23. El esfuerzo


    A) El esfuerzo

    Entre los muchos valores que se pueden atribuir al trabajo, figura en primera línea el esfuerzo. Esforzarse es algo así como alargar la acción de las energías humanas. Es el gran medio de educar la voluntad, una de cuyas características es la de ser fuerte. Por otra parte, en el trabajo se funden la técnica, que es el modo racional de obrar sobre y con las cosas materiales, con el espíritu, que es todo ese mundo de intenciones y servicios con los que a través del trabajo participamos en la vida de nuestros hermanos los hombres y, a su vez, ellos participan en la nuestra.

   Uno de los malentendidos de la educación actual es la idea de que se puede aprender algo sin esfuerzo.

   Entre las desafortunadas apelaciones a la libertad del niño a quien "no debe imponérsele ninguna obligación porque le produce traumas y además es un atropello incalificable de la personalidad infantil", y los anuncios de tales o cuales libros o instituciones que garantizan el aprendizaje de un idioma o la adquisición de una destreza cualquiera "sin  esfuerzo", la educación corre el riesgo de difuminarse.

     Víctor García Hoz. Ideas para la educación. Editorial Rialp. Pág. 93.

     Ejercicio interactivo de Fortalecer la voluntad.   Otros ejercicios

    B) Despertar el interés

    Es indispensable despertar en el niño estados afectivos que sena favorables al conocimiento y práctica de la verdad, crear el interés, siquiera en un principio no pase de ser mediato, es decir, tal, que busca en la verdad otra cosa que la verdad misma, y al cual tanto contribuyen las alabanzas prudentes y las correcciones, los premios y los castigos y tantos otros procedimientos sanos que suelen tener eficacia en el ánimo del niño.

    P. Valentín Caballero, Sch. P. Orientaciones pedagógicas de san José de Calasanz. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. pág. 65.

   Tertulia dialogada de La motivación.  Otras tertulias

   C) El reglamento

    Este orden que, por supuesto, ha de ser mantenido con firmeza, tiene como "medios" para lograrse, o sea, como instrumento a su servicio "el reglamento puntualmente observado y el silencio".

   Reglamento, silencio y observancia constituyen pues el conjunto de medios al servicio de los objetivos indeclinables de la educación, establecidos no por el arbitrio del maestro sino por las exigencias que se derivan de la naturaleza y sobrenaturaleza del alumno.

  San Pedro Poveda. Itinerario pedagógico. Estudio preliminar de Ángeles Galino. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Pág. 59.

   Tertulia dialogada de la Normativa familiar.  Otras tertulias






Ideas educativas | Aplicaciones didácticas | Ejercicios interactivosOtros | Valores





®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL