29. Educación convivencial


    A) Educación convivencial

    La primera idea que en la vida corriente surge cuando se mencionan los centros escolares es la de que se trata de centros de aprendizaje, sin que se preste la debida atención al hecho de que necesariamente son centros de convivencia o no cumplen con su misión educativa.

   El carácter convivencial de la educación viene impuesto por la naturaleza misma de la institución escolar, que es una  creación de la cultura en la que chicos y chicas aprenden a vivir fuera de la familia. Bien entendido que la acción escolar no desplaza a la de la familia sino que viene a complementarla y a enriquecerla.

   La organización de un centro educativo contiene en sí misma necesariamente la ordenación de la convivencia. Pero no se ha de entender, sin embargo, en un  sentido exclusivamente formal. Junto a la convivencia "reglada", que en cualquier institución escolar existe en función de la enseñanza sistémica, también ha de existir la posibilidad de una comunicación -convivencia- informal entre profesores y alumnos en la que sean objeto de conversación los grandes problemas de la vida humana y las pequeñas incidencias de la vida personal de los escolares. A través de esta relación cordial y espontánea se van  poco a poco formando los criterios que condicionan las actitudes generalizadas ante la vida.

     Víctor García Hoz. Ideas para la educación. Editorial Rialp. Pág. 109-110.

    Tertulia dialogada de las Relaciones familiares.  Otras tertulias

    B) El sacrificio y el trabajo

    En cuanto a la prudencia práctica, al sentido de la vida, se hace indispensable inculcar al niño ciertas verdades primeras y generales, como la de que "el sacrificio es necesario y la lucha inevitablemente"; que "el trabajo es la gran ley de la humanidad, y no estamos dispensados de él por más que abundemos en medios de subsistencia", etc. Pero muy en particular, conviene sugerirle las grandes verdades evangélicas, que son las que más han de contribuir a formar un criterio sano, robusto y elevado, a inspirarle aquella prudencia cristiana que mide las cosas en su relación con la eternidad, frente a la prudencia de la carne, que solo atiende a lo temporal.

    P. Valentín Caballero, Sch. P. Orientaciones pedagógicas de san José de Calasanz. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. pág. 70.

   Ejercicio interactivo de  No tengo voluntad   Otros ejercicios

   C) Matices femeninos

    A lo misión específica en la sociedad, ha de corresponder una educación que, coincidiendo en lo esencial con la que llamaríamos educación civil, cultive las modalidades y matices femeninos. Para ello hay que educar de modo que las jóvenes lleguen a ser "cultas, virtuosas, sanas de cuerpo y de alma, pero como mujeres y no como hombres; con las modalidades propias de su sexo elevadas a la perfección, pero no confundiendo la perfección con el sexo, y juzgando, como equivocadamente acontece, que es mujer más perfecta la que más se parece al hombre".

  San Pedro Poveda. Itinerario pedagógico. Estudio preliminar de Ángeles Galino. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Pág. 70.

   Tertulia dialogada de la Educación diferenciada  Otras tertulias






Ideas educativas | Aplicaciones didácticas | Ejercicios interactivosOtros | Valores





®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL