Jesús, ¿es solo un personaje histórico?

   



    Desgraciadamente, parece que hay mucha gente que vive, todavía. ignorante de cosas que le atañen vitalmente, como es: de donde vienen y a donde se dirigen en esta vida.

    A estas alturas, todavía ven a Jesús como una persona corriente, que vivió en la historia, y tuvo una gran personalidad, por lo que todavía se le recuerda.

    Tantos, que no se cansan de repetir que la religión es una antigualla, etc. ¿Están o no, en la realidad?

    La fe para ellos es fanatismo. No la tienen porque no la quieren, cada cual sabrá por qué. A pesar de que, la inmensa mayoría de ellos recibieron la fe, al ser bautizados en la Iglesia católica. Creen, al rechazarla, que así son libres y no se dan cuenta de que se han convertido en esclavos de sus apetitos carnales, y a la vista está, que no son felices. Irradian un mal disimulado odio hacia los demás, que según ellos les impide alcanzar, sin esfuerzo, lo que más ambicionan: dinero, poder influencias. Lo que los demás consiguen por sí mismos con una vida ordenada de trabajo día a día, mes a mes, año a año. Les falta fe, porque la rechazan, lo que les priva de los resortes morales que les permitirían ver y actuar, con la dignidad de personas que les es propia.

    Son incapaces de reconocer el valor, o mérito de otra persona. De reconocer tradiciones y virtudes que viven y practican los demás, a pesar de que, millones y millones de gentes son perseguidas y maltratadas desde hace más de dos mil años, por imitar a su Dios, en la persona de Jesús. Incapaces de apreciar que, no hay un lugar, donde viven, que no tenga una Casa de Dios, una Catedral, una Iglesia, en magnitud y grandeza muy por encima de los palacios de los poderosos de este mundo, fabricadas con la fe de generaciones enteras, que se han ido sucediendo y relevando en su construcción, que han sido fuente de felicidad y paz durante siglos. Es para meditarlo.

    No ven que Dios vino al mundo en la plenitud de los tiempos, es decir, cuando el desarrollo universal de las escrituras, de las lenguas, hizo posible la difusión de sus enseñanzas. Que, con la Redención, Jesucristo vino al mundo para salvarlo, iluminándole con su palabra y con el ejemplo de sus obras.

    Por eso no ven a Jesús como Dios, como les ocurrió a los de su tiempo, entre su mismo pueblo. No ven que Jesús, mientras vivió entre ellos se comportaba como hombre, pero obraba como Dios.

    No lo quieren ver, a pesar de sus milagros y de su resurrección de entre los muertos, anunciada desde siglos, en las Escrituras, y personalmente a sus apóstoles y discípulos, tres días antes de producirse.    Si Dios no nos lo dice ¿cómo podríamos pensar en llamarle, Padre? Un Padre que nos ama infinitamente.    Cómo no corresponder a quién murió en la Cruz, para salvarnos a todos, a cada uno. Jesús nació, vivió y murió, no buscó ningún beneficio personal ¿no les dice nada? Sus promesas, dichas con la autoridad de Dios ¿no les estimulan a meditar sobre sus propias vidas?

     Para conocer a Jesús hace falta, mirarle en la Cruz y mirarse cada uno hacia adentro, sin prejuicios, con serenidad, porque, ese Dios que rechazas, es el tuyo.

    Antonio de Pedro Marquina

---------------------

Otros temas relacionados:

El nacimiento de Jesús

Jesús en Judea


Aplicaciones didácticas

Educational applications

 Revista de aplicaciones

Magazine of education

 La Revista de aplicaciones ha sido autorizada como publicación online por el Centro Nacional Español  ISSN (Número Internacional Normalizado de Publicaciones) (Biblioteca Nacional, Ministerio de Cultura) con el número 1886-5828, de fecha 5 de julio de 2006.  Titular: Arturo Ramo García, Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)



®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL






>