La atención a los hijos

   



    

    Las dos cosas que más necesita un niño, son por una parte, ternura y amor, y por otra parte disciplina y rigor. Disciplina no significa castigo, sino que significa el reconocimiento que para convivir, hacen falta unos límites.

    Los expertos en educación infantil, dicen, contra el que era de suponer, que el niño al que no se le marca una disciplina, cree que su comportamiento no interesa a nadie. Por tanto, este binomio ternura-disciplina, tendría que marcar la tipología de los padres educadores. Indudablemente hay un marco que favorece la educación. La conversación confiada y tranquila con los hijos, interesarse por aquello que hacen, ver si tienen dificultades y la manera de afrontarlas, garantizar unas condiciones ambientales que favorezcan el trabajo escolar. Con frecuencia vemos habitaciones infantiles, repletas de juegos, y no hay una miserable mesita para hacer los trabajos de la escuela.

    Un estudio hecho en la Universidad de A Coruña, ha analizado casi 4.000 alumnos y sus familias, y ha llegado a la conclusión que hay unas variables que favorecen el rendimiento escolar y otras que lo perjudican. Favorecen el rendimiento escolar, la satisfacción de encontrarse bien dentro del ambiente familiar, el interés de la familia por lo que se hace en la escuela, la colaboración de la familia con el centro escolar, una buena relación con los maestros, etcétera. Todo esto favorece un buen rendimiento escolar. Así mismo, las causas que favorecen un mal rendimiento escolar, podrían ser entre otras cosas, que los hijos estén muchos ratos solos y desatendidos, desinterés de los padres por lo que se hace en la escuela, y la poca relación que hay con la escuela es para trasmitir quejas y disconformidades con los maestros, añadamos aquí si la relación entre los padres presenta con frecuencia, crispaciones, gritos, descalificaciones, desprecios... los hijos lo sufren, y lo que es peor, es que lo imitan.

    Una relación de pareja sólida y firme, donde se respira que padre y madre se valoran y se aman, donde los hijos se sienten amados, donde hay un buen nivel de diálogo, donde los padres se interesan por la evolución de sus hijos, de cómo les van las cosas, cómo va la relación con el grupo de amigas y amigos, de que se habla en el grupo, sin entrar en excesivos detalles, para no entrar en su ámbito de privacidad... qué es lo que están estudiando... si hay dificultades o no. De todo esto se tiene que hablar, eso sí, marcando una cierta distancia, para que no parezca que se les controla demasiado. Una disponibilidad así de los padres, es muy estimulante, al tiempo que fomenta la autoexigencia, el hábito de estudio y la responsabilidad.

    Antoni Pedragosa. Original de www.forumlibertas.com

---------------------

Otros temas relacionados:

Ayudar a los hijos

Principios generales de educación


Aplicaciones didácticas

Educational applications

 Revista de aplicaciones

Magazine of education

 La Revista de aplicaciones ha sido autorizada como publicación online por el Centro Nacional Español  ISSN (Número Internacional Normalizado de Publicaciones) (Biblioteca Nacional, Ministerio de Cultura) con el número 1886-5828, de fecha 5 de julio de 2006.  Titular: Arturo Ramo García, Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)



®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL