17. Creo en el Espíritu Santo
Juego de palabras

  Introducción

    Después de afirmar en el Credo nuestra fe en Dios Padre y en Dios Hijo -nuestro Señor Jesucristo-, confesamos también la fe en el Espíritu Santo. El Espíritu Santo -tercera persona de la Santísima Trinidad- es Dios.

    Sin embargo, el Espíritu Santo es para muchos el Gran Desconocido, aunque, como dice San Pablo, el cristiano es templo del Espíritu Santo. Desde el mismo momento del bautismo está en nuestra alma en gracia santificándola y adornándola con sus dones. Si no lo echamos por un pecado mortal, Él nos inspira y nos asiste, guiándonos hacia el cielo. Es el Paráclito o Consolador, el "dulce huésped del alma".

    Este es el gran don de Jesucristo al subir al cielo, como lo había prometido a los apóstoles en la última Cena: "Os conviene que yo me vaya. Pues, si no me fuere, el Paráclito (el Espíritu Santo) no vendrá a vosotros; pero, si me fuere, os lo enviaré" (Juan 16,7). Y, efectivamente, en el día de Pentecostés recibieron el Espíritu Santo.

    Al estudiar este tema hemos de pedir al Espíritu Santo que nos ayude a entender su misteriosa acción en la Iglesia y en nuestra alma.

  Ideas principales





1. El Espíritu Santo, tercera persona de la Santísima Trinidad

    La verdad fundamental de nuestra fe cristiana es el misterio de la Santísima Trinidad. Este misterio -que, por ser nosotros limitados, no podemos nunca comprender- nos enseña que en Dios hay tres Personas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Las tres personas son Dios, las tres son eternas, las tres omnipotentes, pero hay un solo Dios.

    El Espíritu Santo es la tercera persona de la Sanísima Trinidad y profesamos su divinidad cuando rezamos en el Credo: "Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y el Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria". Hemos de creer, pues, en Dios Espíritu Santo.

2. Dios Padre, Hijo y  Espíritu Santo realizan la salvación

    Sabemos que Jesucristo, la segunda persona de la Santísima Trinidad, se hizo hombre y murió por nosotros. Con su vida, muerte y resurrección, los hombres hemos sido salvados. Pero en nuestra salvación intervienen las tres divinas Personas: el Padre, que envió a su Hijo; el Hijo que murió por nosotros; el Espíritu Santo, que vino el día de Pentecostés para ser como el alma de la Iglesia y habitar en cada uno de nosotros.

3. El Espíritu Santo nos santifica

    Hemos dicho que hay un solo Dios; por tanto, todas las cosas que Dios hace, las hacen las tres divinas Personas. Sin embargo, unas cosas se atribuyen al Padre, otras al Hijo y otras al Espíritu Santo. Así, unas veces decimos que Dios Padre es Creador del mundo, porque es obra de la omnipotencia divina y el poder se atribuye al Padre, aunque el mundo lo crearon también el Hijo y el Espíritu Santo. Si se considera la Redención, su realización fue obre del Hijo encarnado. Al Espíritu Santo, que procede del amor del Padre y el Hijo, se apropia particularmente la santificación de los hombres, aunque la santificación es obra de toda la Trinidad.

4. El Espíritu Santo y la Iglesia

    Tal como Cristo había prometido, el día de Pentecostés -diez días después de la ascensión al cielo y cincuenta días después de su resurrección- el Espíritu Santo descendió sobre los Apóstoles y discípulos, que estaban reunidos en el Cenáculo con la Santísima Virgen. Con la venida del Espíritu Santo, la Iglesia se abría a las naciones. El Espíritu Santo, que Cristo derrama sobre sus miembros, construye, anima y santifica a su Iglesia.

5. El Espíritu Santo santifica principalmente por los sacramentos

    La santificación que el Espíritu Santo obra en nosotros consiste en unirnos cada vez más con Dios; pero, para que pueda lograrlo, hemos de dejarle actuar en nuestra alma. ¿De qué manera?

    - Viviendo siempre en gracia de Dios: entonces somos templos del Espíritu Santo, como dice San Pablo, que está dentro de nuestra alma y nos va santificando.

    - Por eso hay que recibir los sacramentos, especialmente la Penitencia y la Eucaristía. Con la Penitencia recuperamos la gracia santificante -si la hemos perdido-, y además nos fortalece. Con la Eucaristía, el alma se alimenta, y se desarrolla la vida sobrenatural (gracia, virtudes y dones del Espíritu Santo).

    - Además hay que escuchar lo que Él nos dice: el Espíritu Santo enseña por medio de los Pastores de la Iglesia e inspira interiormente lo que Dios quiere y espera de nosotros. Cuando somos dóciles a sus inspiraciones, somos mejores y nos santificamos.

6. Hay que tratar al Espíritu Santo

    Sabemos que el Espíritu Santo es el "dulce huésped del alma", que está dentro de nosotros cuando vivimos en gracia. De la misma manera que tratamos al Padre y a Jesucristo, hemos de acostumbrarnos a hablar con el Espíritu Santo, nuestro santificador. Al Espíritu Santo hemos de pedirle de modo especial sus siete dones, tan necesarios para vivir de verdad como cristianos:

    - El don de sabiduría, que nos hace saborear las cosas de Dios.

    - El don de entendimiento, que nos ayuda a entender mejor las verdades de nuestra fe.

    - El don de consejo, que nos ayuda a saber lo que Dios quiere de nosotros y de los demás.

    - El don de fortaleza, que nos da fuerzas y valor para hacer las cosas que Dios quiere.

    - El don de ciencia, que nos enseña cuáles son las cosas que nos ayudan a caminar hacia dios.

    - El don de piedad, con el que amamos más y mejor a Dios y al prójimo.

    - El don de temor de Dios, que nos ayuda a no ofender a Dios cuando flaquee nuestro amor.

7. Algunas oraciones dirigidas al Espíritu Santo

    - "Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo".

    - "En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo".

    - "Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor".

    - "Ven, Espíritu Santo, y envía desde el cielo un rayo de tu luz".


Curso de Catequesis. Don Jaime Pujol Balcells y Don Jesús Sancho Bielsa. EUNSA. Navarra. 1982. Con la autorización de los autores.


  A. Contesta a cada pregunta con una palabra y escríbela en un papel para escribirla después en el juego de palabras:


 El Espíritu Santo es la tercera persona de la Santísima...
 Está en nuestra alma desde el...
 Nos inspira, nos asiste y nos guía hacia el...
 Loa Apóstoles recibieron el Espíritu Santo el día de...
 ¿Cuántas personas divinas intervinieron en nuestra salvación?...
 La creación se atribuye al...
 La redención se atribuye al...
 La santificación se atribuye al Espíritu...
 Nos hace saborear las cosas de Dios el don de...
 Nos da fuerzas y valor para hacer lo que Dios quiere la...

Juego de palabras

Las diez preguntas:  

Puntos :  
Oportunidades gastadas:




 
Si estás matriculado escribe tus datos:
 
Nombre:

Contraseña:

 

Información de la matrícula

| Aplicaciones didácticas | Religión |
 Para imprimir | Interactivo |







®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL
.