Jesucristo fundó la Iglesia

    18. Jesucristo fundó la Iglesia

    Enseña el Concilio Vaticano II que, "siendo Cristo la luz de las gentes..., desea ardientemente iluminar a todos los hombres con la luz de Cristo que resplandece sobre el rostro de la Iglesia, anunciando el Evangelio a todas las criaturas". (cfr. Lumen gentium, 1). Queda claro, pues, que la Iglesia depende enteramente de Cristo, como la luz de la luna depende del influjo del sol.

    Ya decía San Agustín que la Iglesia es Cristo entre nosotros: sus manos nos siguen curando (los sacramentos de la Iglesia), su boca nos sigue hablando (la doctrina cristiana que predica la Iglesia). La Iglesia continúa la misión de Cristo, y para eso la fundó.

    Cuando profesamos la fe en el Símbolo, decimos: "Creo en la Iglesia que es una, santa, católica y apostólica". Es la Madre que nos cuida con los sacramentos y con la doctrina de Jesucristo, condiciéndonos hacia el cielo.

1. Jesucristo fundó la Iglesia para continuar su obra en la tierra

    Jesucristo vino a la tierra para redimirnos y salvarnos, pero tenía que marcharse. Como la Redención que Él había conseguido para nosotros tenía que llegar a todos los hombres, Cristo funda la Iglesia con la misión de continuar en la tierra el plan divino de salvación, su obra salvadora. La Iglesia, por tanto, no es invención humana sino algo querido expresamente por Dios.

2. Qué es la Iglesia

    La palabra Iglesia significa "convocación", término muy propio porque la Iglesia es el nuevo pueblo de Dios convocado por la Palabra y constituido por la gracia que se nos da por los sacramentos, fundado por Cristo y regido por el Papa y los obispos, que conducen a los fieles cristianos a la salvación bajo la acción del Espíritu Santo. En la Sagrada Escritura encontramos otras expresiones que equivalen al término Iglesia: Reino de Dios, Nuevo Pueblo de Dios, Cuerpo de Cristo...

    Entramos a formar parte de la Iglesia el día de nuestro bautismo, que nos hace discípulos de Cristo, como aquellos que seguían al Señor.

3. La fundación de la Iglesia

    El Evangelio narra los pasos sucesivos con los que Cristo fundó "su Iglesia". Empezó predicando el reino de dios, eligió luego doce Apóstoles a los que dio poderes especiales, y a uno de ellos -Pedro- lo designó vicario suyo en la tierra entregándole el poder supremo sobre toda la Iglesia. Hizo muchos milagros para demostrar que -con Él- había llegado el reino de Dios. Con su muerte en la cruz consiguió la salvación de todos los hombres, y la última piedra de esta construcción magnífica fue la venida del Espíritu Sano, que envió desde el cielo el día de Pentecostés.

4. El misterio de la Iglesia

    Podemos decir que Cristo edificó su Iglesia dotándola de características especiales, por lo que es distinta de las demás sociedades que conocemos. La Iglesia es humana y divina al mismo tiempo, visible e invisible a la vez. También es jerárquica y carismática, aunque los carismas están subordinados a la Jerarquía, que gobierna en nombre de Cristo bajo la acción del Espíritu Santo, dador de los carismas.

5. Cristo fundó una sola Iglesia y la Católica es la verdadera

    Cristo fundó una sola Iglesia; Él habló de un solo rebaño y un solo pastor. La verdadera Iglesia fundada por Cristo es una, santa, católica y apostólica, como decimos en el Credo.

    Es una, porque tiene un solo Papa, una misma fe y los mismos sacramentos.

    Es santa, porque santísimo es Jesucristo que la fundó, sana su doctrina y santos los medios para hacernos santos (los sacramentos). Además, siempre hubo, hay y habrá santos en la Iglesia.

    Es católica, que significa universal, porque llama a todos a su seno y está extendida por todas partes. Durará hasta el fin del mundo y en todos los lugares es la misma: el mismo Papa, el mismo credo y los mismos sacramentos.

    Es apostólica, porque está fundada sobre los apóstoles y enseña la doctrina que ellos enseñaron. El Papa y los obispos son los legítimos sucesores de Pedro y de los demás Apóstoles.

    La Iglesia de Jesucristo es hoy la Iglesia Católica, porque sólo en ella se cumplen esas propiedades y es la única que posee todos los medios de salvación que Cristo quiso dar a su Iglesia.

6. Amar a Cristo es amar a su Iglesia

    Dice San Cipriano que "no puede tener a Dios quien no tiene a la Iglesia como Madre". Después de saber un poco más lo que es la Iglesia, entendemos que sería un grave error aceptar a Cristo y rechazar a la Iglesia. Sería una actitud contradictoria porque Jesucristo la instituyó para predicar su doctrina y administrar la gracia a los hombres como instrumentos de salvación.

7. Deberes que tenemos para con la Iglesia

    ¡Qué regalo más grande nos ha hecho el Señor al pertenecer a su Iglesia! Por eso, con agradecimiento y amor, decimos: "Creo en la Iglesia que es una, santa, católica y apostólica".

    Los deberes para con nuestra Madre la Iglesia son: creer lo que la Iglesia enseña; cumplir lo que nos manda; amarla de verdad sintiéndonos felices y honrados de pertenecer a ella. Como el amor se demuestra con obras, hemos de rezar por la Iglesia: por el Papa y los obispos, por los sacerdotes y todos los cristianos. De modo especial, al oír la Santa Misa podemos ofrecerla por la Iglesia, por las intenciones del Papa y del obispo propio. Además, hemos de ayudarla en sus necesidades.


Curso de Catequesis. Don Jaime Pujol Balcells y Don Jesús Sancho Bielsa. EUNSA. Con la autorización de Don Jesús Sancho



 
    SUGERENCIAS METODOLÓGICAS
 

    1. Objetivo. Dar muchas gracias a Dios porque ha querido instituir la Iglesia, que continúa entre los hombres la misión de Cristo.

    2. Actividades.-Sacar por impresora el texto. Cada alumno lo subraya y contesta a estas preguntas:

        a) Explica la relación de la luna y el sol con la Iglesia.

        b) ¿Qué es la Iglesia?

        c) ¿Cómo fundó Jesús a su Iglesia?

        d) Explica las cuatro propiedades de la Iglesia Católica.

        e) Desarrolla la frase de San Cipriano.

        f) ¿Qué deberes tenemos con la Iglesia?

    3. Puesta en común. Varios chicos leen sus respuestas.

    4. Propósito de vida cristiana. Meditar esta frase de San Cipriano y sacar consecuencias: "No puede tener a Dios por Padre quien no tiene a la Iglesia como Madre".




     CATECISMO

CREO EN LA SANTA IGLESIA CATÓLICA (748-870)

  1. ¿Qué es la Iglesia? 

- La Iglesia es el Cuerpo de Cristo formado por los bautizados que profesan la misma fe en Jesucristo, participan de los mismos Sacramentos y obedecen al Papa y a los Obispos que están en comunión con él.

2. ¿Cómo empezó Jesús la fundación de la Iglesia?

 - Jesús empezó la fundación de la Iglesia con la predicación del Reino de Dios, llamando de entre los discípulos que le seguían a los doce Apóstoles, y nombrando a Pedro Jefe de todos ellos.

 3. ¿De qué manera consumó Jesús la fundación de su Iglesia?

- Jesús consumó la fundación de su Iglesia, enviando el Espíritu Santo sobre los Apóstoles el día de Pentecostés.

  4. ¿Cuál es la misión de la Iglesia?

- La misión de la Iglesia es sobrenatural, para que los hombres vivan como hijos de Dios en la tierra y después consigan la vida eterna.

  5. ¿Qué poderes ha dado Jesús a la Iglesia para cumplir esta misión? 

- Para cumplir esta misión Jesús ha dado a la Iglesia los poderes de enseñar su doctrina a todas las gentes, santificarlas con su gracia Y guiarlas con autoridad.

  6. ¿Cuáles son las notas o caracteres que Cristo confirió a su Iglesia? 

- Las notas o caracteres que Cristo confirió a su Iglesia son cuatro: unidad, santidad, catolicidad, y apostolicidad.


    ORACIÓN

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.


| Página principal | Valores |

Vida cristiana | Arriba |

 Anterior  | Siguiente |
 

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999

Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)

| Vídeo: San Juan de Ávila | Otros: San Juan de la Cruz