¡Fuera los Alpes!

    ¡FUERA LOS ALPES!

    Napoleón estaba reunido con sus mejores generales. Sobre una gran mesa tenía extendido el mapa de Europa. Estudiaba la ruta que debía seguir su ejército para conquistarla. De pronto alguien le hizo notar que los Alpes cortaban el paso de sus soldados y de sus cañones. Napoleón reflexionó unos instantes. Todos guardaban silencio. De repente, contestó sin inmutarse: “Entonces, ¡fuera los Alpes!”. Y en una región donde caminar era imposible, trazó la célebre ruta del Simplón.

    Tú y yo, también tenemos obstáculos para conquistar la amistad con Jesucristo: Tus Alpes y los míos son la pereza, la desgana, la comodidad, pensar sólo en nosotros, la debilidad, el desánimo, la cobardía de los que llevan una vida cómoda. Son cadáveres. Cosas muertas. Desprécialos. Con ellos sólo conseguirás una vida estéril y triste. Ten la bravura de apartarlos de tu camino. Lucha con heroísmo. Rebélate. No te dejes dominar. No seas débil. “No pierdas tus energías y tu tiempo, que son de Dios, apedreando los perros que te ladren en el camino. Desprécialos” (Camino, n. 14).

    Miguel Ángel Cárceles. La aventura de acercarse a Dios. Juvenil Mundo Cristiano.







 

SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

           Objetivo.- Aprender a vencer las dificultades.
 

         Actividades.-
 

    1. Sacar por impresora el texto y hacer copias para todos los alumnos.
 

    2. Los chicos van leyendo en voz alta el texto y el profesor comprueba la comprensión.
 

    3. Se forman equipos y contestan a estas preguntas:
 

        a) ¿Qué dificultad tuvo que superar Napoleón?

        b) ¿Qué ruta siguió Napoleón para cruzar los Alpes?

        c) Escribir los obstáculos que se suelen presentar para conquistar la amistad con Jesús?

        d) ¿Qué harías para vencer estos obstáculos?

    4. Escribir en la pizarra las contestaciones a la pregunta d)




    Oraciones.-

    BENDITA SEA TU PUREZA

    Pídele muchas veces a la Virgen la pureza de pensamientos, palabras y obras en tu vida.

    Bendita sea tu pureza, y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A Ti celestial Princesa, Virgen Sagrada,  María, te ofrezco desde este día, alma, vida y corazón. Mírame con compasión. No me dejes, Madre mía, Amén.

    Catecismo.

    CREACIÓN DEL HOMBRE Y DE LA MUJER (355-395)

    32. ¿Qué es el hombre?

    -El hombre es un ser racional y libre, compuesto de alma y cuerpo, creado por Dios a su imagen y semejanza.

    33. ¿De quién recibimos el alma?

    -El alma la recibimos de Dios, que la ha creado de la nada para unirla al cuerpo.

    34. ¿Cómo es nuestra alma?

    -Nuestra lama es espiritual e inmortal, dotada de entendimiento y voluntad.

    35. ¿De quién recibimos el cuerpo?

    -El cuerpo lo recibimos de Dios, por medio de nuestros padres.

    36. ¿Para qué ha creado Dios a los hombres?

    -Dios ha creado a los hombres para que le amemos y obedezcamos en la tierra y seamos felices con Él en el cielo.

    37. ¿Los cristianos somos hijos de Dios?

    -Los cristianos somos hijos adoptivos de Dios por la gracia.


| Página principal | Valores |

Vida cristiana | Anterior |

 Siguiente | Arriba |
 

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999

Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)

| Artículo: La madre encubridoraOtros: Familia