Rut

    Rut

    Al tiempo que gobernaban los jueces, hubo hambre en la tierra. Elimelec, con su esposa Noemí, sus dos hijos y el resto de la familia emigraron a la región de Moab. Los hijos se casaron con dos muchachas moabitas, Orfa y Rut. Murió Elimelec y, años más tarde, también murieron sus dos hijos por lo que las tres mujeres se quedaron viudas.

    Noemí dijo a sus nueras que se volvía al pueblo de sus padres; que ellas se buscaran nuevo marido, y trataran de ser felices.

    Orfa, con lágrimas de pena, abrazó a su suegra y se despidió de ella. Pero Rut suplicó a Noemí que le permitiera acompañarla:

    - Iré a donde tú vayas; no me obligues a dejarte. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios, -le aseguró.

    Llegaron a Belén en el tiempo de la siega. Eran pobres y Rut, para poder comer no tuvo más remedio que ponerse a espigar detrás de los segadores.

    Booz era el dueño del campo donde estaba Rut recogiendo las espigas que perdían los que segaban la cebada. Al acercarse al campo para ver cómo andaba la siega, vio a la joven que rebuscaba espigas sin descanso, y preguntó al mayoral quién era. Le dijo que era la nuera de Noemí que acababa de llegar a Moab. Booz se acercó y le dijo que podía espiga en sus campos y beber agua de los cántaros de sus peones. La invitó a comer con todos y cuando se levantó para continuar espigando, Booz dijo a sus segadores que dejaran caer espigas para ella.

    Cuando Rut regresó a casa se lo contó todo a Noemí quien se alegró porque Booz era el pariente más próximo que tenía, y podría tomar a Rut por esposa.

    Booz se casó con ella por sus buenos sentimientos. Rut dio a luz a Obed que fue el abuelo del rey David.

         (Rut 1-4)

    (Texto adaptado por D. Samuel Valero. Biblia infantil. Editorial Alfredo Ortells, S.L. Valencia. página 94) 





    SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

    Objetivo.- Confiar en la providencia de Dios.

   Contenido.- El Señor retribuyó abundantemente la generosidad de Rut. Estas páginas hablan de la providencia de Dios, que con gran discreción, con aparente naturalidad, sin realizar acciones prodigiosas, fue disponiendo los medios para que no faltara a Noemí y Rut lo necesario para sustentarse. "La solicitud de la divina providencia es concreta e inmediata; tiene cuidado de todo, de las cosas más pequeñas hasta los grandes acontecimientos del mundo y de la historia. Las Sagradas Escrituras afirman con fuerza la soberanía absoluta de Dios en el curso de los acontecimientos: 'Nuestro Dios en los cielos y en la tierra, todo cuanto le place lo realiza' (Sal 115,3); y de Cristo se dice: 'si Él abre, nadie puede cerrar; si Él cierra, nadie puede abrir' (Ap 3,7); 'hay muchos proyectos en el corazón del hombre, pero sólo el plan de Dios se realiza' (Pr 19,21)" (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 303).

    (Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Sagrada Biblia. Libros históricos. Página 239. Nota 2, 1-17. EUNSA. Pamplona.)

    Actividades.- 

1. Cada alumno lee en voz baja el texto y contesta a estas preguntas:

             a) Explica quién eran Elimelec, Moemí, Orfa, Rut, Booz y David.

             b) ¿Por qué se fue Elimelec?

   c) ¿Qué hizo Orfa?

             d) ¿Qué hizo Rut para vivir?

             e) ¿Cómo ayudó Booz a Rut?

             f) ¿Por qué se casó Booz con Rut?

2. Leer las contestaciones de los alumnos. 





 Aplicaciones didácticas 

Atrás





| Formación: La castidadOtros: Los novios |

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)