La Resurrección y Ascensión de Jesucristo al cielo

    15. La Resurrección y Ascensión de Jesucristo al cielo

    El Domingo de Pascua el Señor resucitó como lo había predicho, apareciéndose a María Magdalena, a los Apóstoles y discípulos. Aunque no lo dice la Sagrada Escritura, porque resulta evidente, debemos suponer que se apareció en primer lugar a su Madre Santísima.

    La Resurrección de Jesucristo es la fiesta de las fiestas, el centro o punto de referencia de todas las celebraciones, la Pascua o paso del Señor, el triunfo definitivo de Dios entre los hombres.

    Después de pasar cuarenta días con sus discípulos, el Señor subió a los cielos, donde está sentado a la derecha del Padre. La Iglesia celebra este acontecimiento en la fiesta de la Ascensión del Señor.

1. La Pascua es la fiesta más importante del año

    La fiesta de Pascua conmemora el triunfo de Jesucristo resucitado. La Iglesia la celebra con tanta solemnidad porque es la culminación de nuestra Redención y lo que confirma nuestra fe.

    Efectivamente, Jesucristo -con su muerte- nos libró del pecado y nos reconcilió con Dios, y por su resurrección nos abrió las puertas del cielo. La resurrección de Cristo es fundamento de la religión cristiana, porque es el argumento principal de su divinidad y de la verdad de nuestra fe.

2. La resurrección de Cristo es un hecho histórico

    La resurrección de Cristo consiste en que su alma se volvió a unir al mismo cuerpo, saliendo vivo y victorioso del sepulcro para nunca más morir. Aunque el suceso no fue visto por los hombres, este milagro es un hecho histórico que muchos testigos pudieron comprobar porque, el que antes había muerto, a los tres días se les apareció vivo y con su mismo cuerpo, ahora glorificado.

    A su vez, la resurrección de Cristo trasciende la historia porque este milagro -no presenciado por hombres- es objeto de nuestra fe, atestiguado por los ángeles, por Cristo y por la Escritura, siendo la confirmación de la divinidad de Jesús y de la verdad de su doctrina; además, su fuerza salvífica abarca a todos los hombres de la historia.

3. Jesucristo subió al cielo y está sentado a la derecha del Padre

    Esta afirmación de nuestra fe significa que Jesucristo, transcurrido el tiempo de su vida en la tierra, ascendió vivo y glorioso al cielo, donde -en cuanto hombre- comparte el poder y la gloria con el Padre y el Espíritu Santo.

4. La Pascua es el triunfo de Cristo

    Durante la Semana Santa contemplamos grandes misterios de amor y de dolor: el Jueves Santo está centrado en el Mandamiento nuevo del amor, en la institución de la Eucaristía y del sacerdocio; el Viernes Santo es la celebración de la pasión y muerte; el Sábado Santo es día de expectación, lleno de recogimiento y esperanza.

    En esa impaciente espera, la Iglesia celebra la resurrección durante la noche del sábado al domingo: la Vigilia Pascual. Es la "noche sacratísima", en la que se enciende el cirio pascual, que simboliza la luz de Cristo; las lecturas bíblicas rememoran las grandes intervenciones de Dios con el hombre, desde la creación hasta la redención; se renuevan las promesas del bautismo. El aleluya tres veces repetido, el sonido de las campanas y los acordes del órgano, las luces, las flores, todo rompe como la vida nueva de Cristo resucitado.

5. Jesucristo vive y es el fundamento de la vida cristiana

    El cirio pascual recuerda que la luz del mundo es Cristo, que murió pero resucitó, y vive y permanece con nosotros en la Iglesia y en la Sagrada Eucaristía. Igual que Cristo comenzó con su resurrección una vida nueva, inmortal y gloriosa, así nosotros debemos resucitar para siempre al pecado y amando sólo a Dios y lo que nos lleva a Él.

    La diferencia fundamental que distingue a Jesucristo de los fundadores de otras religiones es que nadie se proclamó Dios, Salvador del mundo y centro de todos los corazones, como Él lo hizo, apelando a sus milagros, sobre todo el de su resurrección, como garantía de sus palabras y doctrina.

6. Cada domingo celebramos la resurrección de Jesucristo

    Jesucristo murió en la cruz el Viernes Santo y resucitó el Domingo de Resurrección. Por eso lo llamamos domingo o día del Señor: porque resucitó Jesús. Pero es tan grande el milagro de la resurrección que no sólo lo celebramos ese día, sino todos los domingos del año. Cada domingo vamos a Misa para celebrar la muerte y resurrección de Jesucristo.


Curso de Catequesis. Don Jaime Pujol Balcells y Don Jesús Sancho Bielsa. EUNSA. Con la autorización de Don Jesús Sancho





    SUGERENCIAS METODOLÓGICAS
 

    1. Objetivo. Vivir el domingo como la celebración de la resurrección de Jesucristo.
 

    2. Actividades.-Formar equipos de 4 ó 5 chicos y contestar a estas preguntas:
 

         a) ¿A quién se apareció primero Jesús después de resucitado probablemente?

         b) ¿Por qué la Pascua es la fiesta más importante del año?

         c) ¿Cómo demostrarías que Jesús realmente resucitó?

         d) Explica la Vigilia Pascual.

         e) ¿Qué celebramos todos los domingos?

    3. Puesta en común. Los secretarios de los equipos leen las contestaciones.
 

    4. Propósito de vida cristiana. Hacer actos de fe explícita en la resurrección de Cristo y en su presencia entre nosotros, especialmente en la sagrada Eucaristía.

    CATECISMO

    1.   ¿Cuándo resucitó Jesucristo? 

    - Jesucristo resucitó, como lo había anunciado, al tercer día de su muerte, a saber, el domingo antes de la salida del sol.

    2.   ¿Cómo resucitó Jesucristo? 

    - Jesucristo resucitó uniendo de nuevo su alma al cuerpo, y saliendo vivo y glorioso del sepulcro para nunca más morir.

    3. ¿Qué significa para nosotros la resurrección de Jesucristo?

    -La resurrección de Jesucristo significa para nosotros la verdad de nuestra fe y la garantía de nuestra resurrección.

    4.  ¿Cuándo subió Jesucristo a los cielos? 

    - Jesucristo subió a los cielos por su propio poder, en presencia de sus discípulos, a los cuarenta días de resucitado.

    5. ¿Volverá Jesucristo a aparecer visiblemente en la tierra?

    -Jesucristo volverá a aparecer visiblemente en la tierra al fin del mundo, cuando venga a juzgar a los vivos y a los muertos.

    6.   ¿Dónde está ahora Jesucristo? 

    - Jesucristo está ahora glorioso en el cielo y en el Santísimo Sacramento del Altar.


    ORACIONES

Creo en Dios Padre, creo en Dios Hijo, creo en Dios Espíritu Santo.

Espero en Dios Padre, espero en Dios Hijo, espero en Dios Espíritu Santo.

Amo a Dios Padre, amo a Dios Hijo, amo a Dios Espíritu Santo.





 Aplicaciones didácticas 

Atrás





| Vídeos: BachOtros: Música clásica


®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)