43. Didáctica


   A) Introducción a la didáctica

   En la vida moderna, toda y cualquier profesión que envuelva cierta dosis de responsabilidad social supone en los que la ejercen una cuidadosa preparación en el ramo especializado de la cultura referente a ese campo profesional. Así, el médico debe estar formado en ciencias médicas, el abogado en ciencias jurídicas, el economista en las económicas, el militar en estrategia y táctica, el profesor en pedagogía y didáctica.

   La educación y la instrucción de las nuevas generaciones es una labor compleja y sutil de ingeniería humana; se trata, nada menos, que de desarrollar y formar el carácter, la inteligencia y la personalidad de las nuevas generaciones, de modo que se integren en la coyuntura de la vida social como factores positivos de bienestar, de mejoría y de progreso humanos.

   En nuestros días, el notable filósofo y educador norteamericano John Dewey escribe: “La educación puede eliminar males sociales manifiestos, induciendo a los jóvenes a seguir caminos que eviten esos males.”

   Pues bien: existen actualmente todo un conjunto de principios, criterios, normas, recursos y técnicas de acción educativa, elaborado por la reflexión crítica de los filósofos, por las indagaciones científicas de los investigadores y por la experimentación objetiva de los educadores, con el fin de asegurar a los maestros y a los educadores de nuestros días los medios de una actuación segura, económica y eficaz sobre las nuevas generaciones. Esta conjunto de doctrinas, principios, normas y técnicas de acción educativa es la didáctica.

   Luis Alves de Mattos. Compendio de didáctica general. Con la autorización de Editorial Kapelusz.

   B) Ámbito de la didáctica

   1. Definiciones:

   a) La didáctica es la disciplina de carácter práctico y normativo que tiene por objeto específico la técnica de la enseñanza, esto es, la técnica de dirigir y orientar eficazmente a los alumnos en su aprendizaje.

   b) Definida en relación con su contenido, la didáctica es el conjunto sistemático de principios, normas, recursos y procedimientos específicos que todo profesor debe conocer y saber aplicar para orientar con seguridad a sus alumnos en el aprendizaje de las materias de los programas, teniendo en vista sus objetivos educativos.

   2. Para determinar cuál es, relativamente la técnica más recomendable de enseñanza, la didáctica utiliza:

   a) Los principios, normas y conclusiones de la Filosofía de la educación.

   b) Los descubrimientos y conclusiones de las ciencias educativas, como la biología, la psicología y la sociología de la educación.

   c) La experimentación y las prácticas de más comprobada eficacia de la enseñanza moderna.

   d) Los criterios y normas de la moderna racionalización científica del trabajo. La enseñanza y el aprendizaje son modalidades típicas de trabajo intelectual que deben obtener productos educativos y culturales bien definidos.

   No existe una “mejor técnica de enseñanza” en términos absolutos y determinable a priori; pero, dentro de las circunstancias inmediatas de la realidad, es siempre posible determinar cuál es, en cada caso, la técnica de enseñanza más factible y aconsejable; para eso se exige comprender y discernir todos los datos de la situación real e inmediata sobre la que se va a actual.

   3. Ámbito de la didáctica.

   Son cinco los componentes de la situación docente que la didáctica procura analizar, integrar funcionalmente y orientar para los efectos prácticos de la labor docente: el educando, el maestro, los objetivos, las asignaturas y el método.

   a) El educando, no sólo como alumno que debe aprender con su memoria y con su inteligencia, sino como ser humano en evolución, con todas sus capacidades y limitaciones, peculiaridades, impulsos, intereses y reacciones, pues toda esa compleja dinámica vital condicionará su integración en el sistema cultural de la civilización.

   b) El maestro, no sólo como explicador de la asignatura, sino como educador apto para desempeñar su compleja misión de estimular, orientar y dirigir con habilidad el proceso educativo y el aprendizaje de sus alumnos, con el fin de obtener un rendimiento real y positivo para los individuos y para la sociedad.

   c) Los objetivos que deben ser alcanzados, progresivamente, por el trabajo armónico de maestros y educandos en las lides de la educación y del aprendizaje. Estos objetivos son la razón de ser y las metas necesarias de toda la labor escolar y deben ser el norte de toda la vida en la escuela y en el aula.

   d) Las asignaturas, que incorporan y sistematizan los valores culturales, cuyos datos deberán ser seleccionados, programados y dosificados de forma que faciliten su aprendizaje, fecundando, enriqueciendo y dando valor a la inteligencia y a la personalidad de los alumnos. Las asignaturas son los reactivos culturales empleados en la educación y los medios necesarios para la formación de las generaciones nuevas.

   e) El método de enseñanza, que fusiona inteligentemente todos los recursos personales y materiales disponibles para alcanzar los objetivos propuestos, con más seguridad, rapidez y eficacia. De la calidad del método empleado dependerá, en gran parte, el éxito de todo el trabajo escolar.

   Luis Alves de Mattos. Compendio de didáctica general. Con la autorización de Editorial Kapelusz.

   C) La educación y la comunidad educativa

   La educación se entiende como un proceso intencional de la persona humana en virtud del cual el ser humano llega a ser capaz de formular su propio proyecto personal de vida y hacerle realidad en su existencia individual, en la familia y en la comunidad humana, en el mundo del trabajo, en el ámbito del ocio y la amistad y en la vida de fe.

   La educación no responde a un solo estímulo, sino que resulta de la convergencia de factores naturales, técnicos y sobrenaturales que actúan sobre el ser humano a través de la familia, de la sociedad en general y específicamente de la institución escolar.

   El colegio es la comunidad de profesores y alumnos, en colaboración con los padres, organizado como un lugar de aprendizaje sistemático y orientación y como ámbito de convivencia.

   Cada colegio tiene sus normas de convivencia, que deben ser aceptadas por todos los miembros de la comunidad colegial así como la zona de autonomía en la que cada uno puede tomar sus propias decisiones.

   En el colegio debe haber un clima de alegría y confianza en el cual serán fáciles y formativas las relaciones entre todos los miembros de la comunidad. Ha de ser una aspiración constante que a través de una relación cordial y coadyuvante, profesores, alumnos y padres, encuentren la alegría de servir, la alegría de la obra bien hecha y la alegría del vencimiento de las propias dificultades y resistencias.

   Todas las personas del colegio son responsables solidarias de la marcha del centro.

   La disciplina escolar se sitúa en el campo de la formación personal y en el ámbito de la convivencia colegial y tiene como objetivo constante el desarrolla de la responsabilidad personal. Es aconsejable que no se utilicen comparaciones de unos escolares con otros. Cada alumno desarrollará su capacidad de auto-evaluarse y compararse consigo mismo para tener el gozo de los adelantos exigidos con la conciencia clara de las deficiencias superadas.

   Fomento de Centros de Enseñanza. Manual Técnico del Profesor. Editorial Socusa

   D) El aprendizaje

   La enseñanza es la actividad que dirige el aprendizaje.

   Para enseñar bien, necesitamos, como profesores, tener primero una noción clara y exacta de lo que es realmente “aprender” y “enseñar”, pues existe una relación directa y necesaria, no sólo teórica, sino práctica, entre esos dos conceptos básicos de la didáctica.

   En los siglos pasados predominaba la noción simplista y errónea de que “aprender era memorizar”, hasta que el alumno pudiera repetir las mismas palabras de los textos del compendio o las palabras del profesor.

   A partir del siglo XVII predominó la fórmula de Comenio, intelectus, memoria et usus: primero, la comprensión reflexiva; después, la memorización de lo comprendido; por fin, la aplicación de lo que ya fue comprendido y memorizado.

   En la época actual, se ha comprobado que la mera explicación verbal del profesor no es tan esencial e indispensable para que los alumnos aprendan; sirve sólo para iniciar el aprendizaje, pero no para integrarlo y llevarlo a buen término.

   El proceso de aprendizaje de los alumnos, cuyos planes, dirección y control caben al profesor, es bastante complejo. Podemos “aprehender” súbitamente un hecho, una consecuencia o una información aislados. Pero el aprendizaje definitivo de un conjunto sistemático de contenidos, implícitos en una asignatura, es un proceso de asimilación lento, gradual y complejo.

   Sintetizando y esquematizando para examinarlo, podemos discernir en este proceso etapas bien definidas. En todo aprendizaje sistemático, quien lo recibe:

   a) pasa de un estado de sincretismo inicial, en el que abundan vagas nociones confusas y erróneas a...

   b) una fase de enfoque analítico, en que cada parte del todo es, a su vez, examinada e investigada en sus pormenores y particularidades; algunos psicólogos y pedagogos llaman a esta fase “diferenciación”, “discrimiación” o simplemente “análisis”.

   c) sigue una fase de síntesis integradora; relagando los pormenores a segundo plano, se afirman las perspectivas de lo esencial, de las relaciones y de la importancia de los principios, datos y hechos ya analizados, integrándolos en un todo coherente y vitalmente significativo. Es la fase que los norteamericanos designan como de “integración” y otros como de “síntesis”;

   d) lógicamente, concluye en una fase final de consolidación o fijación; en ésta, mediante ejercicio y repasos iterativos, se refuerza o fija ex profeso lo que se ha aprendido analítica y sintéticamente, hasta convertirlo en una adquisición definitiva de la mente del alumno.

   Hay en esas fases múltiples superposiciones y vaivenes en un complicado encadenamiento dinámico de asimilación.

   La esencia de “aprender” no consiste, por lo tanto, en repetir mecánicamente textos de libros ni en escuchar con atención explicaciones verbales de un maestro. Consiste, eso sí, en la “actividad mental intensiva” a la que los alumnos se dedican en el “manejo directo de los datos de la materia”, procurando asimilar su contenido. Esa actividad mental intensiva de los alumnos puede asumir las más variadas formas, conforme a la materia estudiada.

   Los alumnos están realmente aprendiendo cuando:

   a) hacen observaciones directas sobre los hechos,

   b) hacen planes y realizan experiencias, comprueban hipótesis y anotan sus resultados,

   c) consultan libros, revistas diccionarios, en busca de hechos y aclaraciones; toman apuntes y organizan ficheros y cuadros comparativos;

   d) escuchan, leen, anotan, pasan a limpio sus apuntes y los complementan con otros autores y fuentes;

   e) formulan dudas, piden aclaraciones, suscitan objeciones, discuten entre sí, comparan y verifican;

   f) realizan ejercicios de aplicación, composiciones y ensayos;

   g) colaboran con el profesor y se auxilian mutuamente en la ejecución de trabajos, en la aclaración de dudas y en la solución de problemas;

   h) efectúan cálculos y usan tablas; dibujan e ilustran; copian mapas o o los reducen o amplían a escala; completan e ilustran mapas mudos, etc.;

   i) buscan, coleccionan y clasifican objetos;

   j) responden a interrogatorios y tests, procuran resolver problemas, identifican errores, corrigen los suyos propios o los de sus colegas, etc.

 Luis Alves Mattos. Compendio de didáctica general (adaptación) Con la autorización de Editorial Kapelusz.


   Tertulia dialogada.

 Escribir las dudas sobre este texto y dos ideas interesantes. Contestar por escrito a estas cuatro preguntas y llevarlas después a la reunión general de la tertulia:

 1. ¿Por qué es importante la didáctica para el profesor?

 2. Principales componentes de la didáctica

 3. ¿Qué aspectos del colegio influyen en la educación?

 4. Principales etapas del aprendizaje

   Bibliografía:

 José Luis Rodríguez Diéguez. Didáctica general. Objetivos y evaluación. Editorial Cincel-Kapelusz

   Enlaces de Internet:

Formas de educar

Cultura

Estilos de educación

Con memoria y atención

La importancia del aprendizaje cooperativo

Cómo estimularle en los estudios

Aprendizaje emocional

Motivación del aprendizaje

La sociedad educadora

Buenas prácticas educativas y procesos de mejora escolar


Tertulias dialogadas | Instrucciones | ListadoMás información | Para otro colegio

Aplicaciones didácticas | Ejercicios interactivosOtros ejercicios | Valores





®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL