Educating Sobriety

Educating Sobriety
 By Federico Gómez Pardo

    With the beginning of the school year, we can again hear complaints about how expensive textbooks and school supplies are. And even more so this year, in which many families are suffering from the consequences of the crisis. A good education involves teaching how to turn problems into opportunities. And the crisis can be a good opportunity to educate children on sobriety. Making them do without superfluous expenses does not mean loving them any less—and under the current circumstances it is a duty of justice. It is not necessary to buy a paper notebook with many pages for each school subject—surely enough, those from last year still have 90% blank pages. Neither are collections of pens, markers, and a thousand color pencils essential. If children need to call home, they can use the school phones, so they do not need a cell phone; apart from saving quite a lot of money, they won’t waste time exchanging useless messages. Sneakers and sports clothes need not be from brands that cost big money simply to prevent them from feeling inferior to the others. What is certainly useful is to buy plastic covers for textbooks so that they may be used by others later on. Math is taught at school; the virtue of sobriety is learnt at home.

Original de http://indeforum.wordpress.com/


Educar la sobriedad
Por Federico Gómez Pardo

    Con el comienzo del curso  vuelven a oírse quejas de lo caros que son los libros y el material escolar. Y más este año en que muchas familias están sufriendo las consecuencias de la crisis. Una buena educación consiste en enseñar a transformar los problemas en oportunidades. Y la crisis puede ser una buena oportunidad para educar a los hijos en la sobriedad. Hacerles prescindir de los gastos superfluos no supone quererles menos; y en las circunstancias actuales es un deber de justicia. No es necesario comprar un cuaderno con muchas hojas para cada asignatura; se pueden utilizar los del año pasado  que casi seguro tienen el 90% de las hojas en blanco. Tampoco suelen ser imprescindibles las colecciones de bolígrafos, rotuladores y lápices de mil colores. Si precisan llamar a casa, pueden utilizar los teléfonos del colegio, por lo que no necesitan un móvil; además de que se ahorrarán bastante dinero no les hará perder el tiempo intercambiado mensajes inútiles. Las zapatillas y prendas deportivas no tienen porqué ser de marcas que cuesten un pastón sólo para que no sean menos que los demás. En cambio lo que si conviene comprar son forros de plástico para los libros de texto con el fin de que puedan ser aprovechados por otros. Las matemáticas las enseñan en el colegio; la virtud de la sobriedad se aprende en casa.

Original de http://foroin.wordpress.com/






 Página principal

 Inglés

 Arriba

 




| Vídeos: VariosOtros: Música clásica


®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL