22. Reformas


    A) Claves del éxito en las escuelas de Finlandia

     En la última edición del informe PISA, que hace un estudio comparativo de los resultados escolares en 31 países de la OCDE, los alumnos de 15 años de Finlandia ocupaban el primer lugar en comprensión lectora y estaban entre los cinco primeros puestos en matemáticas y cultura científica. Pero el gasto por alumno es menos de la media de los otros países. Un reportaje de Lizette Alvarez, publicado en International Herald Tribune (9 abril 2004) se pregunta por las razones del éxito.

   Imagine un sistema educativo en el que los niños no comienzan la escuela hasta los 7 años, que gasta apenas 5.000 dólares por estudiante, que no tiene programas especiales para niños superdotados y en el que el número de alumnos por clase se acerca a menudo a los 30. Una receta para el fracaso, a juicio de muchos expertos; pero en este caso es una descripción de las escuelas de Finlandia, que recientemente fueron clasificadas entre las mejores del mundo. (...)

  Algunos de los ingredientes pueden ser exportados –su flexibilidad en las clases, por ejemplo– y otros no –la pequeña y homogénea población y la relativa prosperidad de la mayoría de los fineses, por citar dos–. Pero si hay algo que distingue a Finlandia de muchos otros países es la calidad y el prestigio social de sus profesores (...).

   Todos los profesores de Finlandia deben haber alcanzado al menos un máster, y aunque no son pagados mejor que los profesores de otros países, la profesión está muy bien considerada. Los estudiantes que tras terminar los cursos superiores quieren prepararse para la docencia son muchos más de los que las universidades pueden acoger, de modo que hay una fuerte selección. (...)

   Los niños fineses empiezan tarde la escuela, según la teoría de que se aficionarán a aprender jugando. La enseñanza preescolar para los de seis años es optativa, aunque la mayoría la siguen. Y como muchas madres trabajan fuera de casa, los niños suelen ir a la guardería desde que tienen un año.

   Al principio, los niños de siete años están más atrasados que los de otros países, pero enseguida recuperan la distancia y luego destacan. Los expertos lo atribuyen a varias razones: en Finlandia se cuidan mucho actividades como leer a los niños, contarles cuentos y llevarles a la biblioteca. Es fácil aprender a leer en finés. Y los niños crecen viendo programas y películas de televisión en muchos casos en inglés, con subtítulos. Nada se dobla, y así leen mientras ven televisión.

   Mientras se atengan al curriculum nacional, que fija las metas y los temas de estudio, las escuelas son libres para enseñar del modo que prefieran. Pueden escoger sus libros de texto o prescindir de ellos, enseñar dentro o fuera de las aulas, reunir a los niños en grupos grandes o pequeños. No hay programas para niños más aventajados, pero los profesores son libres de plantear metas altas a los más inteligentes. Los más adelantados ayudan a aprender al alumno medio. (...)

   Los alumnos deben aprender dos lenguas: sueco, que es obligatorio, y, para la mayoría, inglés.

   En una escuela de 500 alumnos, visitada por la periodista] hay unos 90 ordenadores, y los estudiantes pueden asistir si quieren después de las clases a actividades para realizar deberes, con monitores. A pesar de las felicitaciones que reciben, los fineses dicen que su sistema está lejos de ser perfecto. Por ejemplo, los chicos tienen peores resultados que las chicas en lectura.

  Con la autorización de: www.aceprensa.com

   B) El gobierno británico emprende una ambiciosa reforma educativa

    En plenas protestas estudiantiles por el aumento de las tasas universitarias, el gobierno británico acaba de publicar un Libro Blanco sobre las medidas para elevar la calidad de enseñanza en el Reino Unido. Mejorar la preparación de los profesores, estimular la autonomía de las escuelas y modernizar el plan de estudios son las claves de su propuesta.

    Con este documento, titulado The Importance of Teaching, el gobierno abre el debate para emprender la reforma del sistema educativo. Los expertos de diversas tendencias políticas coinciden en calificar el texto como uno de los más “radicales” y “ambiciosos” de los últimos años.

    Un día antes de su publicación, el ministro de educación Michael Gove adelantó las líneas maestras del Libro Blanco en una entrevista televisiva para la BBC. Esto le permitió decir de manera directa –y casi sin tapujos– lo que piensa sobre el estado actual de la educación en el Reino Unido. Algo que en su prólogo al Libro Blanco suaviza bastante.

    En esa entrevista, Gove explicó lo que a su juicio constituye hoy el principal problema de la educación británica: la escasa motivación del profesorado. “En los 13 últimos años [los de la era laborista], se ha arrebatado a la profesión docente la iniciativa, el gozo y el disfrute”.

    Ciertamente, Gove no matiza demasiado al meter en el mismo saco a los gobiernos de Tony Blair y Gordon Brown; una de las cosas que más diferenciaba a ambos líderes eran sus posturas en materia educativa: mientras el primero adoptó medidas a favor de la variedad de escuelas; el segundo permaneció aferrado a los planteamientos del “viejo laborismo”.

    Sin embargo, Gove acierta al situar a los profesores en el centro de la reforma educativa. Así sigue la estela de países como Singapur, Finlandia o Honk Kong, que están logrando los mejores resultados en todos los rankings internacionales a base de invertir –entre otras cosas– en la excelencia de los profesores.

    Formar mejor a los profesores

    Una de las innovaciones es la propuesta de involucrar más a las escuelas públicas en la preparación de sus profesores. Por un lado, el gobierno quiere garantizar que los docentes tengan un espacio del horario escolar reservado a programas de formación continua (ofrecidos por las propias escuelas).

    Por otro, se otorgan más competencias a los directores para que sean ellos –y nos las autoridades educativas locales– quienes decidan sobre los despidos de los profesores con bajo rendimiento. Así, se eliminan farragosos trámites y se consigue un conocimiento más directo de la realidad.

    “Puede haber profesores que hayan recibido poco apoyo, que estén atravesando un mal momento o que necesiten la inspiración del equipo directivo”, explica Gove. “Pero también hay profesores que están rindiendo por debajo de sus posibilidades y éstos tienen que ser sustituidos”.

    Más autonomía a las escuelas

    El gobierno británico reafirma la opción de permitir que las escuelas públicas se transformen en academias independientes gestionadas por entidades no estatales (cfr. Aceprensa, 27-05-2010). Para extender este modelo, el Libro Blanco añade nuevos incentivos a los que ya recogía la nueva Ley de Academias (cfr. Aceprensa, 7-09-2010).

    El prólogo, firmado conjuntamente por David Cameron y Nick Clegg, deja claro que este gobierno quiere incentivar la variedad de escuelas y la libertad de elección: “Los profesores, padres y organizaciones benéficas podrán abrir nuevas escuelas allí donde exista una demanda clara (...). Y todas las escuelas, se transformen o no en academias, verán cómo se reduce la burocracia montada durante los últimos años”.

    Frente a quienes siguen viendo como irreconciliables la libertad de elección de escuela con la igualdad de oportunidades, el prólogo recuerda que las academias –situadas muchas veces en las zonas más desfavorecidas del país– “progresaron el doble de rápido en los exámenes finales de secundaria en 2008 y 2009”.

    Modernizar el plan de estudios

    Otra línea maestra de la reforma planteada por el gobierno consiste en revisar el plan de estudios. De nuevo, Gove se explica con claridad ante las cámaras: los laboristas, dijo a la BBC, “han creado una atmósfera cultural tóxica que empuja a los alumnos a apuntarse a las asignaturas más fáciles y menos relevantes para la vida laboral”.

    El ministro de educación criticó la inflación de asignaturas fáciles en el plan de estudios y, sobre todo, que hayan sido éstas las que hayan determinado el ranking de calidad de los colegios públicos.

    Su propuesta es que, a partir de ahora, todos los centros sean valorados en función del número de alumnos que obtengan buenos resultados en los exámenes finales de secundaria en cinco materias: lengua, matemáticas, ciencias, un idioma y una asignatura de humanidades.

    Se podría pensar que estamos ante el enésimo enfrentamiento entre los partidarios de la “escuela comprensiva” –favorables por principio al “aprende a convivir jugando”– y los simpatizantes de la tradicional señorita Rottenmayer.

    Pero todo apunta a que, al menos esta vez, los pedagogos no han tenido nada que ver. Se trata más bien de una iniciativa del gobierno por aumentar la libertad y la calidad de enseñanza en la red pública de Inglaterra, que en general tiene descontentos a los padres.

    Una reforma atrevida

    La insistencia en reforzar la preparación de los docentes ha levantado ampollas en algunos sectores. Margaret Morrissey, impulsora de la campaña Parents Outloud, cree que “es un error demonizar continuamente a los profesores. En general, los padres (...) sí se sienten satisfechos con quienes enseñan a sus hijos”.

    También los sindicatos de profesores –como Voice o National Union of Teacher– coinciden en que el gobierno ha cargado la mano en esta cuestión.

    No lo ve así Dale Basset, director del think tank independiente Reform y coautor del informe Every Teacher Matters. A su juicio, el gobierno ha dado en el clavo al “transferir la responsabilidad de la formación de los docentes a las escuelas”. De esta forma, añade, podrán “integrarla con naturalidad en su vida cotidiana”.

    Por su parte, John O’Leary –editor de The Times Good University Guide y de la revista Policy Review– sostiene que el Libro Blanco es “una reforma ultra-ambiciosa que inevitablemente abarca desde lo más sublime a lo más ridículo”.

    “Michael Gove, explica O’Leary, tenía tanta prisa por sacar adelante su propuesta (...) que se ha aventurado a entrar en temas –como la formación de los docentes o la revisión del plan de estudios– donde los anteriores ministros tories no se habían atrevido a hacerlo. Habrá que ver qué queda de todo esto”.

    Por Juan Meseguer. Con la autorización de: www.aceprensa.com

    C) Reforma educativa en Francia

  A pesar de los esfuerzos que realizan todos los países en mejorar su sistema educativo, la realidad es que el fracaso escolar sigue avanzando. Los últimos informes internacionales sobre el rendimiento académico en secundaria reflejan unas tasas de fracaso escolar preocupantes.

   El ministro francés de educación François Fillon propone una reforma para mitigar esta crisis educativa. Consiste en introducir en la etapa final de la secundaria -el curso antepenúltimo- una expresa diversificación de las enseñanzas. Es una solución parecida a la propuesta de la Ley de Calidad de la Educación española con el sistema de los itinerarios a partir de 3º de la Educación Secundaria Obligatoria, que actualmente se encuentra en suspenso.

   La reforma francesa intenta orientar a los alumnos que siguen dentro del sistema educativo y no se sienten motivados para el estudio. Muchos de estos chicos manifiestan expresamente que no quieren estudiar y si van al colegio es porque les obligan sus padres. Para ellos se les ofrecería un módulo que les permitiría descubrir un camino hacia la formación profesional, en lugar de seguir con alguna de las modalidades de bachillerato.

   Hacia el año 1975 se puso mucho énfasis en lograr la igualdad social partiendo de la igualdad en la educación. Se argüía que la enseñanza única era el gran camino hacia las desigualdades sociales. Pero la realidad se impone y los alumnos no son todos iguales. Las diferencias entre el rendimiento de los alumnos se hacen cada vez más grandes y en consecuencia aumenta el fracaso escolar. En España, alrededor de 150.000 estudiantes abandonan cada año el sistema educativo sin obtener el título de Graduado en Educación Secundaria, y sin tener ninguna cualificación profesional. ¿No hubiese sido mejor que dos años antes de terminar hubieran cursado un módulo de iniciación profesional que les facilitara la integración laboral y social? Este es el objetivo de la reforma francesa.

   Arturo Ramo

    D) Mejora tu escuela pública

    Juan José Nieto es el director del IES "Julio Verne" en Leganés. Cansado de una escuela paralizada por sus propios problemas, ha creado la plataforma nacional "Mejora tu escuela pública".

    No son pocas las ocasiones en las que MAGISTERIO ha publicado noticias refiriéndose al descontento del profesorado ante la actual situación educativa; historias en las que sus protagonistas se recrean en aquello de “cualquier tiempo pasado fue mejor”, pero en las que raras veces se plantean qué pueden hacer cada uno para mejorar su futuro. No son pocas. Pero también dentro de la escuela pública se producen corrientes de renovación, espirales positivas que buscan el cambio.

    Una de estas corrientes ha surgido en el sur de Madrid, en Leganés, una zona obrera donde la escuela pública es mayoría y donde el fracaso escolar y al abandono temprano son problemas constantes. Aquí uno de sus institutos, el “Julio Verne”, decidió ponerse manos a la obra y no dejar que las actuales circunstancias les venzan, sino todo lo contrario. Utilizando el ingenio y la voluntad infatigable de sus docentes –con su director, Juan José Nieto, a la cabeza– ha lanzado el germen de lo que será una plataforma virtual a nivel nacional la cual, bajo el significativo nombre de Mejora tu escuela pública, pretende aglutinar en la red a todos aquellos ciudadanos interesados en revitalizar la red pública.

   MAGISTERIO pudo interceptar a Juan José Nieto de camino a Valladolid, donde iba a presentar el proyecto y en nuestra breve reunión nos adelantó las claves de una iniciativa “que si cuaja puede ser una herramienta muy útil para todos”.

    Hace doce años

    Una “espiral positiva”, así denomina Juan José Nieto a la corriente vital que animó su centro hace doce años, cuando él todavía no era director sino Jefe de Estudios: “Un equipo de docentes le presentó a la entonces directora, un proyecto para iniciar una serie de cambios en el centro. Eran propuestas novedosas, como la posibilidad de entregar las notas de Secundaria por la tarde y como toda novedad, al principio se encontró con cierta oposición”, explica Juan José Nieto. Fue un primer paso, pero a éste le siguieron otros tantos y a día de hoy el “Julio Verne” tiene puestos en marcha más de 50 proyectos educativos en los que está implicada toda la plantilla. “El que no hace nada no tiene ningún problema, el que se pringa sí, pero también tiene resultados”.

    El centro ha roto moldes y su ejemplo ha cundido en otros institutos. “Nosotros comenzamos interviniendo en aspectos relacionados con la disciplina: eliminamos las pintadas de la fachada e hicimos ver a los estudiantes que si no hay orden no se puede aprender en el aula. Al principio nos llamaron nazis, pero ahora hay muchos que nos imitan”.

    Tutorías personales

    Hace un año el instituto inició un programa experimental para alumnos con problemas. “Quisimos ofrecer una atención más personalizada a aquellos alumnos problemáticos, esos a los que castigas y expulsas continuamente. Para ello creamos un programa de tutorías personales, donde un profesor voluntario realiza un seguimiento minucioso del rendimiento del chaval”. Para participar es necesario que tanto los padres como el alumno y el centro estén de acuerdo en trabajar juntos. Si es así, se establecen una serie de reuniones y charlas semanales entre tutor y alumno en las que se fijan metas y hábitos de conducta, pero en las que también el joven pude trasmitir sus inquietudes y problemas.

   La tutoría personal se dirige a Secundaria y está logrando una gran aceptación entre la comunidad educativa. “Empezamos con los 20 alumnos más problemáticos y a día de hoy participan cerca de 100 alumnos y 40 profesores voluntarios –de los 100 que hay en plantilla”. Un esfuerzo extra de tiempo y dedicación que en el “Julio Verne” consideran bien invertido.“Este trabajo es nuestra tarjeta de presentación. Los padres ven que queremos a sus hijos, que nos preocupamos por ellos. Ven la dedicación. Esto prestigia al centro y su título vale más. Se trata de recuperar el prestigio que antaño tenían los centros públicos a través del trabajo y el esfuerzo personal”.

    Otro de los rasgos significativos del centro, además de su actividad, es la implicación de la plantilla docente. La mayoría de los profesores forman parte de alguno de los proyectos puestos en marcha, lo que en muchos casos les supone un tiempo extra de trabajo que no queda remunerado; pese a ello el 98% –según una encuesta de satisfacción realizada en el centro– se muestra satisfecho o muy satisfecho.

    Mejora tu escuela

    Ahora el “Julio Verne” quiere que esta corriente positiva, esta espiral de cambio se extienda a otros centros públicos de todo el territorio nacional. “Ya basta de probatinas. Vamos a dejar de quejarnos y vamos a ponernos de acuerdo en lo que nos une, que son los alumnos”. Para ello se está poniendo en marcha una plataforma que lleva por nombre Mejora tu escuela pública, un movimiento ciudadano, de carácter no confesional y sin dependencias políticas que tiene por objetivo “crear un marco de apoyo a los padres y madres con hijos escolarizados en la escuela pública, para conseguir su participación activa en la búsqueda de una Educación de calidad y respetuosa con las convicciones de cada familia”.

    “No es en defensa –precisa Juan José Nieto– sino por su mejora. Aquí cabe todo el que quiera mejorar su escuela”.

    El proyecto, que está todavía en fase embrionaria, apela a la unión entre familia y escuela como núcleo fundamental del cambio. La plataforma Mejora tu escuela pública se inspira en el principio básico de que para educar “es necesario tener un proyecto de persona y éste debe englobarse en un Proyecto Educativo del propio centro”.

    MANIFIESTO:

    Prestigio

    Apuesta por una Educación de prestigio, que forme en valores y en un ejercicio responsable de la libertad.“Hay que devolver el prestigio a la escuela pública mediante el esfuerzo y el trabajo personal”.

    Libertad

    Profundo respeto a la libertad de los padres y madres, y a sus convicciones morales. “En esta plataforma tiene cabida todo el mundo; no es anti nada, ni anti nadie”.

    Colaboración

    Espíritu de colaboración entre la Dirección del centro, los padres y profesores. “Los profesores nos tenemos que implicar más, pero la familia debe estar ahí”.

    Autonomía

    Promoción de la autonomía de la Escuela Pública. “Al director debería elegirlo una comisión formada a partes iguales por gente de la inspección y profesores. Porque el director no puede estar encadenado a caerle bien a todo el mundo, pero tampoco debe ser un profesional impuesto desde fuera”.

    Escuela de Padres

    La formación de los padres y madres para una mejor y más efectiva participación en la Educación de sus hijos en la familia y en la escuela. “Hay que ayudar a los padres . Todos los centros deberían tener una Escuela de Padres al año”.

    Pluralidad

    Pluralidad de modelos educativos para que los padres puedan elegir el que consideren más conveniente para sus hijos. “¿Por qué sólo los centros privados pueden tener su seña de identidad? Los centros públicos también podemos tener un proyecto significativo”.

    Buenas prácticas

    Intercambio de las experiencias positivas y Buenas Prácticas Educativas que se hayan realizado en los distintos centros docentes.

    Ideología

    Oposición a todo tipo de injerencia ideológica en la escuela. “Las injerencias políticas deben quedar fuera de la escuela”.

    Laura del Pozo    Con la autorización de: www.magisnet.net


   Tertulia dialogada.

 Escribir las dudas sobre este texto y dos ideas interesantes. Contestar por escrito a estas cuatro preguntas y llevarlas después a la reunión general de la tertulia:

 1. ¿Por qué las escuelas de Finlandia fueron clasificadas entre las mejores del mundo?

 2. Aspectos de la reforma inglesa

 3. ¿Qué pretende la reforma francesa?

 4. ¿Cómo mejorar la escuela pública"?

   Bibliografía:

 José Manuel Mañú e Imanol Goyarrola. Educar. Los retos del siglo XXI. Editorial Rialp. EDUCACIÓN Y PEDAGOGÍA

   Enlaces de Internet:

La importancia del aprendizaje cooperativo

Jornada continua, ¿una opción pedagógica?

Libertades de enseñanza

Para aprender de los errores de las reformas educativas

Razones a favor de la educación diferenciada

Periódicos en clase: enseñando con temas de la vida real

¿Hacia un pacto escolar?

La escuela comprensiva, un modelo agotado

Buenas prácticas educativas y procesos de mejora

Chile: Un proyecto para reflotar la enseñanza pública

¿Mejorar o transformar la sociedad?

Reforma educativa en Francia

Reforma de la escuela en Italia

Lecciones desde Finlandia


Tertulias dialogadas | Instrucciones | ListadoMás información | Para otro colegio

Aplicaciones didácticas | Ejercicios interactivosOtros ejercicios | Valores





®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL