48. Formación de hábitos


    A) Formación de hábitos

    La formación de hábitos requiere no quedarse en la adquisición de determinados conocimientos éticos, es menester llegar hasta la formación de hábitos. Como no hay otra manera de formar los hábitos sino iniciando y repitiendo los actos propios del habido que se desea promover, es menester crear en la familia y en la escuela situaciones en  las que el muchacho deba decidir, porque solo haciendo actos de voluntad se puede fortalecer la voluntad.

   Las responsabilidades concretas del muchacho en  el colegio y en la familia son igualmente elementos que han  de utilizarse de un modo constante en los ámbitos donde transcurre la vida del muchacho. Y no se puede olvidar exigir la responsabilidad -con la necesaria firmeza y la conveniente cordialidad- por los compromisos que acepta el alumno o el hijo de familia.

   Víctor García Hoz. Ideas para la educación. Editorial Rialp. Pág. 183.

   Ejercicios interactivos de la Perseverancia.   Otros ejercicios.

    B) La abstención de la verdad

    No basta no enseñar el error. La simple abstención de la enseñanza de la verdad, la neutralidad y la duda en la enseñanza, la llamada escuela laica, en el supuesto de que pudiera darse, es tan criminal como la enseñanza del error, porque equivale a equiparar el error con la verdad, a reconocerle los mismos derechos que a la verdad y a enseñar, por consiguiente, de un modo práctico, un crasísimo y gravísimo error. Tanto más funesto cuanto que teniendo el error por aliados suyos los bajos instintos y perversas inclinaciones del corazón, su triunfo es inevitable, con la consiguiente ruina de las almas. Esto sin hablar del proceder artero e hipócrita de tal escuela, incomparablemente más peligroso que la agresión franca y brutal del error.

    P. Valentín Caballero, Sch. P. Orientaciones pedagógicas de san José de Calasanz. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. pág.87.

   Tertulia dialogada de la Tolerancia.  Otras tertulias.

   C) Promoción de los maestros

    "Su preocupación por la educación de las clases populares, por la asociación profesional de los maestros y su promoción social, por la actualización pedagógica del profesorado y la renovación de los métodos de enseñanza, y sus realizaciones en el campo social-educativo moderno y reformista",  son las preocupaciones del pensamiento poverano.

 Modernidad y pedagogía en Pedro Poveda. La experiencia de Covadonga. Armando Pego Puigbó. Edición de la Universidad Pontificia de Salamanca. Pág. 165.

   Ejercicio interactivo de Sugerencias educativas.   Otros ejercicios.






Ideas educativas | Aplicaciones didácticas | Ejercicios interactivosOtros | Valores





®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL