30. La disciplina


    A) La disciplina

    Sin convivencia no es necesaria al disciplina;  sin disciplina no es posible la convivencia. La disciplina, que es orden mental manifestado en la conducta, y la convivencia son indicadores de la formación personal de los estudiantes. La disciplina no queda en la pura superficie de las relaciones externas o sociales sino que tiene una realidad interior, en el fondo de cada persona, que hace posible dominio de sí, la aceptación de las reglas de convivencia y la participación efectiva en la comunidad a que se pertenece. Como manifestación del orden alcanza a todos los campos del desenvolvimiento humano. "¿Virtud sin orden? -¡Rara virtud!" (Camino, 79).

   La disciplina tiene sus raíces en el interior del hombre. La educación aspira a que exista un orden interno en la persona, constituido por la capacidad y rectitud de criterio para descubrir el bien y el mal en las acciones y fuerza de voluntad -energía interior- para hacer lo que se debe en cada ocasión. La conducta exterior tiene importancia en sí misma en la medida en que facilita o dificulta la actividad de los demás, pero, desde el punto de vista educativo, se debe tener en cuenta que una conducta desordenada exterior implica la existencia de un desorden interior; en otras palabras, una conducta externa incorrecta es un síntoma de ligereza o de problema interior.

   No es ésta la ocasión de hacer un prolijo estudio de la disciplina; basta llamar la atención hacia los vínculos con la enseñanza. Porque el mejor medio de promover una actividad externa ordenada y para reforzar la disciplina interior de un estudiante es la programación cuidadosa de las actividades colegiales de tal suerte que se halle ocupado el alumno todo el tiempo, minuto a minuto. Si los estudiantes tienen todo el tiempo ocupado, es raro que se produzcan problemas de disciplina. Esto vale tanto como decir algo que todo el profesor experimentado sabe: la disciplina no se puede disociar de la enseñanza. Y, por otra parte, cualquier materia de estudio tiene valor formativo, no solo de la vida intelectual sino también valor formativo de la voluntad. (Cfr. Fomento, B.I.O.P., nº 16).

     Víctor García Hoz. Ideas para la educación. Editorial Rialp. Pág. 111-112.

    Tertulia dialogada de La disciplina.  Otras tertulias

    B) Formación del carácter

    Esta formación del carácter es obra,  según se ha visto, de la misma verdad, por la base sólida y consistente que ofrece a las convicciones y por el amor que inspira. Mas el verdadero carácter ha de ser fruto de una acción constante y uniforme. No es un arranque generoso ni un simple esfuerzo aislado; es un hábito, una segunda naturaleza, una disposición permanente del alma, que,  vencidas todas las resistencias, obra de una manera pronta, fácil y agradable.

    P. Valentín Caballero, Sch. P. Orientaciones pedagógicas de san José de Calasanz. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. pág. 71.

   Ejercicio interactivo de la Constancia.   Otros ejercicios

   C) Formación teresiana

    ¿Cómo entendió el Padre Poveda la modalidad femenina de la educación?

   Una respuesta rápida y en lo fundamental exacta, nos la suministra el recuento de aquellos rasgos que en sus escritos y en su Obra, la Institución Teresiana, ocupan un lugar de honor.

   Sea el primero la formación y solidez de criterios a toda costa, cierto de que éste y no otro, ha de ser el eje indeclinable de toda personalidad. A esto conspira su consigna de sólida cultura, tanto religiosa como profana, capaz no solo de adherirse a los principios básicos, sino de juzgar con madurez de las cuestiones fundamentales que actualmente se debaten.

   Sin puntos de vista personalmente meditados, o en trance de constructiva reelaboración, sobre los principales motivos que preocupan y dividen a nuestros coetáneos, nadie puede acudir a la cita con su tiempo.

  San Pedro Poveda. Itinerario pedagógico. Estudio preliminar de Ángeles Galino. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Pág. 72.

   Tertulia dialogada de las Capacidades  Otras tertulias






Ideas educativas | Aplicaciones didácticas | Ejercicios interactivosOtros | Valores





®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL