81. Relatos

    A) Medjugorje

   Actualmente muchas personas han oído hablar de este fenómeno religioso y social de Medjugorje y vale la pena conocer un poco más de cerca los hechos de esta pequeña población, que está situada en un país con mayoría musulmana y regido en 1981 por un gobierno comunista.

    Medjugorje significa "entre montañas" y da nombre a un valle y a cuatro pequeños pueblos que hay en el mismo, al sur de Bosnia-Herzegovina. Antes de 1981 en esta localidad vivían unas cuatrocientas personas con una agricultura y ganadería de subsistencia: cultivaban tabaco, cereales, viñedos, hortalizas, verduras y de los ganados obtenían leche, carne y lana.

    Pero después de esa fecha, esta pequeña localidad es el destino de de más de un millón de viajeros año, que llegan de las diferentas partes del mundo. Al hacer destino a esta pequeña aldea, han vivido una fuerte experiencia de transformación personal como nunca antes habían experimentado en ningún otro lugar. ¿Por qué tantos viajeros muestran tanto interés, entre los misterioso y lo desconocido, en llegar a un pueblo insignificante en el que dicen que han encontrado tanto?

   Todo empezó la tarde del 24 de junio de 1981 en que seis muchachos dijeron haber visto en el monte Podbrdo, una mujer de aspecto celestial y con un niño en sus brazos. Les hizo señales para que se acercaran a ella, pero salieron corriendo ante tan extraña experiencia.

   Al día siguiente, el 25 de junio, vieron ce nuevo a la Virgen María, esta vez sin el niño. Era bella, sonriente y alegre. Todos rezaron el padrenuestro, avemaría y gloria, aunque la Señora guardó silencio en el avemaría. El 26 de junio la aparición no se hizo esperar ante los auténticos protagonistas de los hechos: Vicka, Mirjana, Ivanka, Mirija, Ivan y Jakov. Le preguntaron quién era y les contestó: "Soy la Bienaventurada Virgen María".

   El cuarto día, 27 de junio, después de rezar, le hicieron muchas preguntas y dijo de los sacerdotes que debían creer firmemente y cuidar la fe del pueblo.

   El 28 de junio, domingo, acudieron a la Colina de las Apariciones más de quinde mil personas y esto alarmó a las autoridades. Desde entonces los seis chicos han seguido teniendo apariciones hasta el día de hoy, con diferentes frecuencias unos de otros y en lugares distintos.

   Las autoridades comunistas llevaron a cabo una auténtica persecución contra los chicos y sus familias. Les hicieron largos interrogatorios y los adolescentes contestaron con simplicidad y sin contradicciones. En otra ocasión los llevaron a Mostar para que un equipo psiquiátrico diagnosticara que eran farsante o enfermo. Pero los médicos declararon que los chicos eran normales y sanos de mente. El 30 de junio se desplegó un ejército, con helicópteros, camiones y perros adiestrados y montaron controles de carretera en todos lo accesos al pueblo.

   Los mensajes de la Virgen giran alrededor de las Cuatro Piedras de Medjugorje; oración, Eucaristía, Biblia, ayuno y confesión. Insistió en la necesidad de la conversión, entendida como vuelta del hombre hacia Dios, que es Amor.

   Para conocer mejor este fenómenos religioso y social hay un libro definitivo para comprender por qué más de 30 millones de personas han accedido a este pequeño pueblo de Bosnia-Herzegovina. El título es Medjugorje, escrito por Jesús García y publicado por la editorial Libroslibres.

    Arturo Ramo García

    B) Los jóvenes y las sectas

   ¿Los jóvenes son más fácilmente captables por las sectas?

   ¿Los jóvenes son más fácilmente captables por las sectas? El portal católico Aleteia ha publicado la respuesta de Luis Santamaría, miembro de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES). Según él, la religión es poco valorada por los jóvenes… pero les atraen la espiritualidad, la superstición y lo oculto. Reproducimos su artículo a continuación.

   1. La preocupación por los jóvenes y las sectas, ¿responde a la realidad?

   Aunque el fenómeno sectario siga siendo bastante desconocido en general por la sociedad, hay una preocupación especial por la captación de los jóvenes, que se muestra en el interés que tienen en ocasiones los padres de familia por este tema o la percepción corriente de que la población juvenil es un público más permeable a la acción de las sectas. En la década pasada, por ejemplo, un sondeo del Centro de Investigaciones Sociológicas mostraba que para los padres españoles el que su hijo “perteneciera a una secta” constituía algo más preocupante que su posible consumo de drogas, sus relaciones sexuales, su rendimiento escolar o su participación en grupos juveniles de identidad muy marcada (CIS, Actitudes y opiniones sobre la infancia, estudio nº 2621, octubre de 2005).

