegio no exime a los padres de su labor educativa: conocer a los hijos, tratarlos y orientarlos.

   Es muy importante hablar con los chicos y puede ser un momento oportuno después de acostarse. El chico puede hacer sus preguntas con confianza y manifestar su nerviosismo y sus problemas escolares. Habrá que responder con gracia y oportunidad, mejorando el nexo afectivo que facilite en el futuro que los chicos acudan a hablar con sus padres en las dificultades y problemas de más entidad.

   Ordinariamente la adolescencia comienza a los once o doce años para las chicas y dos años más tarde para los chicos. Suele durar entre dos y cuatro años. Es una etapa de desarrollo y transformación tanto fisiológico como espiritual.

   El chico que antes era amable, estudioso y sensato se vuelve antipático, rebelde y contradictorio. Esto es normal y los padres lo han de aceptar.

   En esta edad se da cuenta de que es persona con pensamiento propio y descubre su intimidad. El adolescente no quiere seguir siendo niño, aunque siente nostalgia de esa etapa previa, pero tampoco quiere ser un adulto según los modelos que tiene delante. Suele rechazar las indicaciones de los adultos y no soporta que le pregunten por sus estudios o por su comportamiento.

   ¿Qué podemos hacer para ayudarle? Es necesario que nuestra presencia sea más discreta y que no tenga la impresión de que se le vigila. Hay que buscar ocasiones de diálogo y de confianza, pero sin forzarlas. Ha de sentir que los padres confían en él y se le estima. El adolescente debe resolver sus problemas, pues una ayuda no necesaria significa de hecho una limitación y una humillación para quien la recibe.

   Arturo Ramo García

   D) Educación sexual

   Se considera indispensable una auténtica educación sexual, caracterizada por la información y la formación. Pero una información detallada y artificial puede desunir a la pareja después de un periodo más o menos largo, ya que ambos se ven como amantes más que como esposos.

   Cuando la educación sexual exalta el placer por sí mismo, ascendiendo a la cima de lo erótico-sexual, el hombre suele perderse a sí mismo. olvidando que es humano y se aleja del camino de la felicidad.

   En otras ocasiones la información que se da es un catálogo de posturas, técnicas y preparaciones para la relación sexual. También se informa de todos los medios para evitar el embarazo, como el uso del preservativo, píldora del día después, etc. Pero ¿consiste la felicidad sobre todo en la obtención del placer? Este criterio es reduccionista y olvida la verdadera grandeza del amor.

   Para que haya formación, se ha de hablar de un auténtico encuentro personal en el que prima la afectividad.

   Algunas parejas tienen dificultades para establecer una sexualidad armónica. Las causas pueden ser diversas: el temor a quedar embarazada, el miedo al fracaso y la dificultad de la mujer para experimentar el orgasmo. Si el hombre intenta la penetración antes de que la mujer esté preparada y lubricada, se producirá un coito doloroso (coitalgia).

   Es aconsejable encontrar el momento oportuno para tener relaciones íntimas. No sería adecuado tenerlas en un estado de cansancio excesivo, pues convertiría el encuentro íntimo en un desahogo. Cuando el hombre va directamente a la penetración es probable que se produzca una eyaculación precoz, con lo que el acto sexual es brevísimo y la mujer no tiene tiempo de sentir nada. Así llega ella a la frustración y al desencanto.

   Si la pareja funciona bien, caben dos soluciones positivas: una, utilizar adecuadamente el lenguaje no verbal para insinuar, sugerir y proponer relaciones íntimas, y otra, tener el sentido de la oportunidad y aceptar el aplazamiento para otra ocasión, sin provocar una discusión innecesaria.

   En otras ocasiones las distorsiones o deficiencias son de tipo sentimental. Las más corrientes son de cuatro tipos:

   - Las relaciones con los padres de ambos cónyuges son negativas por un exceso de participación e intromisión en la vida vida familiar o por falta de interés.

   - Falta de criterio común en la educación de los hijos. Tener diferentes modos de entender algo tan fundamental.

   - Negarse a tener relaciones íntimas y con ello provocan discusiones, silencios, días sin hablar y malas caras.

   - No tener criterios comunes en el tema religioso. Uno de ellos puede ridiculizar al otro por sus creencias. El no creyente puede tener una moral más permisiva y liberal que le lleva a tener relaciones sexuales fuera del matrimonio.

    Arturo Ramo García
 


   Tertulia dialogada.

 Escribir las dudas sobre este texto y dos ideas interesantes. Contestar por escrito a estas cuatro preguntas y llevarlas después a la reunión general de la tertulia:

 1. De los métodos de regulación natural ¿cuáles son los más aconsejables?

 2. Valoración de la eutanasia

 3. Aspectos importantes de la educación de los hijos

 4. ¿Cómo educar sexualmente a los pequeños?

   Bibliografía:

 Tomás Melendo y Joaquín Fernández-Crehuet. Planificación familiar natural. Editorial Palabra

   Enlaces de Internet:

Las ventajas de la planificación familiar natural

Medicina: nacer y morir

El fin del hombre

Mar adentro

Albert Camus pidió el bautismo ante de morir

Principios de la ley natural

¿Y Por qué?

Los principios básicos de la ley natural

Oscuros intereses políticos y económicos

La abolición del hombre

Aberraciones o nuevos derechos humanos

La visión universalista de la ley natural

La ideología de género destruye la familia

Familia, asignatura pendiente

Ejercicios interactivos sobre la planificación natural

Ejercicios interactivos sobre nacer y morir

Ejercicios interactivos sobre la educación según las edades

Ejercicios interactivos sobre la educación sexual






Tertulias dialogadas | Para más información | Para otro colegio

Aplicaciones didácticas | Ejercicios interactivosOtros ejercicios | Valores





®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL