Dios creó al hombre libre y responsable

8. Dios creó al hombre libre y responsable

    Ya se estudió en otro tema que Dios, después de haber creado todas las cosas, creó al hombre: a Adán y Eva, de los que descendemos todos.

    Dios crea a todos los hombres. Con la colaboración de los padres forma el cuerpo, y, directamente, Él crea de la nada el alma que infunde en ese cuerpo. El alma es lo que da vida al cuerpo. Todo esto quiere decir que cada uno de nosotros hemos sido creados por Dios. Ha pensado en cada hombre, nos ha amado y, como fruto de ese amor, nos ha creado. Además, como dice la Sagrada escritura, nos ha creado a "su imagen y semejanza" (Génesis 1,26).

    ¿Qué es el hombre? ¿Para qué nos ha creado Dios? ¿Cómo debemos comportarnos? Estas y otras preguntas nos hacemos los hombres. Este tema quiere ayudar a responderlas.

1. Dios creó al hombre con cuerpo y alma

    El libro del Génesis nos dice que Dios formó el cuerpo del hombre "de barro de la tierra", y le inspiró en el rostro "aliento de vida". Con estas palabras tan sencillas Dios nos dice que formó al hombre de una materia que ya existía y que, después, creó directamente de la nada u alma y la unió a ese cuerpo. Después de Adán y Eva, los hombres recibimos el cuerpo de nuestros padres, pero el alma la recibimos directamente de Dios.

2. A "imagen y semejanza" de Dios

    La obra de un artista es reflejo de su arte. Aunque a veces una obra no lleve la firma del autor, se puede descubrir de quién es porque allí queda reflejada su personalidad. El hombre es imagen de Dios. Veamos algunos aspectos que manifiestan la imagen de Dios en el hombre:

    a) La dignidad de la persona humana. Por haber sido hecho a imagen de Dios, el ser humano tiene la dignidad de persona; no es solamente algo, sino alguien. El hombre es la única criatura de la tierra a la que Dios ha amado por sí misma. Sólo él está llamado a participar, por el conocimiento y el amor, en la vida de Dios. Para este fin ha sido creado y ésta es la razón fundamental de su dignidad.

    b) El hombre es un ser inteligente. Los animales no piensan, pero el hombre puede pensar y expresar su pensamiento con palabras. Sabe calcular, contar, medir, etc.; fabrica motores, descubre la electricidad. Se distingue de los demás seres por su razón o inteligencia, que es un reflejo de la inteligencia de Dios. Los animales alaban a Dios sin saberlo; el hombre, sabiendo lo que hace.

    c) El hombre es un ser libre. Los animales se gobiernan por instintos y no pueden obrar de otra manera; las plantas se rigen por leyes que obedecen ciegamente. El hombre puede elegir: puede hacer una cosa o hacer otra, si le parece; puede hacer el bien o el mal, puede cumplir o no las leyes que el Señor le ha dado. Dios le ha concedido la facultad de elegir libremente, quiere que los hombres sean libres.

    d) El hombre es rey y señor del universo. Dios entregó el mundo al hombre para que lo sometiera y transformara. El hombre puede domesticar animales salvajes, desviar los ríos, hacer saltar las rocas, cortar los árboles, etc. Dios lo ha querido así. Siendo Dios Dueño y Señor de todo, porque todo lo ha creado y le pertenece, lo ha puesto en manso del hombre para que sea señor y domine la tierra. En esto también se parece el hombre a Dios, que le ha participado el don de poder dominar sobre los animales, las plantas..., el universo entero.

    e) El hombre es imagen de Dios, sobre todo, por la gracia. Aunque en otro tema se explica lo que es la gracia, es importante caer en la cuenta de que, entre todos los beneficios que Dios ha dado al hombre, el que asemeja más a Él es la gracia santificante, que se recibe en el momento del bautismo. La gracia hace partícipes de la naturaleza divina, elevando a la dignidad de hijos de Dios.

3. Igualdad y diferencia queridas por Dios

    El hombre y la mujer han sido creados por Dios en total igualdad como personas humanas, pero con diferencias morfológicas y peculiaridades psicológicas. "Ser hombre" o "ser mujer", pues, es una realidad buena y querida por Dios. El hombre y la mujer son, por tanto, con la misma dignidad, "imagen de Dios".

4. El hombre es responsable de sus actos

    a) La materia carece de responsabilidad. Después de un terremoto no podemos preguntarle a la tierra por qué ha hecho eso; además de que no puede responder, al no tener inteligencia ni libertad no podía hacer otra cosa (el terremoto fue consecuencia de unas leyes físicas que se han cumplido). Tampoco es responsable de cosas tan bellas como que nazca una flor, la puesta del sol o el trino del ruiseñor.

    b) Los animales tampoco son responsable. Si un caballo mata a su dueño de una coz cuando éste iba a curarle una herida, no es responsable de ese hecho porque no sabe lo que hace; actúa llevado del instinto. Tampoco es responsable de las cosas buenas que proporciona a su dueño: el trabajo, un paseo o la victoria en el hipódromo.

    c) Sólo el hombre es responsable de lo que hace. Al llegar a nuestra casa nos preguntan qué hemos hecho ese día y decimos: hemos estudiado, trabajado, jugado o paseado. Somos responsables de lo que hemos hecho porque podíamos no haber estudiado, ni trabajado...

    Si hemos hecho hecho lo que teníamos que hacer, merecemos premio; si no, merecemos castigo; la tierra, las plantas o el caballo no merecen premio ni castigo por lo que hacen.

5. Cumplir siempre la voluntad de Dios

    Somos merecedores de premio o de castigo según lo que tenemos que hacer o no lo hagamos; y lo que hemos de pretender es cumplir siempre y en todo la voluntad de Dios. Los mandamientos de la ley de Dios, los de la Santa Madre Iglesia, las obligaciones de nuestra edad y estado, nos señalan lo que debemos hacer respecto a Dios, a los demás y a nosotros. Hay ocasiones en que puede resultar dudoso saber lo que Dios nos pide en concreto. En estos casos, el Señor nos ayuda por medio de personas que tienen gracia de Dios para orientarnos. Estas personas son los padres, los educadores y el sacerdote con el que nos confesamos habitualmente. Él particularmente podrá ayudarnos a ver la voluntad de Dios sobre nosotros, porque nos conoce. Si nos acostumbramos a hacer el examen de conciencia -breve, pero serio- al terminar el día, nos daremos cuenta de si cumplimos o no la voluntad de Dios.


Curso de Catequesis. Don Jaime Pujol Balcells y Don Jesús Sancho Bielsa. EUNSA. Con la autorización de Don Jesús Sancho



 
    SUGERENCIAS METODOLÓGICAS
 

    1. Objetivo. Ser muy sinceros en la confesión y examen de la noche.
 

    2. Actividades.-Sacar por impresora el texto. Cada alumno lo subraya y contesta a estas preguntas:
 

        a) ¿Cómo se ha creado el cuerpo y el alma del hombre?

        b) ¿Cómo sabemos que el hombre es inteligente?

        c) ¿Loa animales son libres? ¿Y el hombre?

        d) ¿Los animales son responsables? ¿Y el hombre?

        e) ¿Cómo conocer la voluntad de Dios?
 

    3. Puesta en común. Varios chicos leen sus respuestas.
 

    4. Propósito de vida cristiana. Procurar ser agradecidos con Dios, que nos ha creado y cuida de nosotros con amor. Aprovechar especialmente la Santa Misa, que es un acto infinito de acción de gracias.




    CATECISMO

    CREACIÓN DEL HOMBRE Y DE LA MUJER (355-395)

    1. ¿Qué es el hombre?

    -El hombre es un ser racional y libre, compuesto de alma y cuerpo, creado por Dios a su imagen y semejanza.

    2. ¿De quién recibimos el alma?

    -El alma la recibimos de Dios, que la ha creado de la nada para unirla al cuerpo.

    3. ¿Cómo es nuestra alma?

    -Nuestra lama es espiritual e inmortal, dotada de entendimiento y voluntad.

    4. ¿De quién recibimos el cuerpo?

    -El cuerpo lo recibimos de Dios, por medio de nuestros padres.

    5. ¿Para qué ha creado Dios a los hombres?

    -Dios ha creado a los hombres para que le amemos y obedezcamos en la tierra y seamos felices con Él en el cielo.

    6. ¿Los cristianos somos hijos de Dios?

    -Los cristianos somos hijos adoptivos de Dios por la gracia.



    ORACIONES

 Breve examen de conciencia

-¿Cuánto tiempo hace que no me confieso?

-¿Hice bien mis confesiones anteriores o callé  algún pecado mortal por vergüenza?

-¿He rezado con atención al levantarme y al acostarme?

-¿He faltado a Misa en domingo y fiesta de guardar?  ¿Me he distraído voluntariamente en ella?

-¿He dejado de comulgar por desgana?

-¿He visitado al Señor todos los días?

-¿He pronunciado palabras contra Dios, la Virgen María, la Iglesia o los Santos?

-¿He desobedecido a mis padres?  ¿Les he insultado o me he burlado de ellos?

-¿He dañado a otras personas hablando mal de  ellas, insultándoles o peleándome, etc.?

-¿Soy generoso con los demás dejándoles mis  cosas, ayudándoles en el estudio o en los juegos?

-¿He reñido con mis hermanos o compañeros?

-¿He quitado lo que no era mío?  ¿He devuelto lo que me han deja do?  ¿He hecho trampas en el juego?

-¿He dicho siempre la verdad?

-¿He sido envidioso?

-¿Aprovecho el tiempo y me esfuerzo en mi estudio o en mi trabajo?

-¿He pensado o hablado cosas impuras? ¿He mirado cosas sucias dándome cuenta?

-¿He hecho cosas impuras?

-¿He luchado en seguir los consejos de mis padres o del sacerdote para mejorar en mi vida espiritual?

-¿Me he esforzado por cumplir el propósito de enmienda de la confesión anterior?

    Después, ten dolor de los pecados.  Es sentir pena por haber ofendido a Dios; Él es nuestro Padre, nos ama y no se merece que le ofendamos.  Tener dolor de los pecados es muy importante, ya que si no nos arrepentimos de ellos, no se nos perdonan aunque nos confesemos.  Para manifestar ese pesar puedes decirle a Jesús esta jaculatoria: “Señor, me duele haberte ofendido con estos pecados”.  Cuanto más grande sea tu arrepentimiento, más tiempo de purgatorio se te perdona en la confesión.

    Por último, debes hacer el propósito de la enmienda.  Consiste en tener deseos de mejorar y de poner los medios para conseguirlo: evitar las ocasiones de pecado; comulgar y confesar con frecuencia; pedir al Señor y a la Virgen que te ayuden a vencer las tentaciones.

    Para concretar el propósito de enmienda es importante que, antes de confesarte, elijas una de tus faltas.  Lucha luego, durante la semana, para mejorar en ella.


| Página principal | Valores |

Vida cristiana | Arriba |

 Anterior  | Siguiente |
 

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999

Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)

| Formación: Cosas del pasadoOtros: Los novios |