The end of work

The end of work
 By Arturo Ramo García

    It is proper to man get some objective or purpose to everything he does. With work, What do we get? Firstly, an economic benefit which cover the actual needs and the family. But there are other objectives that deserve our attention.

    with the work we can get: 1 º the development of human capacity, 2 º the development and enhancement of the things that are the subject of work and 3 we can provide service to others and society in general. First, the work facilitates the exercise of certain human faculties and developing it, implementing some human virtues such as persistence or perseverance to complete the task it has begun, the order in the things of we use and tools of work, the generosity in the support we can be provided to other classmates, and other virtues. At work, the man gets its best realization.
 

    Secondly, in work we get a relationship between man and things, making them useful to serve. New things can be developed from existing materials, such as building furniture, houses, roads, etc. or it can be refined with added value, whether economic or cultural. The use of material resources implies a sobriety test, making an effort to avoid wasting material or achieve the same resources, better service. Also is necessary a respect for things that claim finished products through a job well done. And finally, work is a service that should be put in details of service to others and, in general, to society. One may ask what kind of work can serve to improve the recipient's personal and can provide a better service. For its part, the worker must not find the scuffles and nor fall into the professional gentrification.
 

        A job well done with professional enthusiasm, dedication and spirit of service and beside improve as a person who performs it can have supernatural value to offer to God for others.                       

Original de http://indeforum.wordpress.com/


El fin del trabajo
Por Arturo Ramo García

    Es propio del ser humano buscar unos objetivos o finalidades a todo lo que hace. Con el trabajo, ¿Qué pretendemos conseguir? En primer lugar un beneficio económico con el que cubrir las propias necesidades y las de la familia. Pero hay otros objetivos que merecen nuestra atención.

    Con el trabajo se puede conseguir: 1º el desarrollo de las propias capacidades humanas; 2º la elaboración y mejora de las cosas que son el objeto del trabajo y 3º el servicio que podemos prestar a otras personas y a la sociedad en general.

    Primeramente, el trabajo facilita el ejercicio de algunas facultades humanas y las desarrolla, poniendo en práctica algunas virtudes humanas, como la perseverancia o constancia para terminar la tarea que se ha comenzado; el orden en los papeles y herramientas del trabajo; la lealtad a los destinatarios del trabajo y al jefe; la generosidad en la ayuda que se puede prestar a otros compañeros, y otras virtudes. En el trabajo, el hombre alcanza su mejor realización personal.

    En segundo lugar, en el trabajo se da una relación del hombre con las cosas, haciéndolas útiles para que puedan servir. Se pueden elaborar cosas nuevas a partir de materias primas preexistentes, como fabricar muebles, casas, carreteras, etc. o se pueden perfeccionar con un valor añadido, ya sea de tipo económico o cultural. La utilización de los recursos materiales implica un criterio de sobriedad, haciendo un esfuerzo para no derrochar materiales o en lograr, con los mismos recursos, un mejor servicio. También cabe un respeto a las cosas, que reclamará productos acabados a través de un trabajo bien hecho.

    Y por último, el trabajo es un servicio que debe concretarse en detalles de servicio a los demás y, en general, a la sociedad. Se puede preguntar qué tipo de trabajo puede servir para la mejora personal del destinatario y poder prestar un servicio cada vez mejor. Por su parte, el trabajador no ha de buscar el lucimiento personal ni caer en el aburguesamiento profesional. Los investigadores observaron también que las restricciones paternas al uso del ordenador parecen mitigar los efectos malos, aunque sin reforzar los buenos (mayor habilidad informática). De esto infieren que es más provechoso estimular el estudio que poner coto a la computadora; pero no lo afirman con seguridad porque los datos al respecto no tienen suficiente valor estadístico.

    Un trabajo hecho así, con ilusión profesional, con dedicación y espíritu de servicio, además de enriquecer como persona al que lo realiza, puede tener valor sobrenatural al ofrecerlo a Dios por los demás.

Original de http://foroin.wordpress.com/






 Página principal

 Inglés

 Arriba

 




| Artículo: La familia educa mejorOtros: Divorcio

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL