Se vuelca la barca en el Ebro

Instrucciones: En la columna de la izquierda hay varias frases con una palabra a la que le falta una letra. Pulsa uno de los botones con las letras de la columna derecha. La letra acertada se pone de color rojo (con Internet Explorer). Puedes pulsar en AYUDA para observar el texto completo.

AYUDA






En eso,  descu_rieron  unas grandes aceñas (molinos)

en mitad del río, y apenas las  _io  don Quijote, dijo:

-Mira, Sancho, ese es el  casti_o  que buscamos.

La  _arca  entró entonces en una rápida corriente

y se acercó a toda prisa a las  _uedas  del molino,

contra las que sin duda iba a   _acerse  pedazos.

_iendo  el peligro, los molineros salieron

con unas  _aras  largas para detener la barca,

y, como tenían la cara y la ropa  _enas  de harina,

don Quijote  cre_ó  que eran fantasmas,

así que se puso en pie, sacó la espada y  e_pezó  a gritar:

¡Li_erad  al caballero o tendréis que batallar conmigo!

Sancho estaba tan espantado que se  a_odilló

para  re_ar  un padrenuestro.

Y, aunque los molineros  logr_ron  detener la barca,

no pudieron evitar que  _olcase,

así que los dos aventureros   aca_aron  en el agua.

Don Quijote  nada_a  como un ganso,

pero el peso de la  _armadura  lo arrastró

hacia el fondo dos  _eces,  así que, de no ser

porque los molineros saltaron al  _agua  para sacarlos,

amo y criado  ha_rían  muerto allí mismo.

Y lo peor fue que, cuando ya salían  a  tie_a  firme,

aparecieron los dueños de la barca y, al  _erla destrozada,

le  e_igieron  a don Quijote que se la pagase.

-Lo haré con mucho gusto -respondió el  _idalgo-,

a condición de que  li_eréis  al caballero

que está  cauti_o  en el castillo.

-Pero ¿qué  casti_o  decís, hombre sin juicio?

-replic_  uno de los molineros.

-¡_asta!  -estalló don Quijote-.

¡Todo esto es un  _engaño  de los encantadores

que me persiguen!  ¡Qu_  me perdone

el  ca_allero  cautivo, pero yo no puedo más!

Así que pagaron la  _arca,

volvieron en busca de sus  _estias

y siguieron su  _iaje  más tristes que nunca.

¿HAS COMPRENDIDO ESTA LECTURA?

 

Don Quijote confundió a los molineros con...

 

a) encantadores. b) brujas.  c) fantasmas.

Sancho se arrodilló y rezó...

 

a) una avemaría.  b) un padrenuestro. c) un  credo.

Don Quijote nadaba como un...

 

a) ganso.   b) perro.   c) gato.




Si estás matriculado escribe tus datos:
 
Nombre:
 

 Contraseña:
 

 

Información de la matrícula


 Aplicaciones didácticas 

Atrás

Miguel de Cervantes. Don Quijote. Adaptación de Agustín Sánchez. Editorial Vicens Vives. Barcelona. 2004. Con la autorización de la Editorial www.vicensvives.es

Artículo: El castillo de arena

Otros: Ciencia

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999 Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL