Childhood Obesity Prevention - Part 7

Childhood Obesity Prevention - Part 7 

Guilmo Barrio

     It’s a pleasure to know that this series of articles about Childhood Obesity Prevention has fallen into fertile soil.We have received praising letters from thankful parents that received with open arms this information, to a private enterprise that is offering a “Forever Fit Program” through Monarch Health Sciences, indicating us their services for those people in need. We must remember that 1 out of 4 children is overweight, and nationwide we have 131 million adults considered obese, becoming a modern epidemic.

      On this 7th article of the series, I must indicate that Massachusetts Public Health Association (MPHA) is responsible for promoting the education and advocacy that is creating such a popular consciousness on this subject affecting millions of families across the nation, without any discrimination based on a particular race, ethnic background, gender or social status.  The main reason for inviting you to be part of MPHA is to become a member of this non-profit organization.  Your support will be very meaningful to our communities, wherever you reside.  If interested, please call the Membership Coordinator, Libby Manly, at (617) 524-6696 extension 113.

      Once you are part of the Massachusetts Public Health Association “family”, you can join us addressing the racial and ethnic health disparities in your own community, also protect you family’s and your community’s right to public services; you can work on important campaigns such as preventing childhood obesity, and stopping the use of toxic chemicals, and you will join others promoting policies that improve your region’s health, now that we need it most.

      As an active MPHA member, you will receive discounted admission to educational forums and conferences; you will also get updates on policy and advocacy issues that affect your community, and the opportunities to participate in organized action to improve health in Massachusetts.  As a member, some of the benefits include a subscription to MPHA’s newsletter “Public Health Happenings”, plus the opportunities to network with others who care about public health.  If you need additional information about MPHA, you can call the Community Organizer from the Merrimack Valley, Guilmo Barrio at (978) 328-2705, who has an office at 341 Pine Street, Lowell, MA 01851.

      When we talk about childhood obesity, many people think in terms of over feeding a child, but in reality is totally the opposite.  It refers to malnutrition and eating junk food, also known as “Competitive Foods”.  You may ask, what’s wrong with them?  Allow me to explain: Competitive foods undermine the nutritional integrity of the School Breakfast and Lunch programs, and discourage participation.  On the other hand, competitive foods have diet-related health risks, because they are low in nutrient density and relatively high in fat, added sugars and calories.  When children replace school meals with these less nutritious foods and beverages, there is the risk that their daily dietary intake will be inadequate in key nutrients, necessary for growth and learning.

      Competitive foods may stigmatize participation in school meal programs, because they convey a mixed message.  Children are taught in the classroom about good nutrition and the value of healthy food choices, but they are surrounded by vending machines, snack bars, school stores, and a la carte sales offering junk foods, they receive the message that good nutrition is merely an academic exercise, that is not supported by the school administration, and is therefore, not important to their health.

      Fortunately, we have examples like the City of Boston, where the city councilors voted unanimously last March 3rd for a resolution “strongly urging” the School Committee to require that only healthy foods and drinks be made available throughout the 206 vending machines located in Boston’s public schools, replacing candy bars, potato chips and sodas, by trail mix, pretzels and yogurt, as well as bottled water, milk, and 100% fruit juices.  Mr. John M. Tobin, Jr., the councilor leading this initiative, also filed three separate orders for health-related hearings, demanding that Boston’s public schools examine the effectiveness of their nutrition curriculums, after school athletics, and physical education programs.

      Mr. Tobin, Jr.  told us: “When you see 12-year-olds who are 50, 60, even 70 pounds overweight, it’s heartbreaking.  The money that we are making on these machines is pennies, compared to the billions of dollars spent on obesity-related issues in our young people. This is really alarming.  This is not just about removing dangerous snacks; it’s about having students eat healthier”.

      There is a precedent to this change on public school’s vending machines nationwide, because it has been already implemented in the states of Philadelphia, New York, Texas, and California, and there’s still a long way to go.  Roughly 25% of Massachusetts high school students are considered overweight, according to a study done by the Centers for Disease Control and Prevention and the Commonwealth is spending $1.8 billion dollars annually on obesity-related medical expenses, as presented on the data from the Department of Public Health.  It is time to imitate the efforts started in the City of Boston, to protect the next generation.  Don’t you agree, dear reader?  Until next time!


Prevención de la obesidad infantil - Parte 7

Por Guilmo Barrio

      Nos satisface saber que esta serie de artículos sobre la Prevención de la Obesidad Infantil ha caído en terreno fértil.  Nos han escrito, desde padres agradecidos por la información ofrecida, hasta empresas privadas que ofrecen “Programas de un Buen Estado Físico para Siempre”, como es el caso de Ciencias Saludables Monarch.  Lo que realmente nos satisface es poder entregarles una información que ustedes puedan sacarle provecho a pesar de la seria situación que nos encontramos en la sociedad de hoy, cuando 1 de cada 4 niños sufre de obesidad en esta nación que cuenta con 131 millones de adultos que padecen de esta epidemia del sobrepeso.

      En este 7° artículo, debo señalar que la Asociación de Salud Pública de Massachusetts (MPHA), es la promotora de la educación y la abogacía hacia la creación de una conciencia popular sobre este mal que afecta a millones de familias sin discriminar razas, etnia ni géneros o posiciones sociales. Por esta razón, los invito a formar parte de MPHA, transformándose en miembros de esta organización sin fines lucrativos.  Su apoyo es de gran significado para nuestra comunidad, donde usted se encuentre radicado. Llamen directamente a Libby Manly, la coordinadora de la membresía, al teléfono (617) 524-6696, Extensión 113. Una vez que usted forme parte de la “familia” de la Asociación de Salud Pública de Massachusetts, usted también podrá sumarse a la lucha de tratar la disparidad racial y étnica de la salud en su propia comunidad.  Además de proteger el derecho a los servicios públicos de su familia y su comunidad, podrá trabajar en campañas importantes tales como la prevención de la obesidad infantil y detener el uso de químicos tóxicos.  También se podrá unir a otras personas para promover las leyes que mejoren la salud de su región, ahora que tanto se necesita.

      Como miembro activo de MPHA usted recibirá descuentos en la admisión de foros y conferencias educacionales, también se mantendrá informado o informada sobre leyes y la abogacía de asuntos que afectan a su comunidad, como además de tener oportunidades de participar en acciones organizadas para mejorar la salud en el Estado de Massachusetts; recibirá una suscripción al boletín informativo de MPHA llamado “Public Health Happenings” (Los Acontecimientos en la Salud Pública) y tendrá la oportunidad de relacionarse con otras personas que también están preocupadas de la salud pública.  Si usted desea mayor información sobre esta asociación, también puede comunicarse con el Organizador de la Comunidad en el Valle del Río Merrimack, Guilmo Barrio, llamándolo al teléfono (978) 328-2705, quien tiene su oficina en la calle Pine #341, en la Ciudad de Lowell, Massachusetts.

      Al hablar de obesidad infantil, muchas personas creen que se trata de una sobre alimentación, pero en realidad es lo completamente opuesto.  Es mal alimentarse o ingerir comidas sin ningún valor nutritivo, también llamadas “Comidas Competitivas”.  Ustedes se preguntarán ¿Qué hay de malo con esta clase de comidas?  Permítanme explicárselo: Las comidas o alimentos competitivos le minan o socavan la integridad nutricional de los programas de desayunos y almuerzos escolares y desaniman a los estudiantes que participen de ellos.  Por otro lado, esta clase de alimentos competitivos tienen riesgos para la salud relacionados con dietas, porque son bajos en la densidad de los nutrientes y relativamente altos en grasas, en azúcar agregada y en calorías.  Cuando los niños reemplazan los alimentos escolares por esta clase de comidas menos nutritivas y se le añade las sodas, existe el riesgo de que su dieta diaria de consumo alimenticio sea inadecuada en los nutrientes necesarios para el crecimiento y el aprendizaje normal.

      Las comidas competitivas pueden estigmatizar la participación en los programas de alimentación escolar, porque les dan a los estudiantes un mensaje equivocado.  Cuando se les enseña a los niños en una sala de clases sobre una buena nutrición y los valores en decidirse por aquellos alimentos saludables, pero los estudiantes están rodeados de máquinas de autoservicio ofreciendo barras de chocolates, sodas, papitas, además de tiendas escolares ofreciendo comidas sin ningún valor nutritivo, los niños reciben el mensaje que la buena nutrición que se les está enseñando es puramente un ejercicio académico que no está apoyado por la administración escolar, por lo tanto, no es tan importante para su salud personal.

      Afortunadamente, los concejales municipales de la Ciudad de Boston, el día 3 de marzo pasado, votaron unánimemente por una resolución para que el Comité Escolar de esa ciudad, considere como urgente el cambio de alimentos en las 206 máquinas de autoservicio colocadas en las escuelas públicas de Boston, para que solamente vendan alimentos y bebidas nutritivas y saludables, ofreciendo yogurt, cereales mixtos, agua embotellada, leche y 100% jugos de frutas.

      El concejal proponiendo este cambio, señor John M. Tobin, Jr. también ha enfatizado en el desarrollo de mejores programas de educación física, además de atletismo después de las horas escolares, y que se examine la efectividad del material de enseñanza sobre nutrición escolar. El señor Tobin, Jr. nos dijo: “Cuando usted ve a niños de 12 años de edad con 50, 60 ó con 70 libras de sobrepeso, a uno se le rompe el corazón.  El dinero que se está obteniendo de estas máquinas de autoservicio ubicadas en las escuelas, son centavos, en comparación con los billones de dólares gastados en tratamientos por obesidad en nuestra gente joven. Esto es realmente alarmante. No se trata simplemente de cambiar los reglamentos relacionados con estas máquinas, sino de que nuestros estudiantes tengan acceso a alimentos más saludables”.

      Este cambio ya se ha implantado en el Estado de Filadelfia, en Nueva York, en Texas y en California.  El 25% de los estudiantes de las Escuelas Superiores en Massachusetts es considerado obeso, de acuerdo a un estudio realizado por los Centros de Prevención y Control de Enfermedades.  El Estado de Massachusetts invierte $1,800 millones de dólares anualmente, en gastos médicos relacionados con los problemas de la obesidad, según  el  Departamento de Salud Pública estatal.  Es hora de imitar el esfuerzo que está haciendo la Ciudad de Boston para proteger a nuestra próxima generación.  ¡Hasta la próxima!

Con la autorización de:  www.rumbonews.com






 Página principal

 Inglés

 Arriba

 Anterior

 Siguiente

 



| Artículo: El divorcio aumenta el fracaso escolarOtros: Divorcio

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL