Rin, rin

RIN, RIN

Hacia Belén va una burra,

rin, rin

Yo me remendaba,

yo me remendé,

yo me eché un remiendo,

yo me lo quité.

cargada de chocolate.

Lleva su chocolatera,

rin,rin

Yo me remendaba,

yo me remendé,

yo me eché un remiendo,

yo me lo quité.

su molinillo y su anafre.

 

María, María,

ven acá corriendo;

que el chocolatillo

se lo están comiendo.

 

En el Portal de Belén

rin, rin

Yo me remendaba,

yo me remendé,

yo me eché un remiendo,

yo me lo quité.

han entrado los ratones;

y al bueno de San José,

rin,rin

Yo me remendaba,

yo me remendé,

yo me eché un remiendo,

yo me lo quité.

le han roído los calzones.

 

María, María,

ven acá corriendo;

que los calzoncillos,

los están royendo.

 

En el portal de Belén,

rin,rin

Yo me remendaba,

yo me remendé,

yo me eché un remiendo,

yo me lo quité.

gitanillos han entrado,

y al Niño que está en la cuna,

rin,rin

Yo me remendaba,

yo me remendé,

yo me eché un remiendo,

yo me lo quité.

los pañales le han robado.

 

María, María

ven acá volando

que los pañalillos,

los están llevando.

 

(Villancico transcrito por Alberto Hernández

Música MIDI facilitada por Miguel Munoz)

(De www.navidaddigital.com).

  Pinturas navideñas de GIOTO de Bondone. Para salir: Alt + F4
  La Visitación. Iglesia de San Francisco. Asís. Italia.
  Natividad. Iglesia de San Francisco. Asís. Italia.
  Adoración de los Magos. Iglesia de San Francisco. Asís. Italia.
  Presentación de Cristo en el Templo. Iglesia de San Francisco. Asís. Italia.
  La masacre de los Inocentes. Iglesia de San Francisco. Asís. Italia.
  La huída a Egipto. Iglesia de San Francisco. Asís. Italia.
  Cristo en medio de los doctores. Iglesia de San Francisco. Asís. Italia.


GOTAS DE NAVIDAD (8)
Por: Emma-Margarita R. A.-Valdés http://universoliterario.net

   Nos dijeron los cielos
que tú naciste
para salvar al mundo
mortal y triste.
Con tu venida
redimiste a los hombres
de su caída.

   Cantamos aleluya
los rescatados,
de la condena eterna
fuimos salvados.
   Con tu venida
nos diste libertad,
¡Rey de la Vida!.
Una estrella luminosa
guía al hombre penitente
hacia un niño sonriente
y una doncella preciosa.

   En actitud amorosa,
sus bracitos extendidos,
somos todos acogidos
por la gloriosa bondad
del niño, que en santidad
nos salvará, redimidos.
   Es la doncella María,
madre-virgen cariñosa,
medianera, generosa,
que al Señor ha dicho fiat.

   ¡Qué extraordinaria alegría!
en su regazo Emmanuel
late, por ser ella fiel
al Dios de Amor y Verdad,
por su entrega y caridad
es la puerta del vergel.

 Ejercicio:   Creo en Jesucristo, su único Hijo 





 Aplicaciones didácticas 

Atrás





Artículo: ¿La moral ayuda a pensar bien?

Otros: Relatos

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)