   Cuando se habla de las sectas en los medios de comunicación, en muchas ocasiones se acentúa la incidencia de este fenómeno en la juventud, por las características propias de ésta. Esta apreciación no va desencaminada, y también los organismos públicos han puesto un especial cuidado en este sector de población, en principio más vulnerable al proselitismo sectario, ya que la transformación de lo religioso en la época contemporánea en las sociedades occidentales afecta más a sus nuevas generaciones.

   Hasta la Iglesia católica se hizo eco de esta preocupación, cuando en el documento de la Santa Sede sobre las sectas y nuevos movimientos religiosos se decía, en el año 1986, que “los grupos más vulnerables en la Iglesia, especialmente los jóvenes, parecen ser los mayormente afectados”. El experto José Luis Sánchez Nogales, miembro de la RIES, hacía una importante pregunta en el mismo título de un artículo publicado en el año 2000: “El binomio ‘sectas-jóvenes’, ¿tópico o realidad?”. Y podemos contestar: aunque haya muchos lugares comunes, se trata de una realidad.

   2. El perfil sociorreligioso de los jóvenes, un terreno abonado.

   Y si de lo que se trata es de desechar tópicos, nada mejor que acercarnos a la realidad de los jóvenes, su identidad religiosa y su búsqueda espiritual a través de los estudios sociológicos y antropológicos. Mirando a los datos españoles, se constata un importante descenso en la identificación católica de la población juvenil, sobre todo en los que afirman ser “católicos practicantes”, que en una década se habrían reducido a la tercera parte según el Instituto de la Juventud. En el informe Jóvenes españoles 2010, de la Fundación Santa María, se afirma que “la religión sigue ocupando uno de los últimos lugares en una escala de valoración de las cosas más importantes para los jóvenes”, y es este estudio en el que nos fijaremos para ver algunos datos de interés sobre la cuestión espiritual en los jóvenes de España.

    Se observa, en primer lugar, un importante componente de individualismo y subjetividad en la identificación y búsqueda religiosa, que prima la propia experiencia o el bienestar sentido por encima de la racionalidad de las propuestas espirituales, en una situación de “religión a la carta”. Desde ahí pueden entenderse los datos numéricos que llaman la atención y que ahora resumimos. El 69,5 % cree que es posible vivir la fe de forma individual, sin comunidad de referencia alguna, y la mitad de los jóvenes defienden que debe vivirse de forma privada, respondiendo a su propio carácter privado. En el apartado de creencias se dice que el 19,8 % de los jóvenes españoles cree en la reencarnación… ¡un punto por encima de los que dicen aceptar la resurrección de los muertos! Es un detalle muy significativo.

   Cuando se les pregunta a los jóvenes sobre su concepto de Dios, aparecen como comúnmente aceptadas respuestas muy impersonales: una divinidad como lo positivo que hay dentro del ser humano, “algo superior”… y, sobre todo, “fuerzas y energías en el universo que influyen en la vida” (41,2 % de los encuestados). También es muy interesante lo que ofrece este informe en torno al esoterismo y las paraciencias. Consultados sobre si “hay o podría haber algo de verdadero” en las siguientes técnicas, responden afirmativamente con estos porcentajes: en los horóscopos y astrología un 34,7 %, en las diversas formas de adivinación un 24,7 %, en los curanderos o sanación por poderes un 18,7 %, y en la comunicación con el más allá un 14 %. Por lo tanto, el descenso en la pertenencia religiosa avanza en paralelo con el crecimiento de las supersticiones, la credulidad y el interés por lo oculto.

    3. Cuando se vive la espiritualidad como consumo.

    Con el provocativo título de Consumiendo religión, los antropólogos Mar Griera y Ferrán Urgell publicaron hace una década un estudio muy interesante sobre la difusión que tienen entre el público juvenil la gran variedad de ofertas espirituales más o menos identificadas como tales y que englobamos dentro de la Nueva Era. Las características principales de las nuevas formas de religiosidad –y de su éxito entre los jóvenes– son las siguientes: la ausencia de dogmatismo y ortodoxia, el carácter abierto y amistoso (concretado en la relativización pluralista de todas las religiones y en la cercanía con la ciencia), el énfasis en las vivencias y en lo emocional, el individualismo, la salvación inmanente e inmediata, y la configuración según el mercado y el consumo. Este último aspecto, aunque llame la atención, es precisamente la aportación más novedosa de los autores, que interpretan desde ahí la presencia multiespiritual y su penetración en la juventud, que es, entre otras cosas, una etapa de la vida en la que la construcción de la propia identidad –por contraste con lo demás– otorga un lugar fundamental al consumo y al tiempo libre.

    Aunque en su estudio no es numéricamente importante la presencia de jóvenes en centros de la nueva religiosidad, los investigadores entrevistaron a un grupo de estas edades constatando algunas líneas fundamentales: el coqueteo como característica de su práctica religiosa, la actitud de evasión de la vida cotidiana, la relectura de la realidad y la importancia de temas como la energía, el autoconocimiento o el ascetismo, etc. Además, incluyen en el libro los datos obtenidos de una encuesta realizada a adolescentes, donde se ve clara la popularidad de algunos elementos de orientalismo, medicinas alternativas y ecologismo entendido como culto a la naturaleza. De hecho, todo el discurso de las espiritualidades alternativas se ha normalizado de una forma muy rápida, y así se asume sin problemas por parte de la población en general, y también por parte de los jóvenes.

    4. Factores de vulnerabilidad y situaciones de riesgo propios de la juventud.

       a) En primer lugar hay que hablar de las características propias de esta edad, en la que se va configurando la personalidad, se produce una importante maduración, se buscan referentes (y se rompe con otros anteriores), etc. Además, hay una cierta inadaptación social connatural al período juvenil. Se dan episodios de desilusión ante la realidad, utopismo y rebeldía, ganas de cambiar el mundo, deseo de ir contracorriente y ser diferente, necesidad de identificarse y sobresalir en una sociedad anónima y gris, búsqueda de alternativas ideológicas y otras actitudes del estilo.

        b) Hay algunos rasgos de personalidad determinados que influyen notablemente en la permeabilidad a la captación sectaria: carácter introvertido, solitario o depresivo; dificultades sociales, relacionales y de comunicación; inseguridad ante el futuro, confusión vital, inmadurez afectiva o autoestima baja.

       c) También hay situaciones puntuales de crisis que afectan hondamente al joven, ligadas a experiencias que se viven de forma traumática en el ámbito que sea: afectivo, familiar, laboral, etc.

        d) Es fundamental el papel de la familia, que puede favorecer o dificultar la acción de las sectas sobre sus miembros más jóvenes. Algunos rasgos negativos son su fragmentación, los extremos del rigorismo y la laxitud, la carencia de afecto, la debilidad de los vínculos, los malos tratos, etc.

        e) La búsqueda de espiritualidad, sobre todo cuando no ha habido una normal socialización religiosa o está totalmente ausente, y la necesidad de trascendencia del ser humano, es un elemento fundamental a tener en cuenta, dado que el hombre es un ser religioso. Si esto no se ha llenado, siempre habrá quien quiera ocupar el hueco.

        f) Junto a lo anterior hay que tener en cuenta, como un elemento añadido, la falta de cultura religiosa, que hace que los jóvenes no estén equipados de datos y criterios para el discernimiento de las ofertas que les llegan en el entorno de lo espiritual. Esto, añadido al relativismo ambiental según el cual todo vale, y todas las creencias y opiniones merecen el mismo respeto.

        g) Por último, hay que volver a señalar el interés por lo oculto y lo misterioso, que se constata en la popularidad que tienen algunos temas, productos audiovisuales y contenidos que siguen atrayendo a la población en general y al público joven en particular.

    5. El engaño de ser dueños del propio destino.

    Después de todo lo dicho, puede parecer contradictorio que, por un lado, se afirme que los jóvenes rechazan en su mayoría una configuración institucional de lo religioso, tendiendo más bien al individualismo que elabora una “religión a la carta” y, por otro lado, se prevenga contra el riesgo de que los mismos jóvenes sean más fácilmente captables por las sectas. ¿Personas tan celosas de su autonomía pueden caer en grupos que atentan contra su libertad y acaban manipulándolas en mayor o menor grado bajo la forma de patologías de la religión?

    Parece contradictorio, pero no lo es en realidad. En primer lugar, porque la nueva religiosidad está tomando formas cada vez menos grupales –sociológicamente hablando–, y ya no se dan tantos casos de vida comunitaria, aislamiento físico en lugares recónditos o reclusión querida en el entorno cerrado de la secta. Ahora el control de las personas se hace fácilmente sin excesivo contacto personal, a través de actividades puntuales, clases y talleres, lectura de libros, acceso a las doctrinas y prácticas espirituales por Internet…

    Y además, porque el engaño es el mismo de siempre, el más antiguo: el “seréis como Dios” del Génesis o el intento de robo del fuego divino del mítico Prometeo. Los jóvenes, ansiosos de una libertad verdadera, son convencidos en el ámbito de las sectas y de la nueva religiosidad de que allí podrán vivirla en plenitud, de que serán dueños de su propio destino, cuando en realidad estarán poniendo su vida en manos de una doctrina irracional que en el fondo los esclaviza y aparta de su autorrealización y felicidad.

    Luis Santamaría. www.aleteia.com

     C) El inquisidor laico

    Eliminada la religión, la moral tiende a absolutizarse.

    El inquisidor laico se caracteriza por su inconmovible seguridad en la excelencia ética de la falta de convicciones religiosas y por su furor en impugnar toda moral que apele, de un modo u otro, a la religión. Lo paradójico de su tipología es que sustituye el presunto entusiasmo de los seguidores de credos y confesiones por un celo no menos combativo en la predicación de un laicismo que supone sin tacha.

    Un ejemplo reciente lo ofrece, en el periódico global en español, Francisco Laporta, catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid. En su artículo Moral del laico, Laporta se admira de que grandes desastres morales contemporáneos se hayan producido en nombre de creencias religiosas. Y le sorprende que detrás de la apoteosis del libre mercado, con sus consecuencias de hambre y pobreza, se encuentren credos que pretenden ofrecer orientaciones morales a sus fieles. Frente a ellos, defiende denodadamente la superioridad moral del laico sobre el creyente.

    Pero el inquisidor laico debería comenzar por el modesto ejercicio de una ética de la actividad intelectual que le llevara a respetar los hechos históricos. Un rápido repaso al siglo XX ofrece datos clamorosos y difícilmente cuestionables. Los ataques de mayor crueldad y extensión a la vida y la dignidad de mujeres y hombres han sido protagonizados por los seguidores de ideologías que propugnaban un laicismo radical, y perseguían hasta el genocidio a los creyentes de diversas religiones. Es el caso del comunismo soviético y del nazismo germano. ¿No era radicalmente laico Adolf Hitler? ¿No eran ateos y antirreligiosos Lenin y Stalin? ¿No provocaron decenas de millones de muertes e hicieron sufrir a naciones enteras suplicios y padecimientos que hasta recordarlos da pavor?

    Para refrescar la memoria histórica, sin necesidad de documentarse en los archivos, bastaría acudir a libros recientemente publicados como la excelente novela Vida y destino de Vasili Grossman o la polémica —pero muy reveladora— obra de Jonathan Littell titulada Las benévolas.

    No es fácil evidenciar en nuestro tiempo una excelencia ética del laicismo, impuesto con violencia por asesinos a gran escala como Mao y Pol Pot. El espectáculo de los cráneos apilados en Camboya constituye un testimonio gráfico suficientemente ilustrativo. Por otra parte, el capitalismo liberal más extremo no proviene del catolicismo, como Laporta parece sugerir, sino que se inspira en el protestantismo y en la Ilustración. Desde luego, Juan Pablo II ha sido reconocido en todo el mundo como el protagonista definitivo de la caída de un muro que escondía tras de sí el terror puro. Pero recordemos además que Karol Wojtyla escribió una encíclica titulada Sollicitudo rei socialis, cuyo tenor justiciero no se encuentra en ningún programa político. Y hoy mismo cabe observar que la izquierda laicista no es precisamente una defensora de los más pobres en Europa. Sin ir más lejos, la España socialista registra un escandaloso y creciente desnivel entre el aumento de las rentas del capital y la retribuciones de los directivos, por una parte, y el estancamiento de los salarios de mileuristas y emigrantes, por otra.

    ¿A quién comienza a perjudicar la crisis y el paro? El laicismo se traduce a veces en actitudes éticas tan dudosas como la eutanasia no aceptada quizá por el paciente presuntamente terminal y las prácticas abortivas en fases tan avanzadas que dificultan su diferenciación con el infanticidio.

    En moral nadie puede arrojar la primera piedra, y no seré yo quien, a mi vez, caiga en las mismas paradojas que denuncio. Laporta apoya someramente su laicismo en una interpretación expeditiva (y, a mi juicio, errónea) de Kant y en una cita precipitada de Platón. Las relaciones entre ética y religión constituyen un problema teórico tan agudo que justifica una reposada relectura de Kierkegaard.

    Eliminada la religión, la moral tiende a absolutizarse, y el moralismo se transforma en inmoralismo. Nadie tan implacable como los puritanos y jacobinos. Golpean nuestras mentes hasta que penetre en ellos su verdad. Confunden la ética con la legislación, y nos abruman con reglamentos y regulaciones cada vez más capilares. Más les valiera respetar la libertad, de la que toda moral surge y a la que toda moral retorna.

    Alejandro Llano es catedrático de Metafísica. Original de La Gaceta de los negocios

     D) Milagro eucarístico de Buenos Aires

    El Papa Francisco fue protagonista de uno de los mayores milagros eucarísticos de la historia.

    Testimonio sobrenatural.

    En 1996 se produjo el llamado Milagro Eucarístico de Buenos Aires, donde una hostia se transformó en carne y sangre. Informado el cardenal Bergoglio, Arzobispo de Buenos Aires, ordenó tomar fotos y una intensa investigación de laboratorio y por el Dr. Castañón, cuyo testimonio se puede ver en el video.

    Los estudios mostraron que era una parte del ventrículo izquierdo del músculo del corazón, de una persona de aproximadamente 30 años, sangre grupo AB y que había sufrido mucho al morir, con seguridad maltratado y golpeado. Los científicos que hicieron el estudio no sabían que era una hostia, se lo dijeron luego de los análisis y quedaron asombrados, pues tiene glóbulos rojos, glóbulos blancos, y células palpitando y latiendo, al clavarle una jeringa salía sangre.

     UNA HOSTIA CONSAGRADA SE CONVIERTE EN CARNE Y SANGRE

    A las siete de la tarde el 18 de agosto de 1996, el P. Alejandro Pezet decía la santa misa en una iglesia católica en el centro comercial de Buenos Aires. Cuando estaba terminando la distribución de la Sagrada Comunión, una mujer se acercó para decirle que había encontrado una hostia descartada en un candelabro en la parte posterior de la iglesia. Al ir al lugar indicado, el P. Alejandro vio la hostia profanada. Puesto que él era incapaz de consumirla, la colocó en un recipiente con agua y lo guardó en el sagrario de la capilla del Santísimo Sacramento.

    El lunes, 26 de agosto, al abrir el sagrario, vio con asombro que la hostia se había convertido en una sustancia sanguinolenta. Informó al cardenal Jorge Bergoglio, quien dio instrucciones para que la hostia fuera fotografiada de manera profesional.

    Las fotos fueron tomadas el 6 de septiembre. Muestran claramente que la hostia, que se había convertido en un trozo de carne ensangrentada, había aumentado considerablemente de tamaño.     ANÁLISIS CLÍNICOS    Por varios años la Hostia se mantuvo en el tabernáculo, y todo el asunto en un secreto estricto. Dado que la hostia no sufrió descomposición visible, el cardenal Bergoglio decidió hacerla analizar científicamente.

    Una muestra del tejido fue enviada a un laboratorio en Buenos Aires. El laboratorio reportó el hallazgo de células humanas rojas y blancas de sangre y de tejido de un corazón humano. El laboratorio informó además de que la muestra de tejido parecía estar aún con vida, ya que las células se movían o latían como lo harían en un corazón humano vivo.

     VIAJA EL DR. CASTAÑÓN

    Tres años más tarde, en 1999, el Dr. Ricardo Castañón Gómez fue contactado para realizar algunas pruebas adicionales.    El 5 de octubre de 1999, en presencia de representantes del Cardenal, el Dr. Castañón tomó una muestra del fragmento ensangrentado y lo envió a Nueva York para su análisis. Puesto que él no deseaba perjudicar el estudio, a propósito no informó al equipo de científicos de su procedencia.

    El laboratorio informó de que la muestra recibida era de tejido muscular de corazón humano vivo.

    ANÁLISIS DE UN CARDIÓLOGO FAMOSO

    Cinco años más tarde, en 2004, el Dr. Gómez se contactó con el Dr. Frederick Zugibe y le pidió evaluar una muestra de prueba, una vez más sin decirle nada acerca de la muestra o de su origen.

    El Dr. Frederic Zugibe, un cardiólogo reconocido y patólogo forense, determinó que la sustancia analizada era de carne y sangre que contiene el ADN humano. Zugibe declaró que,    “el material analizado es un fragmento del músculo del corazón que se encuentra en la pared del ventrículo izquierdo, cerca de las válvulas. Este músculo es responsable de la contracción del corazón. Hay que tener en cuenta que el ventrículo cardíaco izquierdo bombea sangre a todas las partes del cuerpo. El músculo cardíaco está en una condición inflamatoria y contiene un gran número de células blancas de la sangre. Esto indica que el corazón estaba vivo en el momento en que se tomó la muestra. Mi argumento es que el corazón estaba vivo, ya que las células blancas de la sangre mueren fuera de un organismo vivo. Él requiere de un organismo vivo para mantenerlo. Por lo tanto, su presencia indica que el corazón estaba vivo cuando se tomó la muestra. Lo que es más, estas células blancas de la sangre habían penetrado el tejido, lo que indica, además, que el corazón había estado bajo estrés severo, como si el propietario hubiera sido severamente golpeado en el pecho“.

    SORPRESA DEL CARDIÓLOGO AL SABER LA PROCEDENCIA DEL TEJIDO

    Dos australianos, el periodista Mike Willesee y el abogado Ron Tesoriero, fueron testigos de estas pruebas. Sabiendo de donde la muestra había venido, estaban estupefactos por el testimonio del Dr. Zugibe.

    Mike Willesee preguntó al científico cuánto tiempo las células blancas de la sangre se habrían mantenido con vida si hubieran venido de un pedazo de tejido humano, que se hubiera mantenido en el agua. Ellas habrían dejado de existir en cuestión de minutos, respondió el Dr. Zugibe.

    El periodista le dijo entonces al médico que la fuente de la muestra había sido un principio dejada en agua corriente durante un mes y luego por otros tres años en un recipiente con agua destilada, y sólo entonces había sido tomada la muestra para el análisis.

    Dr. Zugibe dijo que no había manera de explicar científicamente este hecho. Sólo entonces Mike Willesee informó al Dr. Zugiba que la muestra analizada provino de una hostia consagrada (pan blanco, sin levadura) que se había vuelto misteriosamente en carne humana con sangre.

    Sorprendido por esta información, el Dr. Zugibe respondió:“cómo y por qué una hostia consagrada puede cambiar su carácter y convertirse en carne viva y sangre humana seguirá siendo un misterio inexplicable para la ciencia, un misterio totalmente fuera de mi competencia“.

    Dr. Ricardo Castañón Gómez. Fuente: Love One Another, Signos de estos Tiempos www.forosdelavirgen.com
 


 Tertulia dialogada.

 Escribir las dudas sobre este texto y dos ideas interesantes. Contestar por escrito a estas cuatro preguntas y llevarlas después a la reunión general de la tertulia:

 1. ¿Qué hechos significativos ocurren en Medjugorje?

 2. ¿Por qué las sectas son importantes actualmente?

 3. ¿Cómo es el inquisidor laico?

 4. ¿Qué hechos ocurrieron en Buenos Aires?

   Bibliografía:

   Pedro Rodríguez. Fe y vida de fe. Editorial EUNSA.

   Enlaces de Internet:

Belleza, Bondad y Verdad

Trabajar por la paz es trabajar por la vida

El desafío de las sectas

Auténtica libertad cristiana

Los principios básicos del orden moral

Testamento de un santo

Marcelo Pera: Guerra al Cristianismo

La tarea urgente de la educación

El Código da Vinci

¿Qué sucedió realmente en la Inquisición?

¿Pertenecer a la masonería?

Halloween no tiene origen pagano

No existe una magia buena

¿Qué ha aportado el cristianismo en la historia de la humanidad?

De comunista a sacerdote

Murió y fue nueve minutos al Cielo

¿Cómo actuó la Iglesia ante el nazismo?

El símbolo perdido de Dan Brown

La energía de la Nueva Era

La reencarnación

La vida después de la muerte

¿Es la masonería compatible con una sociedad democrática?

Jóvenes y tiempo libre

La Síndone cubrió a Cristo

La verdadera historia de Santa Claus

Sin clase de religión, más atracción por las sectas

La Pasionaria se confesó y comulgó

El obispo de Teruel

Leyes laicas

Ejercicios interactivos sobre Religión para los pequeños

Ejercicios interactivos sobre Religión para los mayores

Ejercicios interactivos sobre Vida de Jesús para los pequeños

Ejercicios interactivos sobre la Vida de Jesús para los mayores


Tertulias dialogadas | Instrucciones | ListadoMás información | Para otro colegio

Aplicaciones didácticas | Ejercicios interactivosOtros ejercicios | Valores





®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL