33. Alegría y felicidad


    A) Alegría y felicidad

    Alegría y felicidad son dos hechos diferentes pero estrechamente vinculados. Haciéndonos cargo de que la felicidad en sentido absoluto está más allá de las posibilidades naturales del hombre, pero que éste tiene a su alcance la alegría como un logro parcial y un paso hacia la felicidad, parece razonable que, al relacionarlas con la vida, quede como trasfondo la aspiración a la felicidad, pero se tenga como punto de referencia inmediato la posibilidad de alcanzar las pequeñas alegrías de esta vida. En un concepto de la vida abierto a la realidad sobrenatural, a las anteriores palabras se les puede atribuir el sentido de que la alegría es alcanzable en el tiempo y, al mismo tiempo, medio y camino para llegar a la felicidad, que se  halla más allá de la realidad y existencia temporal. En otras palabras, la felicidad está en la eternidad pero tiene su semilla en el tiempo, mientras que la alegría se halla en el tiempo a nuestro alcance ahora mismo, como anticipo y camino hacia la felicidad. La alegría humana lleva dentro de sí la aspiración a la felicidad; quiere decirse que es verdaderamente felicidad incoada.

    Víctor García Hoz. Ideas para la educación. Editorial Rialp. Pág. 133.

    Ejercicio interactivo de la Alegría.   Otros ejercicios.

    B) El temor de Dios

    Aun así, todo esto resultaría inútil si no entrase Dios de por medio, si el fundamento y principal elemento de la formación del carácter no fuese el temor santo de Dios.

   La acción, como hemos visto, por la cual se rinde el alma a la verdad, hade ser espontánea, inspirada por un principio interior;  pero la continuidad en ella es cosa tan superior a la condición humana, cuando solo de bienes morales se trata, sin estímulo alguno exterior, que puede tratarse por punto menos que imposible a la flaqueza natural. De ahí la necesidad de un elemento superior, de un freno que la contenga y retraiga de seguir el señuelo de la ilusión y del error; de un acicate que la estimule a andar por el camino de la verdad;  de lastre que no le permita levantarse con el aire vano de la soberbia y presunción; ¡que todo eso es el temor de Dios y todos esos bienes produce en el alma!

    P. Valentín Caballero, Sch. P. Orientaciones pedagógicas de san José de Calasanz. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. pág. 73.

   Tertulia dialogada de los Sentimientos.  Otras tertulias.

   C) Formación doctrinal

    Muchas son las causas que impiden llegar siempre a perfilar un criterio sólido. Los gustos, las pasiones no dominadas, la estrechez de miras, la propaganda desaprensiva, el confusionismo propio de las épocas revisionistas, que envuelven en una misma negación situaciones justas e injustas, instituciones caducas y principios inviolables.

   Personas que se llaman cristianas y se ofenderían si no se las tuviera por tales, mientras sus criterios sobre la realidad circundante distan mucho de ser cristianos, "toman del cristianismo lo que les acomoda, lo que casa bien con sus aficiones, gustos y pasiones, y desechan, tergiversan o falsifican todo lo demás".

Como medio seguro de orientarse entre las cuestiones más debatidas, cuya punzante vitalidad constituye una continuada asechanza para su exacta comprensión, el Padre Poveda pone en primer término la consulta y estudio de la doctrina emanada de la Santa Sede.

  San Pedro Poveda. Itinerario pedagógico. Estudio preliminar de Ángeles Galino. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Pág. 74.

   Tertulia dialogada de la Religión.  Otras tertulias.






Ideas educativas | Aplicaciones didácticas | Ejercicios interactivosOtros | Valores





®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL