16 Derecho a la educación


   A) Derecho a la educación

    La educación tiene sentido como estímulo para que la persona humana alcance la plenitud de su desarrollo en el marco de la realidad de que el hombre mismo forma parte. Esto vale tanto como decir que la educación se justifica en la medida en que la persona es principio de su actividad, pero se deterioraría, y a la postre perdería su eficacia y aun su razón de ser, si no se hiciera cargo de las limitaciones anejas a todo ser contingente. Con estas precisiones se entenderá en su justo valor el derecho a la educación que el hombre tiene y que no es sino una manifestación de su derecho a la vida, dado que el hombre no llega realmente a vivir como persona sino a través del proceso educativo.

   Cuando se habla del derecho a la educación se suela interpretar en términos puramente cuantitativos. Es idea común que el derecho a la educación se resuelve, por una parte, multiplicando los centros educativos, de modo que ningún niño o joven se quede sin puesto escolar, y, por otra, alargando cada vez más el periodo de educación obligatoria, con lo cual parece, aunque muchas veces no se cumpla en la realidad, que niños y jóvenes tienen  más posibilidades educativas. Pero ya hemos visto que el derecho a la educación no se satisface a menos que la educación tenga calidad suficiente.

   Víctor García Hoz. Ideas para la educación. Editorial Rialp. Pág. 77.

   Tertulia dialogada de Educar a los hijos.  Otras tertulias

    B) Trabajo

    El trabajo requiere atención no pocas privaciones, abstracción del mundo exterior, concentración de nuestras facultades derramadas por lo regular en múltiples objetos, aplicación real y positiva a uno solo. Trabajo de reflexión paciente, serena, detenida, que mira al objeto por todos los lados, que pesa todas las razones, dificultades e inconvenientes, y que, no contento con volver sobre el objeto antes de emitir su juicio definitivo, vuelve también sobre sí para examinar el estado de su espíritu y las condiciones morales en que se ha verificado su labor intelectual. Trabajo de almacenaje o, si se quiere, de grabado, para dar consistencia a la verdad adquirida por medio de la asociación de las ideas, de la clasificación, del orden, de la repetición.

    P. Valentín Caballero, Sch. P. Orientaciones pedagógicas de san José de Calasanz. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Pág. 54.

   Ejercicio interactivo del Trabajo.   Otros ejercicios

   C) La alegría

    Ya en 1912 puso el Padre Poveda la alegría como un de las notas esenciales de su pensamiento pedagógico:

   A lo que a mí se me alcanza, es muy mala nota en un colegio la tristeza y melancolía... Respeto el parecer los que piensan que la falta de expansión es necesaria para la disciplina de un colegio. Yo sé por experiencia lo contrario y profeso la doctrina opuesta.

   San Pedro Poveda. Itinerario pedagógico. Estudio preliminar de Ángeles Galino. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Pág. 54.

   Tertulia dialogada de la alegría.  Otras tertulias






Ideas educativas | Aplicaciones didácticas | Ejercicios interactivosOtros | Valores





®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL