La pregunta de Ana

    La pregunta de Ana

    Era un día por la tarde.  Ana paseaba con una amiga.  La conversación fue derivando a una cuestión importante: qué hacer para terminar bien el día. “La mejor manera, decía Ana, es rezando tres Avemarías.  Es éste un detalle de amor a la Virgen”. Ana quiso explicarlo a su amiga y le hizo esta pregunta: “¿Qué dices a tus padres cuando te vas a dormir?”. “Les doy un beso y me despido de ellos”. “¿Por qué lo haces?”, preguntó Ana de nuevo. “Porque son mis padres y les quiero”. “Pues, mira, tú tienes una Madre en el Cielo: La Virgen María.  Si la quieres de verdad, te despedirás de Ella, como haces con tu madre de la tierra.  Para ello puedes rezarle tres Avemarías”.

    Tú, que lees estas líneas, puedes hacer otro tanto. Ten con la Virgen este detalle de cariño.  A veces encontrarás dificultades para rezarlas con amor: el cansancio, las distracciones y el sueño. ¿Qué puedes hacer para vencerlas?  Ponte de rodillas, mira al cuadro de la Virgen que tengas en tu habitación -o colócalo si no lo tienes- y piensa con atención en las cosas que le dices.

Por último puedes acordarte del amigo que Dios te ha dado para que te guarde: tu Ángel Custodio.  Le puedes pedir protección con estas palabras:

«Ángel de mi guarda, dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día.  No me dejes solo, que me perdería».

            Miguel Ángel Cárceles. La aventura de acercarse a Dios. Juvenil Mundo Cristiano.





    SUGERENCIAS METODOLÓGICAS
 

    Objetivo.- Terminar el día acordándonos de la Virgen.
 

    Actividades.- 
 

1.-Hacer copias del texto, leerlo en voz alta y comprobar la comprensión.

2.-Responder por escrito a estas cuestiones:

             a) ¿Qué solía hacer Ana al final del día?

             b) ¿Qué hacemos con nuestros padres de la tierra?

             c) ¿Qué dificultades podemos tener?

             d) ¿Qué hacer para vencer esas dificultades?

             e) Escribe la oración del Ángel Custodio.
 

         3.-Cinco chicos leen las contestaciones.

    

Catecismo

 

LA ESPERANZA

 

267. ¿Qué es esperanza? 

- Esperanza es una virtud sobrenatural por la cual confiamos que Dios nos dará la gloria mediante su gracia y nuestras buenas obras. 

268. ¿Por qué debemos esperar en Dios? 

- Debemos esperar en Dios porque es Padre omnipotente, misericordioso y fidelísimo en cumplir sus promesas. 

269. ¿Cuáles son los principales pecados contra la esperanza? 

- Los principales pecados contra la esperanza son dos: la presunción y la desesperación. 

270. ¿Quién comete el pecado de presunción? 

- Comete el pecado de presunción el que confía en salvarse por sus propias fuerzas sin contar con la gracia de Dios o sin hacer lo que está de su parte. 

LA CARIDAD 

271. ¿Cuál es la principal virtud del cristiano?

- La principal virtud del cristiano es la caridad.

272. ¿Qué es caridad? 

- Caridad es una virtud sobrenatural por la que amamos a Dios sobre todas las cosas, por ser quien es, y a nosotros y al prójimo por amor de Dios. 

273. ¿Por qué debemos amar a Dios sobre todas las cosas? 

- Debemos amar a Dios sobre todas las cosas porque sólo Dios es infinitamente digno de ser amado, y nos ha creado para el cielo. 

274. ¿Cómo hemos de amar al prójimo?

- Hemos de amar al prójimo como a nosotros mismos. 

275. ¿Quién es nuestro prójimo? 

- Nuestro prójimo son todos los hombres, aun nuestros enemigos.  





 Aplicaciones didácticas 

Atrás





Artículo: Un cachete a tiempo (II)

Otros: Familia

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)