Progreso, ciencia, cultura, religión

   

    El progreso, es el resultado de una acumulación de experiencias y saberes ante la necesidad que tiene el hombre de adaptarse a condiciones de vida constantemente nuevas. Va consiguiendo logros asombrosos en los campos de la ciencia, y la tecnología, que amplían enormemente las posibilidades de mejorar la vida.

    Como es incapaz de construir los paraísos, terrenos, con los que sueña, cuando parece que está cerca de lograrlos, surgen nuevas crisis, cada vez peores, como la global que estamos padeciendo, que le advierten de que, algo va mal. Que hay muchas cosas que deben mejorar para hacer la vida más humana.

     Esto, no quiere decir que el progreso sea malo, ni mucho menos. Es bueno pero insuficiente, si no se da salida a los valores del espíritu. El hombre es cuerpo, pero también alma espiritual, algo que olvida con frecuencia, obsesionado por tantas cosas como le ofrece la vida moderna.

     Hay que reconocer que, progreso, cultura, ciencia, religión, son un todo, y que no hay contradicción entre ellas.

     Aunque no faltan quienes desean relegar la religión católica a la intimidad de cada uno, porque dicen que hay que respetar las creencias de todos. Que yo sepa, en España, nunca se ha perseguido a nadie por otras creencias religiosas, ni se les ha menospreciado. La Iglesia católica no impone a nadie la fe, sencillamente la propone. Recordemos la respuesta de Jesús: “dad al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios”.

    “En una POSTAL de Maite Pelacho Lopez, en El Heraldo de Aragón con motivo del Simposio Internacional sobre Ciencia y Religión, resalta sus conclusiones:

    “El creyente cuenta con los mismos recursos que el que no cree, pero su fe en Dios, le ayuda a entender la racionalidad de lo creado y el sentido de la vida. Dios, no es un concepto científico por lo que la ciencia, ni puede darle ni quitarle nada. El progreso. la cultura, la ciencia, como la religión, se interesan por el mundo, aunque desde ópticas distintas. La confrontación surge, cuando se manipulan por motivaciones ideológicas, o por intereses no confesados.”

    La religión, pertenece al espíritu, a la intimidad entre creador y su criatura, entre criatura y su creador. El hombre no se crea a sí mismo, no diseña su naturaleza, ni elige a sus padres. Es criatura, de Dios. (Benedicto XVI)

    Se nace en el orden natural, porque el “orden sobrenatural” que era el propio de la situación del hombre en el Paraíso, se perdió por el pecado de nuestros primeros padres, Adán y Eva. Dios, con la Redención del género humano, nos lo devuelve.

    Si no se acepta al hombre como criatura y a Dios como su creador, no es posible entender el significado del mundo en su totalidad, ni el amor infinito que lo ha motivado.

    El hombre material no cree en el más allá. El hombre espiritual, no desprecia las cosas terrenas, por supuesto, pero aspira a las eternas.

    Es deseable, que las autoridades del mundo recapaciten y respeten la dignidad del hombre en su totalidad. Que trabajen por el bien común, con capacidad para imponer orden y justicia de manera que, los egoísmos, la indecencia y la insolidaridad, no ahoguen los valores del espíritu, que, además, son agradables.

    Somos personas. No robots.

    Antonio de Pedro Marquina

 --------------------

Otros temas relacionados:

Laboriosidad

Los cristianos


Aplicaciones didácticas

Educational applications

 Revista de aplicaciones

Magazine of education

 La Revista de aplicaciones ha sido autorizada como publicación online por el Centro Nacional Español  ISSN (Número Internacional Normalizado de Publicaciones) (Biblioteca Nacional, Ministerio de Cultura) con el número 1886-5828, de fecha 5 de julio de 2006.  Titular: Arturo Ramo García, Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL