v

Elías

    Elías

    Dios habló por medio del profeta Elías, durante los tiempos de Ajab y Ococías, reyes de Israel. Ajab ofendió a Dios más que todos los reyes anteriores y Elías se presentó ante él para anunciarle que como castigo no llovería durante varios años.

    Ajab consintió que su mujer Jezabel mandara matar a todos los profetas de Israel. Elías tuvo que huir y ocultarse en las quebradas de un torrente, al otro lado del Jordán. Los cuervos le traían pan y carne para comer.

    Al tercer año Dios mandó a Elías que se presentara a Ajab, porque ya iba a mandar la lluvia. Para demostrar de forma terminante cuál era el verdadero Dios, Elías propuso que dieran un toro a los sacerdotes de Baal, y otro a él; que prepararan los altares con leña en el monte Carmelo pero sin fuego y el toro troceado encima. El dios que responda con fuego para encender la leña será el verdadero Dios.

    Los sacerdotes de Baal prepararon todo y empezaron a cantar y a danzar en torno al altar invocando a su dios.

    - ¡Gritad más, tal vez Baal duerme! -les decía Elías.

    Acabaron extenuados sin conseguir nada.

    Elías preparó el altar de Dios, que había sido derruido, con doce piedras, puso la leña y colocó encima la carne del toro. Luego ordenó que derramaran cántaros de agua sobre la ofrenda. Invocó a Dios y al instante bajó fuego del cielo que consumió todo. El pueblo se postró exclamando:

    - ¡Éste es el Dios verdadero!

    Luego apresaron y mataron a los sacerdotes de Baal.

        (I Reyes 17; 18, 1-30)

    (Texto adaptado por D. Samuel Valero. Biblia infantil. Editorial Alfredo Ortells, S.L. Valencia. página 112) 







 

    SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

    Objetivo.- Tener devoción al Espíritu Santo.

   Contenido.- "El Carmelo" es una cadena montañosa que comienza junto al puerto de Haifa y desciende unos 30 km. al sudeste. Su altura (casi 600 metros) y su fascinante vegetación lo hacían particularmente apto para ser lugar de culto de la religión local que en ese tiempo adoraba al dios Baal. Allí a través del fuego del sacrificio se manifiesta el verdadero y único Dios. El silencio inicial del pueblo ante la acusación de Elías contrasta con la confesión de fe que todo el pueblo proclama al final del episodio. Esa confesión de fe del pueblo aparece aquí como el eco de la fe del profeta, testigo del Dios vivo. El nombre de Elías "'El Señor es mi Dios', anuncia el grito del pueblo en respuesta a su oración sobre el Monte Carmelo" (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2582).
    El fuego que consume el sacrificio es figura del Espíritu Santo. En efecto, "mientras que el agua significaba el nacimiento y la fecundidad de la Vida dada en el Espíritu Santo, el fuego simboliza la energía transformadora de los actos del Espíritu Santo. El profeta Elías que "surgió (...) como el fuego y cuya palabra abrasaba como antorcha" (Si 48,1), con su oración, atrajo el fuego del cielo sobre el sacrificio del Monte Carmelo, figura del fuego del Espíritu Santo que transforma lo que toca. Juan Bautista, "que precede al Señor con el espíritu y el poder de Elías" (Lc 1,17), anuncia a Cristo como el que "bautizará en el Espíritu Santo y el fuego" (Lc 3,16), Espíritu del cual Jesús dirá: "He venido a traer fuego sobre la tierra y ¡cuánto desearía que ya estuviese encendido!" (Lc 12,49), En la forma de lenguas "como de fuego", el Espíritu Santo se posó sobre los discípulos la mañana de Pentecostés y los llenó de él. La tradición espiritual conservará este simbolismo del fuego como uno de los más expresivos de la acción del Espíritu Santo (cfr San Juan de la Cruz, Llama de amor viva). "No extingáis el Espíritu" (1 Ts 5,19)" (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 696).

        (Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Sagrada Biblia. Libros históricos. Página 585. Nota 18, 20-40. EUNSA. Pamplona.)

    Actividades.- 

1. Cada alumno lee en voz alta el texto y contestan por equipos a estas preguntas:

             a) ¿Qué pasó con Ajab?

             b) ¿Qué mandó Jezabel?

   c) ¿Cómo vivía Elías?

             d) ¿Qué propuso Elías para demostrar cuál era el verdadero Dios?

             e) ¿Qué hacían los sacerdotes de Baal?

            f) ¿Qué pasó con el altar de Elías?

2. Varios secretarios leen las contestaciones de sus equipos. 




| Página principal | Valores |

 Antiguo Testamento | Arriba |

 Anterior | Siguiente |
 

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999

Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)

| Artículo: Hijos menores: el BenjamínOtros: Familia