José reconoce a sus hermanos

    José reconoce a sus hermanos

    Pasados siete años de abundancia en Egipto, comenzaron a pasar hambre y José abrió los graneros y empezó a vender el trigo a los egipcios. Oyendo Jacob que se vendían víveres en Egipto, dijo a sus hijos:

    - He oído que se vende trigo en Egipto: bajad allá, y compradnos lo necesario para que podamos vivir y no muramos de hambre.

    Bajaron diez hermanos de José a comprar grano en Egipto. Cuando llegaron allí José los reconoció inmediatamente, pero ellos a José no. Fingió que los tomaba por espías extranjeros y los amenazó con la cárcel.

    Para evitarla, ellos le contaron de dónde venían y también que tenían un hermano menor que se había quedado en Canán con Jacob, su padre.  Como demostración de que no mentían José les exigió que le trajeran ese hermano menor que decían tener.  Simeón se quedaría como rehén hasta que volvieran.

    Les permitió que compraran trigo y los dejó marchar.  Al llegar a Canán y descargar el trigo se encontraron con que dentro de los sacos estaba el dinero con que lo habían pagado.

    Tuvieron que volver acompañados de Benjamín.  También  llevaron el dinero encontrado entre el trigo.

    José les obsequió con un gran banquete y, en secreto, ordenó a su mayordomo que metiera en el saco de Benjamín la copa de plata que él mismo usaba, y también que volviera a meter el dinero en los sacos, como la vez anterior.

    Salían ya de la ciudad con los jumentos cargados cuando les dio alcance el mayordomo con la orden de detenerlos por ladrones.  Registró los sacos y en el de Benjamín apareció la copa de José.  Volvieron a la presencia de éste.  Con dureza les dijo que el ladrón tenía que quedarse en la cárcel,

    Ante la expresión de sus rostros José no pudo resistir más  y llorando de alegría los abrazó, revelándoles quién era y que no temieran por lo que años atrás habían hecho con él.

                 (Génesis 42-45)

    (Texto adaptado por D. Samuel Valero. Biblia infantil. Editorial Alfredo Ortells, S.L. Valencia. página 60) 






    SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

            Objetivo.- Aprender a pedir favores a San José, esposo de María.

          Contenido.- El primer José obtuvo la confianza y el favor del faraón y se convirtió en intendente de los graneros de Egipto, y cuando el hambre asolaba los pueblos vecinos y acudían al faraón en demanda de trigo para subsistir, éste les decía: Id a José y haced lo que el os diga. Cuando el hambre cubrió toda la tierra, José abrió los graneros y repartió raciones a los egipcios... Y de todos los países venían a comprar a José porque el hambre arreciaba en todas partes.
    Y ahora que también el hambre asola la tierra -hambre principalmente de doctrina, de piedad, de amor-, la Iglesia nos recomienda: Id a José. Ante tantas necesidades que personalmente padecemos, nos dice: acudid al Santo Patriarca de Nazaret.
  

        (Fernández Carvajal, Francisco. Hablar con Dios. Tomo IV. Página 123. Ediciones Palabra)

         Actividades.- 

1.-Hacer copias para todos los chicos.

2.-Se forman equipos y después de estudiar el texto, contestan a estas cuestiones:

            a) ¿Por qué vinieron a Egipto los hijos de Jacob?

            b) ¿Cuál de los hermanos no fue a Egipto?

            c) ¿Qué pensó José para acusarlos de ladrones?

            d) ¿Qué pasó al final?

            e) ¿En qué podemos perdonar a los demás?

        3.-Los secretarios leen las respuestas a la pregunta e).





 Aplicaciones didácticas 

Atrás





| Formación: Noviazgo cristianoOtros: Los novios |

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)