Una madre feliz

    Una madre feliz

Imagínate que llegas a casa.  Tu madre está preparando la comida.  Te acercas a ella y la saludas; le das un beso o le dices un piropo. ¿Qué sucede?  Tu madre sonríe feliz.  Siente tu cariño y está contenta.  Le has ganado el corazón.  También tú tienes alegría.

Santa María es tu Madre del Cielo.  Ella, como tu madre de la tierra, desea que la recuerdes y siente alegría cuando le hablas. ¿Qué cosas puedes decirle para ganarle el corazón?  Reza con frecuencia el Santo Rosario o algún misterio.

Miguel Ángel Cárceles. La aventura de acercarse a Dios. Juvenil Mundo Cristiano.





SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

            Objetivo.- Tener deseos de hacer feliz a la madre de la tierra y del cielo.

            Actividades.- 

1.-Leer el texto y contestar a estas preguntas:

            a) ¿Qué realizar para hacer feliz a la madre de la tierra?

            b) ¿Quién es nuestra Madre del cielo?

            c) ¿Cuándo se alegra la Virgen?

 

         2.-Leer las respuestas.

    Oración

                 Regina Coeli

En Tiempo Pascual (desde el Domingo de Resurrección hasta el Domingo de la Santísima Trinidad) en lugar del Ángelus. y para unimos a la alegría de la Virgen y de toda la Iglesia, rezamos el Regina Coeli.

V. Reina del Cielo, alégrate;

R. ¡Aleluya!

V. Porque el que mereciste llevar en tu seno;

R. ¡Aleluya!

V. Resucitó como dijo;

R. ¡Aleluya!

V. Ruega por nosotros a Dios;

R. ¡Aleluya!

V. Gózate y alégrate, Virgen María, aleluya;

R. Porque resucitó, en verdad, el Señor, aleluya.

¡Oh, Dios!, que te dignaste alegrar al mundo por la Resurrección de tu Hijo, Nuestro Señor Jesucristo; concédenos, te rogamos, que por la mediación de la Virgen María, su Madre, alcancemos los gozos de la vida eterna. Por el mismo Jesucristo, Nuestro Señor.  Amén.

Catecismo

                LAS BIENAVENTURANZAS

232. ¿Cuántas son las bienaventuranzas? 

- Las bienaventuranzas son ocho: 

Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán la tierra.

Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán hartos.

Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.

Bienaventurados los pacíficos, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

Bienaventurados los que padecen persecución a causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

    Último pensamiento del día

Jesús, José y María, os doy el corazón y el alma mía.

Jesús, José y María, asistidme en mi última agonía.

Jesús, José y María, en Vos descanse en paz el alma mía.

   TRES AVEMARÍAS.

Catecismo

       LA ORACIÓN (2558-27581)

284. ¿Qué es orar? 

- Orar es hablar con Dios, nuestro Padre celestial, para alabarle, darle gracias y pedirle toda clase de bienes.

285. ¿Tenemos obligación de orar? 

- Tenemos obligación de orar porque Jesucristo nos lo manda, y porque la oración es el medio ordinario para alcanzar la gracia y los beneficios de Dios.

286. ¿Cómo hemos de orar? 

- Hemos de orar con atención, humildad, confianza y perseverancia.

287. ¿Cuál es la oraci6n más excelente?

- La oración más excelente es el Padrenuestro, que nos enseñó el mismo Jesucristo, porque en ‚l pedimos todo lo que podemos desear.

288. ¿Debemos invocar a Dios como Padre? 

- Debemos invocar a Dios como Padre porque nos lo ha revelado el Hijo de Dios hecho hombre, en quien, por el bautismo, nos hacemos hijos adoptivos de Dios.

289. ¿Qué pedimos al decir "santificado sea tu Nombre”?

- Al decir "santificado sea tu nombre" pedimos la gloria de Dios y la salvación de los hombres; que Dios sea conocido y amado por nosotros y por todos los hombres.

290. ¿Qué pedimos al decir: “venga a nosotros tu Reino”? 

- Al decir "venga a nosotros tu Reino" pedimos el crecimiento del Reino de Dios en nosotros y en el mundo y la venida gloriosa del Reino de Dios al final de los tiempos para siempre.

291. ¿Qué pedimos al decir: “hágase tu voluntad”? 

- Al decir "hágase tu voluntad" pedimos al Padre, en unión con Jesucristo, que se realice en nosotros y en el mundo su plan de salvación.

292. ¿Qué pedimos al decir: “danos hoy nuestro pan de cada día”?

- Al decir "danos hoy nuestro pan de cada día" pedimos el alimento terrenal y también el Pan de Vida,  que son la Palabra de Dios y el Cuerpo de Cristo, alimento de nuestras almas.

293. ¿Por qué decimos: "perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden”? -Decimos "perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden" para implorar la misericordia de Dios, que vendrá sobre nosotros, si perdonamos a los que nos ofenden con el ejemplo y la ayuda de Cristo.

294. ¿Qué pedimos al decir: “no nos dejes caer en la tentación” ?

- Al decir "no nos dejes caer en la tentación" pedimos al Señor que nos aparte de todo pecado y nos conceda el don de sabiduría y fortaleza, la gracia de la vigilancia y la perseverancia final.

295. ¿Qué pedimos al decir: “líbranos de­ mal”? 

- Al decir “librarlos del mal" pedimos a Dios, junto con la Iglesia que se manifieste la victoria de Cristo sobre Satanás que se opone personalmente a Dios y a su plan de salvación.  Con el "Amén" final expresamos nuestro deseo sobre las siete peticiones, Así sea".





 Aplicaciones didácticas 

Atrás





| Formación: Jesús en el TemploOtros: Vida de Jesús pequeños |

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)