The fruit of education

The fruit of education
 By Arturo Ramo García

    In many current environments is thought that the efforts of parents and schools in order to educate the kids are ineffective and not achieve their goals.

    In front of hopelessness is good to learn from history and observe the good examples that show us. One is the case of Fernando III, king of Castile and Leon
 (1198-12252).

    His mother, Mrs. Berengela, was fed with raw milk and the milk of virtue. Fernando shone in all kinds of virtues, especially on honesty, modesty, prudence, mercy, religion and her obedience to her mother.

    This painstaking educational work came to fruition in the human and Christian formation Fernando who became a king loved and admired by all his subjects and by some Muslim kings. He was the king of the Reconquest. He conquered territory to the invaders, of Cordova, Jaen, Sevilla, Baeza, Ubeda, Andujar and other cities. The Muslim lands were reduced only to the kingdom of Granada.


    But his most important triumph was reaching heaven. Pope Clement X canonized him in 1671 and his body is venerated in the Chapel Royal of the cathedral of Seville. Since then is known as Ferdinand III the saint.

      How did he reach this great human and Christian formation? For the joint work effort of his mother, Mrs. Berengela and the determined will of Ferdinand himself to reach that training.


        The counter-example we have of Don Alvaro de Lara, coeval with San Fernando, which promised under oath that he would not take away peoples or castle to other noble , which would not make the war their neighbors, or require additional taxes to their vassals. But Don Alvaro had no human or Christian education and  never thought to fulfill such commitments. He thought that right was to the extent of his strength. So at the first opportunity stole towns and cities, organized unjust wars and increased taxes. It is the consistent behaviour of a man without any training.

    Given the current despair in the educational work we observed in previous cases when the same free will of the student and the strenuous efforts of parents and teachers, the result of their efforts is always positive.

Original de http://indeforum.wordpress.com/


El fruto de la educación
Por Arturo Ramo García

    En muchos ambientes actuales se piensa que los esfuerzos que realizan los padres y los centros educativos en orden a educar a los chicos son ineficaces y no consiguen sus objetivos.

    Ante esta desesperanza es bueno aprender de la Historia y observar los buenos ejemplos que nos presenta. Uno de ellos es el caso de Fernando III, rey de Castilla y León (1198 a 12252).

    Su madre, doña Berenguela, le alimentó con la leche natural y con la leche de las virtudes. Fernando resplandeció en todo género de virtudes, especialmente en la honestidad, la modestia, la prudencia, la misericordia, le religión y la obediencia a su madre. No se le conoció ningún vicio; siempre estaba ocupado y no ocioso y el tiempo que no gastaba en la devoción o las armas, lo ocupaba en leer historias, para sacar de ellas acciones que imitar y equivocaciones de las que huir.

    Esta labor educativa esmerada tuvo sus frutos en la formación humana y cristiana en Fernando que llegó a ser un rey querido y admirado por todos sus súbditos y por algunos reyezuelos musulmanes. Fue el rey de la Reconquista que más territorio arrebató a los invasores, destacando Córdova, Jaén, Sevilla, Baeza, Úbeda, Andújar y otras ciudades. Las tierras de los musulmanes quedaron reducidas al reino de Granada.

    Pero su triunfo más importante fue que alcanzó el Cielo. El Papa Clemente X le canonizó en el año 1671 y su cuerpo se venera en la Capilla Real de la catedral de Sevilla. Desde entonces se le conoce como Fernando III el Santo.

    ¿Cómo alcanzó esta magnífica formación humana y cristiana? Por la labor conjunta del esfuerzo de su madre, doña Berenguela y la voluntad decidida del propio Fernando en alcanzar esa formación.

    Otro caso parecido es el de San Luis, rey de Francia, educado por doña Blanca, hermana de doña Berenguela. El esfuerzo de las dos hermanas consiguieron dos hijos reyes y santos.

    El ejemplo contrario lo tenemos en don Álvaro de Lara, coetáneo con San Fernando, que se comprometió bajo juramento que no quitaría pueblos ni castillos a otros nobles, que no haría la guerra a los comarcanos, ni exigiría nuevos tributos a sus vasallos. Pero don Álvaro no tenía ninguna formación humana ni cristiana y jamás pensó cumplir los compromisos jurados. Pensó que su derecho llegaba hasta donde llegaba su fuerza. Así que en la primera oportunidad robó pueblos y ciudades, organizó guerras injustas y aumentó los tributos. Es la conducta coherente de un hombre sin ninguna formación.

    Ante la desesperanza actual en la labor educativa observamos en los casos anteriores que cuando coinciden la libre voluntad del educando y la labor esforzada de los padres y profesores, el resultado de sus esfuerzos siempre es positivo.

Original de http://foroin.wordpress.com/






 Página principal

 Inglés

 Arriba

 




| Pintura: GuercinoOtros: Barroco (b)

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL