La torre de Babel

    LA TORRE DE BABEL

    No tenía entonces la tierra más que un solo lenguaje y unas mismas palabras Pero sucedió que al desplazarse los pueblos hacia oriente hallaron una vega en tierra de Sennaar, donde hicieron asiento.

    Y se dijeron unos a otros: Venir, hagamos ladrillos y los cocieron con fuego. Después decidieron construir una ciudad, y en la ciudad, una torre cuya cima llegara hasta el cielo.

    - Con ella nos haremos famosos- se dijeron.

    Fabricaron ladrillos, y probaron a cocerlos al fuego. De esta manera consiguieron tener un material como las duras piedras.

    Y empezaron a edificar utilizando la brea como cemento. A medida que avanzaba la obra surgían planes distintos sobre el modo de hacerla, y eran frecuentes las discusiones entre los jefes y los obreros.

    Dios vio que era orgullo y vanidad lo que impulsaba a aquella gente a realizar tan gran construcción, y decidió humillarlos en su ridícula pretensión.

    Todos hablaban la misma lengua. Y Dios dijo:

    -Voy a confundir su lenguaje para que no se entiendan unos con otros.

    Y así sucedió. Todo era confusión, malos entendidos y desorganización. No encontraban la manera de ponerse de acuerdo.

    Decidieron dispersarse, dejando la torre sin acabar.

    Fue la torre de Babel, llamada así porque significa que en ella Dios mezcló las lenguas.

            (Génesis 11)

    (Texto adaptado por D. Samuel Valero. Biblia infantil. Editorial Alfredo Ortells, S.L. Valencia. página 36) 







 

    SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

            Objetivo.- Reconocer y rechazar la soberbia y la vanidad.

         Contenido.- Leemos en el Génesis cómo los hombres se habían empeñado en un colosal proyecto que debería ser, a la vez, un símbolo y el centro de la unidad del género humano, mediante la construcción de la gran ciudad de Babel y de una formidable torre. Pero aquella obra no se llevó a término, y los hombres se encontraron más dispersos que antes, divididos entre sí, confundido su lenguaje, incapaces de ponerse de acuerdo... ¿Por qué falló aquel ambicioso proyecto? ¿Por qué se cansaron en vano los constructores? Porque los hombres habían puesto como señal y garantía de la deseada unidad solamente una obra de sus manos, olvidando la acción del Señor. El Papa Juan Pablo II, al comentar este texto de la Sagrada Escritura, relaciona el pecado de estos hombres, "que quieren ser fuertes y poderosos sin Dios, o incluso contra Dios", con el de nuestros primeros padres, que tuvieron la pretensión engañosa de ser como Él; es la soberbia, que está en la raíz de todo pecado y que tiene manifestaciones tan diversas. En la narración de Babel, la exclusión de Dios no aparece como enfrentamiento con Dios, "sino como olvido e indiferencia ante Él; como si Dios no mereciese ningún interés en el ámbito del proyecto operativo y asociativo. Pero en ambos casos la relación con Dios es rota con violencia" (Juan Pablo II. Exhortación apostólica Reconciliatio et Paenitentia. 2-XII-1984)

       (Fernández Carvajal, Francisco. Hablar con Dios. Tomo III. Página 401 y siguientes. Ediciones Palabra.)

          Actividades.-

    1. Imprimir el texto y hacer copias.

    2. Lectura en voz alta por parte de los chicos y explicación del profesor de las dudas.

    3. Se forman equipos de 4 ó 5 niños y contestan a estas preguntas:

        a) ¿En qué se ve que hicieron la torre por orgullo?

        b) ¿Por qué hubo discusiones entre los jefes?

        c) ¿Que ocurrió después de hablar distintas lenguas?

        d) ¿Qué significa Babel?

        e) ¿Qué es la humildad?

        f) ¿Cómo podemos ganar en humildad?

    4. Escribir en la pizarra las contestaciones a la pregunta f).




| Página principal | Valores |

Antiguo Testamento | Arriba |

Anterior | Siguiente |
 


®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999

Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)

| Vídeo: Sacerdocio: ¿Discriminación de la mujer? | Otros: Sacerdocio femenino