16. Jesús en Galilea
Crucigrama para imprimir

Nombre_________________________________Curso:_______Fecha:____________

Instrucciones: Lee y comprende bien este texto y después haz el crucigrama.

  1. El siervo del centurión

    Jesús entró en Cafarnaún. Había allí un centurión que tenía un criado enfermo y moribundo a quien estimaba mucho. Habiendo oído hablar de Jesús, le envió unos ancianos de los judíos para rogarle que viniera a curar su criado. Ellos, cuando llegaron junto a Jesús, le rogaban encarecidamente diciendo:

   - Merece que le hagas esto, pues aprecia a nuestro pueblo y él mismo nos ha construido una sinagoga. Jesús, pues, se puso en camino con ellos. Y no estaba ya lejos de la casa cuando el centurión le envió unos amigos para decirle:

   - Señor, no te tomes esa molestia, porque no soy digno de que entres en mi casa, por eso ni siquiera yo mismo me he considerado digno de venir a ti; pero di una palabra y mi criado quedará sano. Pues también yo soy un hombre sometido a disciplina y tengo soldados bajo mis órdenes: digo a éste:

   - Ve, y va; y al otro: ven y viene; y a mi siervo: haz esto y lo hace.

   Al oírlo, Jesús quedó admirado de él, y volviéndose a la multitud que le seguía, dijo:

   - Os digo que ni aun en Israel he hallado tanta fe. Y cuando volvieron a casa, los enviados encontraron sano al siervo.
(Lucas 7, 1-10)

---
Es tal la fe y la humildad del centurión al decir esto, que la Iglesia en la liturgia eucarística, pone en nuestro corazón y en nuestra boca estas mismas palabras antes de recibir la sagrada Comunión. Esforcémonos, pues, por tener sinceramente esta misma disposición interior ante Jesús que viene a nuestra casa, a nuestra alma.


  2. Resurrección del hijo de la viuda de Naín

   Sucedió, después, que marchó a una ciudad llamada Naín, e iban con él sus discípulos y una gran muchedumbre. Al acercarse a la puerta de la ciudad, he aquí que llevaban a enterrar un difunto, hijo único de su madre, que era viuda, y la acompañaban una gran muchedumbre de la ciudad. Al verla, el Señor se compadeció de ella y le dijo:

   - No llores. Se acercó y tocó el féretro. Los que lo llevaban se detuvieron; y dijo:

   - Muchacho, a ti te digo, levántate. Y el que estaba muerto se incorporó y comenzó a hablar; y se lo entregó a su madre. Y se llenaron todos de temor y glorificaban a Dios diciendo:

   - Un gran profeta ha surgido entre nosotros, y Dios ha visitado a su pueblo. Esta fama acerca de él se divulgó por toda Judea y por todas las regiones vecinas. (Lucas 7, 11-17)

---
No es Jesucristo insensible ante el padecimiento, que nace del amor, ni se goza en separar a los hijos de los padres: supera la muerte para dar la vida, para que estén cerca los que se quieren, exigiendo antes y a la vez la preeminencia del Amor divino que ha de informar la auténtica existencia cristiana.

  3. Embajada de Juan Bautista 

   Los discípulos de Juan contaron a su Maestro todos estos sucesos y prodigios. Y Juan, conociendo que algunos de los suyos sentían celos de la preponderancia del otro Maestro, y, sobre todo, para que se convencieran de su prioridad y le siguieran, envió a dos de sus discípulos a Jesús para que le interrogasen. Él no podía ir, pues estaba encarcelado por orden de Herodes en la fortaleza de Macqueronte. Y llegados los discípulos de Juan adonde estaba Jesús, le dijeron:

   - ¿Eres tú el que ha de venir o esperamos a otro?  Y respondiendo Jesús les dijo:

   - Id y contadle a Juan lo que habéis oído y visto. Los ciegos, ven; los cojos, andan; los leprosos son limpiados; los sordos, oyen; los muertos, resucitan, y a los pobres se les anuncia el Evangelio. Y bienaventurado el que no fuere escandalizado por Mí.

   Y cuando se fueron los discípulos de Juan, Jesús hizo un caluroso elogio de su Precursor, el Bautista. (Lucas 7, 18-28)

---
En la respuesta a los enviados del Bautista, Jesús alude a los milagros que ha realizado como señal de que con Él ha llegado el Reino de Dios. Él es, por tanto, el Mesías prometido.

  A. Contesta a cada pregunta con una palabra y escríbela en un papel para buscarla después en el crucigrama: 

 1. El centurión había construido una...
 2. Señor, no soy digno de que entres en mi...
 3. Ni aun en Israel he hallado tanta...
 4. Jesús se dirigió a la ciudad de...
 5. La madre del difunto era...
 6. El Señor se...
 7. El Señor entregó el hijo a su...
 8. Eres tú el que has de venir o esperamos a...
 9. Los ciegos ven y los cojos...
 10. Se anuncia el Evangelio a los...

Crucigrama


6

 

 

 

 

 

9 

7

 

 

 

 

 

 

 

  10

 

 
 

 

 

 

1

 

 

 

 

 

 

 

 

 5

 

 

 

 

 

3 

 

 

 

2 

 

   

4

 

 

 

8

 

 

 

 1. (Horizontal) El centurión había construido una ...
 2. (H) Señor, no soy digno de que entres en mi ...
 3. (H) Ni aun en Israel he hallado tanta ...
 4. (H) Jesús se dirigió a la ciudad de ...
 5. (H) La madre del difunto era ...
 6. (Vertical) El Señor se ...
 7. (H) El Señor entregó el hijo a su ...
 8. (H) Eres tú el que ha de venir o esperamos a ...
 9. (Vertical) Los ciegos ven y los cojos ...
 10. (H) Se anuncia el Evangelio a los ...

| Aplicaciones didácticas | Vida de Jesús | Para los mayores | Para imprimir | Interactivo |

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL







>