40. El ambiente familiar


    A) El ambiente familiar

    Es el elemento que actúa constantemente como el oxígeno en la respiración y además condiciona la incidencia de todos los elementos de la vida familiar.

   El interés del ambiente reside en ser el único factor educativo -el único- que actúa de u modo permanente sobre las personas que dentro de él están y conviven. Sin reglas explícitamente expuestas, la misma vida familiar va conformando la existencia de quienes la constituyen particularmente en lo que se refiere a las aptitudes necesarias para vivir. El ambiente es un marco de aprendizaje en el que los hijos van adquiriendo los conocimientos y los hábitos más importantes de la vida. Sin  programas normalizados el niño aprende a andar, a coger, usar y dejar las cosas, a conocer, a hablar. Y adquiere también cualidades como la afirmación de la personalidad, su orientación y adaptación, la formación moral y religiosa, los hábitos de la convivencia diaria y su actitud ante la vida. Los primeros y fundamentales aprendizajes del niño arrancan de los estímulos directos de los padres pero se modulan y refuerzan en el mismo transcurrir de la vida familiar, en la que los actos espontáneos escapan a toda regla y ejercen un influjo difícilmente visible pero constantemente operativo en la vida y en  la educación del humano.

    Víctor García Hoz. Ideas para la educación. Editorial Rialp. Pág. 151.

    Tertulia dialogada de El ambiente familiar.  Otras tertulias.

    B) Cooperación inteligente

    La cooperación ha de ser inteligente. El educador no ha de ser un simple empírico, que proceda rutinariamente. Además del conocimiento y aun dominio de las materias que haya de explicar, es necesario que esté al tanto de la didáctica, tanto general como particular, de la psicología del niño, etc., pues, de lo contrario, obrando a ciegas, más bien que un auxiliar podría resultar un estorbo.

    P. Valentín Caballero, Sch. P. Orientaciones pedagógicas de san José de Calasanz. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. pág. 79.

   Ejercicio interactivo de El vigor.   Otros ejercicios.

   C) Amor y libertad

    Cabe, pues, educar para una libertad que no destruye, y para una esclavitud que no humilla, porque nace de una exigencia del propio sujeto, que intuye oscuramente cómo al darse no se enajena, sino encuentra en ello la única guía de acceso a una vida más estimable. Se comprende fácilmente que el humus donde ha de fructificar la hermosa planta de este carácter, no puede se otro que el amor, de cuyas funciones en la educación se trató más arriba, por lo que no insistiremos ahora. Baste relacionar ambos temas, amor y libertad, en esta concepción estrechamente unidos, para presumir el error de quienes tratan el cultivo de la libertad como un atributo aislado del hombre, cual si de las relaciones de subordinación y dependencia nacieran y se cerraran en sí mismas sin interferencia alguna de otros nexos.

  San Pedro Poveda. Itinerario pedagógico. Estudio preliminar de Ángeles Galino. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Pág. 77.

  Tertulia dialogada de los Sentimientos.  Otras tertulias.






Ideas educativas | Aplicaciones didácticas | Ejercicios interactivosOtros | Valores





®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL