Los diez leprosos

    Los diez leprosos

Jesús camina por el sendero de una montaña.  Junto a Él, sus discípulos y mucha gente que le sigue desde lejos.  De pronto, aparecen diez leprosos.  Se acercan a Jesús y le piden que cure su enfermedad.  El Señor les manda que vayan a Jerusalén y se presenten a los sacerdotes.  Por el camino quedan curados.  Imagínate su alegría. ¡Por fin lo han logrado! Pero, ¿qué ocurre?  Sólo uno vuelve donde está el Señor y le da las gracias.  Los demás no son agradecidos y Jesús se queja de su descortesía: «¿No han sido diez los curados? ¿Dónde están los otros nueve?».  Como ves en este pasaje, a Jesús le gusta y desea que agradezcamos sus beneficios.

El regalo más importante que pueden hacerte es que el Señor, tu Dios, viva dentro de tu alma y te convierta en algo divino.  Esto sucede cuando comulgas. ¿Qué puedes hacer después de recibir a Jesús?  Mira, no tengas prisa.  No seas desagradecido como estos leprosos.  Vete a tu banco, ponte de rodillas y dile: «Señor estoy contento; te doy gracias porque vives en mi alma».  Pídele, después, por las personas y cosas que amas: por la Iglesia y el Papa; por tu Obispo y los sacerdotes; por tus padres, hermanos y familia; por tus amigos y compañeros; por los que sufren... Luego háblale de ti.  Cuéntale algo de lo que te cuesta: el trabajo bien hecho, la obediencia, dejar tus cosas a tus hermanos y compañeros, hablar bien de otras personas, no tener envidia; la oración de la mañana o de la noche, la visita diaria, confesar y comulgar con frecuencia, oír la Santa Misa con amor... Elige, después, una de ellas y pídele ayuda para conquistarla. ¡Con Jesús vencerás!  En tu vida desaparecerán las derrotas.  Puedes, por último, ofrecerle todo lo que has hecho durante el día y darle gracias por sus beneficios.

Cuando no puedas recibir a Jesús, haz esta comunión espiritual: «Yo quisiera, Señor, recibimos con aquella pureza, humildad y devoción con que os recibió vuestra Santísima Madre, con el espíritu y fervor de los Santos».

    Miguel Ángel Cárceles. La aventura de acercarse a Dios. Juvenil Mundo Cristiano.







 

    SUGERENCIAS METODOLÓGICAS
        
Objetivo.-
Darle gracias a Dios después de comulgar.

        Contenido. Gratitud.

   El Señor se siente dichoso cuando también nos ve agradecidos con todos aquellos que cada día nos favorecen de mil maneras. Para eso es necesario pararnos, decir sencillamente "gracias" con un gesto amable que compensa la brevedad de la palabra... Es muy posible que aquellos nueve leprosos ya sanados bendijeran a Jesús en su corazón..., pero no volvieron atrás, como hizo el samaritano, para encontrarse con Jesús, que esperaba. Quizá tuvieron la intención de hacerlo... y el Maestro se quedó aguardando. También es significativo que fuera un extranjero quien volviera a dar las gracias. Nos recuerda a nosotros que a veces estamos más atentos a agradecer un servicio ocasional de un extraño y quizá damos menos importancia a las continuas delicadezas y consideraciones que recibimos de los demás allegados.
Francisco Fernández Carvajal. Hablar con Dios. Ediciones Palabra. Madrid. 1987. Tomo V. Página 318 y 319.

         Actividades.- 

1.-Leer el texto y contestar a estas preguntas:

            a) ¿A cuántos leprosos curó Jesús?

            b) ¿Cuántos volvieron a darle las gracias?

            c) ¿Por qué se disgustó Jesús?

            d) ¿Cuál es el mayor regalo que podemos recibir?

            e) ¿Por quién podemos pedirle su ayuda?

            f) Escribe el texto de la comunión espiritual.

        2.-Varios alumnos leen sus respuestas.




 Oración

                                     BENDICIÓN DE LA MESA

    De nuestro Padre Dios recibimos todos los dones y beneficios. El de la comida es uno de ellos.          Acostúmbrate a bendecir la mesa, que es una forma de agradecérselos.

Antes de comer

V. + Bendícenos, Señor, y bendice estos alimentos, que por tu bondad vamos a tomar.

R. Amén.

V. El Rey de la Gloria nos haga partícipes de la mesa celestial.

R. Amén.

 

                    Después de comer

V. + Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios. A Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.

R. Amén.

V. El Señor nos dé su paz.

R. Y la vida eterna.  Amén.

 

Catecismo

 

                                                              LOS DIEZ MANDAMIENTOS (2052-2082) 

183. ¿Basta creer para salvarnos? 

- No basta creer para salvarse, pues dice Jesucristo: “Si quieres salvarte, cumple los Mandamientos”. 

184. ¿Quién dio estos Mandamientos? 

- Estos Mandamientos los dio el mismo Dios en la Ley antigua por medio de Moisés, y Jesucristo los confirmó con su palabra y con su vida. 

185. ¿Cuántos y cuáles son los Mandamientos de la Ley de Dios? 

- Los Mandamientos de la Ley de Dios son diez: los tres primeros pertenecen al honor de Dios y los otros siete al provecho del prójimo: 

1. Amarás a Dios sobre todas las cosas.

2. No tomarás el nombre de Dios en vano.

3. Santificarás las fiestas.

4. Honrarás a tu padre y a tu madre.

5. No matarás.

6. No cometerás actos impuros.

7. No hurtarás.

8. No dirás falsos testimonios ni mentirás.

9. No consentirás pensamientos ni deseos impuros.

10. No codiciarás los bienes ajenos.

Estos diez mandamientos se resumen en dos: Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo.

 

186. ¿Qué Mandamientos debe cumplir el cristiano? 

- El cristiano debe cumplir los Mandamientos de la Ley de Dios y los preceptos de la Santa Madre Iglesia. 

187. ¿Quién es nuestro modelo en el cumplimiento de la Ley de Dios? 

- Nuestro modelo en el cumplimiento de la Ley de Dios es Jesucristo, que vino al mundo para hacer siempre la voluntad del Padre celestial. 

                                  AMARÁS A DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS (2083-2141)

188. ¿Qué deberes comprende el Primer Mandamiento de la Ley de Dios?

- El primer Mandamiento de la Ley de Dios comprende los deberes de creer en Dios, esperar en Él, amarle sobre todas las cosas cumpliendo sus Mandamientos, adorarle como a nuestro Supremo Creador y Señor, y darle el culto debido. 

189. ¿Cuál es el acto más importante del culto público?

- El acto más importante del culto público es el santo sacrificio de la Misa, porque es ofrecido a Dios por el mismo Jesucristo por ministerio de­ sacerdote. 

190. ¿Qué nos prohíbe el primer Mandamiento? - El primer Mandamiento nos prohíbe:

1. Adorar ídolos y dioses falsos, o creer en ellos.

2. Creer algunas cosas contra la fe, ignorar culpablemente las principales verdades de fe o dudar de algunas de ellas.

3. Desconfiar de la misericordia de Dios.

191. ¿Qué prohíbe además el primer Mandamiento? 

- El primer Mandamiento prohíbe además: leer, retener o propagar escritos contrarios a la doctrina católica; tomar parte en algún culto falso; creer en brujas, adivinos, espiritistas y usar cosas supersticiosas.


| Página principal | Valores |

Vida cristiana | Anterior |

 Siguiente | Arriba |
 

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999

Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)

| Artículo: El padre en la familiaOtros: Familia