Conocer los orígenes

   



    QUIENES NO CONOCEN SUS ORÍGENES NO PUEDEN SABER SU DESTINO

    Desde siempre se ha dicho, que la ignorancia es el peor enemigo del hombre.

    Gentes capacitadas nos han transmitido conocimientos por los que sabemos que la Creación tiene así como millones de años. Algo que ya de por sí, es asombroso.

    Y desde la creación de nuestros primeros padres Adán y Eva, hombres con buen espíritu, gracias al misterio de la evolución propia de todos los seres creados, también han ido desarrollando capacidades intelectuales, entre otras, que les han permitido transmitir sus experiencias vitales a través de la escritura y el boca a boca. La Iglesia católica las conserva religiosamente, se conocen como “La Sagrada Escritura” (la Biblia), y la “Tradición oral”

     ¿Por qué Sagrada? Porque en esta transmisión, la iniciativa es siempre de Dios, del Sumo Creador. Aunque de insinuación divina, es expuesta por hombres a la medida de sus tiempos y capacidades. Su contenido sobrenatural evidencia que el devenir de los tiempos está marcado por la acción de Dios como conductor. Lo que demuestra que Dios no abandona a sus criaturas. Dios propone, no se impone, porque ha hecho al hombre, libre. De ahí las naturales imperfecciones humanas que se dan en esas transmisiones.

    Posteriormente, llegada lo que se conoce como “la plenitud de los tiempos”- gracias a la posesión de lenguas, capaces de una gran difusión universal - Dios se Revela, y se da a conocer directamente a los hombres por medio de su Hijo Jesucristo, que, por el holocausto de su vida realiza la Redención. Redención que libera del pecado original a todos los hombres.

     ¿Para qué todo esto? Para que el hombre pueda conocerle; conocerse a sí mismo, y para que los que le aman puedan recorrer con garantía el camino hacia la gloria, a la que están destinados por su amor infinito.    Las virtudes sobrenaturales que acompañan a la gracia santificante del Bautismo católico, dan al hombre la fe, la posibilidad de conocer a Dios con nueva luz y de amarle, en justa correspondencia. Misterio, pero, manifiestamente creíble.

    Basta la capacidad racional del hombre para, contemplando la naturaleza, descubrir en este mundo la armonía, la sabiduría y el poder de Dios.

    Por la Sagrada Escritura, la Tradición, y posteriormente la Revelación, Dios da a conocer su insondable amor a los hombres. No solo los crea, los guía para que no se pierdan en su peregrinaje hacia la gloria que les tiene preparada, les provee de los medios necesarios: los Sacramentos y la capacidad de hablar con Él en la Oración personal, constituyéndolos colaboradores en su obra de salvación de las almas, como prolongación de su brazo poderoso, como otros pastores de su rebaño, como otros cristos. El Reino de Dios para los cristianos, será, el paso de la gracia, a la gloria. (Julio Engin)

    Tú, también tienes la obligación de santificarte. Lo ha dicho a todos, el Señor: “Sed perfectos como vuestro Padre Celestial es perfecto” (Camino 291.)

    Antonio de Pedro Marquina

--------------------

Otros temas relacionados:

Dios ha creado todas las cosas

Jesucristo nació de Santa María


Aplicaciones didácticas

Educational applications

 Revista de aplicaciones

Magazine of education

 La Revista de aplicaciones ha sido autorizada como publicación online por el Centro Nacional Español  ISSN (Número Internacional Normalizado de Publicaciones) (Biblioteca Nacional, Ministerio de Cultura) con el número 1886-5828, de fecha 5 de julio de 2006.  Titular: Arturo Ramo García, Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)



®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL






>