Los tres cerditos

    LOS TRES CERDITOS

    Éranse una vez tres cerditos que querían construir sus propias casitas. Cada uno eligió su lugar en un claro del bosque donde hacer la  construcción. El primer cerdito vio que había por allí algo de paja y pensó: “Será fácil construir mi casita con esa paja.” Y eso es precisamente lo que hizo.

    El segundo cerdito halló unas cuantas maderas, y pensó: “Con estas maderas me podré construir una bonita casa.” Y se puso a trabajar.

    El tercer cerdito se quedó pensando largo rato. Al final, decidió que lo mejor sería hacer su casa de ladrillo. Le costaría más trabajo, pero también le quedaría mejor. Así, trabajó duramente haciendo sus ladrillos y construyendo su casita.

    Al cabo de cierto tiempo, y cuando todas las casas estaban ya terminadas, apareció un lobo muy grande y muy, muy malo. Se detuvo ante la casita de paja y gritó: “Cerdito, cerdito, ¡déjame pasar un ratito!.” El cerdito se asustó muchísimo, y le respondió: “No, no. No pienso dejarte pasar.”

    Entonces el lobo se enfadó mucho y dijo: “Soplaré muy fuerte, hasta dejarte sin casa.” Y el lobo sopló y sopló... hasta que la casa voló por los aires y el pobre cerdito salió corriendo a toda velocidad hasta llegar a la casita de madera, donde se refugió.

    A continuación, el lobo se acercó a la casita hecha de madera. “Cerditos, cerditos, ¡dejadme pasar un momentito!.” Los cerditos contestaron: “No, no, de ninguna manera, que nos quieres comer.” El lobo se enfadó todavía más y dijo: “Pues ahora soplaré con todas mis fuerzas, y ¡ya veréis!.” Así que el lobo sopló y sopló, hasta que la casa salió volando. Los cerditos escaparon justo a tiempo, y se refugiaron en la casa de ladrillo.

    Entonces el lobo fue a la casa de ladrillo. “Cerditos, cerditos, ¡dejadme pasar un momentito!.” Los cerditos contestaron: “No, no, de ninguna manera, que nos quieres comer.” El lobo se enfadó todavía más y dijo: “¡Pues ahora soplaré, soplaré y vuestra casa derribaré!.” Pero no sopló lo suficiente, la casa de ladrillo era demasiado fuerte y no pudo echarla abajo.

    Entonces, el lobo decidió entrar por la chimenea, pero los tres cerditos estaban ya preparados y habían puesto en el hogar una enorme olla de agua hirviendo. El lobo cayó dentro de la olla, y lanzando un  alarido, se fue corriendo hacia el bosque. Desde entonces, no ha vuelto a molestar a ningún cerdito.

    Los dos cerditos que se habían quedado sin casita, decidieron construir otras nuevas, pero de ladrillo, por si acaso.

 

            SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

            Objetivo.- Valorar el trabajo bien hecho aunque cueste más esfuerzo y sacrificio.

          Contenido.-

Voluntad


   
La voluntad nos hace realizar cosas por encima de las dificultades, los contratiempos y el estado de ánimo.


    La voluntad es la capacidad de los seres humanos que nos mueve a hacer cosas de manera intencionada, por encima de las dificultades, los contratiempos y el estado de ánimo.

    Todo nuestro actuar se orienta por todo aquello que aparece bueno ante nosotros, desde las actividades recreativas hasta el empeño por mejorar en nuestro trabajo, sacar adelante a la familia y ser cada vez más productivos y eficientes. En base a este punto, podemos decir que nuestra voluntad opera principalmente en dos sentidos:

    - De manera espontánea cuando nos sentimos motivados y convencidos a realizar algo, como salir a pasear con alguien, iniciar una afición o pasatiempo, organizar una reunión, asistir al entrenamiento...

    - De forma consciente cada vez que debemos esforzarnos a realizar las cosas: terminar el informe a pesar del cansancio, estudiar la materia que no nos gusta o dificulta, recoger las cosas que están fuera de su lugar, levantarnos a pesar de la falta de sueño, etc. Todo esto representa la forma más pura del ejercicio de la voluntad, porque llegamos a la decisión de actuar contando con los inconvenientes.

    No es de sorprenderse que en muchas ocasiones algo que iniciamos con gusto, al poco tiempo -sea por dificultades o rutina- se convierta en un verdadero reto. En este punto nos enfrentamos a la disyuntiva: abandonar o continuar.

    Con relativa facilidad podemos dejarnos llevar por el gusto dejando de hacer cosas importantes; esto se aprecia fácilmente cuando vemos a un joven que dedica horas y horas a practicar un deporte, cultivar una afición o a salir con sus amigos, por supuesto, abandonando su estudio; en los muchos arreglos del hogar o en la oficina que tienen varios días o semanas esperando atención: el desperfecto en el contacto de luz; el pasto crecido; ordenar el archivero, los cajones del escritorio, o los objetos y papeles sobre el mismo...

    Como podemos ver la intención no basta, como tampoco el saber lo que debemos hacer. La voluntad se manifiesta "haciendo". No por nada se ha dicho que "obras son amores y no buenas razones".

    Se nota claramente una falta de voluntad cada vez que retrasamos el inicio de una labor; en nuestras actividades, cuando damos prioridad a aquellas que son más fáciles en lugar de las importantes y urgentes o siempre que esperamos a tener el ánimo suficiente para actuar. La falta de voluntad tiene varios síntomas y nadie escapamos al influjo de la pereza o la comodidad, dos verdaderos enemigos que constantemente obstruyen nuestro actuar.

    Podríamos comparar a la voluntad con cualquiera de los músculos de nuestro cuerpo, estos últimos se hacen más débiles en la medida que dejan de moverse. Lo mismo ocurre con la voluntad: cada situación que requiere esfuerzo es una magnífica oportunidad para robustecerla, de otra forma, se adormece y se traduce en falta de carácter, irresponsabilidad, pereza, inconstancia...

    Todos conocemos -al menos- a una persona que se distingue por su fuerza de voluntad: el padre de familia que cada día se levanta a la misma hora para acudir a su trabajo; la repetición de las labores domésticas de la madre; el empresario que llega antes y se va después que todos sus empleados; quienes dedican un poco más de tiempo a su trabajo y así no dejar pendientes; el deportista que practica horas extras... Cada uno de ellos no sólo asume su responsabilidad, lucha una y otra vez todos los días por cumplir y perfeccionar su quehacer cotidiano, lo distinto en ellos es la continuidad y la perseverancia, su voluntad esta capacitada para hacer grandes esfuerzos por períodos te tiempo más largos.

    Esta decisión que se requiere para hacer las cosas debe ser realista, inmediata y en algunos casos programada, de nada sirve esperar "el lunes", "el próximo mes" o el "inicio de año", generalmente son buenos propósitos que se quedan para cuando tengamos mejor disposición o se presenten circunstancias más favorables.

    Pese a los modelos que personifican una fuerza de voluntad a toda prueba frente a condiciones severamente adversas (digamos en la televisión o el cine), la voluntad se fortalece en las pequeñas cosas de nuestra vida cotidiana, normalmente en todo aquello que nos cuesta trabajo pero al mismo tiempo consideramos poco importante.







 

    Conviene ahora reflexionar detenidamente en cuatro aspectos que nos ayudarán a tener una voluntad firme:

    - Control de nuestros gustos personales: Levántate a la hora prevista y sin retrasos (por eso siempre tienes prisa, te pones de mal humor y llegas tarde); come menos golosinas o deja de estar probando cosas todo el día; piensa en una actividad concreta para el fin de semana, y así no estar en estado de reposo todo el tiempo; tus obligaciones y responsabilidades no son obstáculo para las relaciones sociales, organiza tu tiempo para poder cumplir con todo; haz lo que debes hacer sin detenerte a pensar si es de tu gusto y agrado.

    - Perfección de nuestras labores cotidianas: Establece una agenda de trabajo por prioridades, esto te permite terminar a tiempo lo que empezaste; revisa todo lo que hagas y corrige los errores; guarda o acomoda las cosas cuando hayas terminado de usarlas; si te sobra tiempo dedícalo a avanzar otras tareas.

    - Aprendizaje de cosas nuevas: Infórmate, estudia y pon en práctica las nuevas técnicas y medios que hay para desempeñar mejor tu trabajo; inscríbete a un curso de idiomas; aprende a hacer reparaciones domésticas; desarrolla con seriedad una afición: modelismo, guitarra, etc.

    - Hacer algo por los demás: En casa siempre hay algo que hacer: disponer la mesa, limpiar y acomodar los objetos, ir a comprar víveres, cuidar a los hijos (o los hermanos, según sea el caso), recoger nuestras prendas, etc.; evita poner pretextos de cansancio, falta de tiempo u ocupaciones ficticias para evitar colaborar; haz lo necesario para llegar puntual a tus compromisos, así respetas el tiempo de los demás. En todos los lugares que frecuentas se presentan muchas oportunidades, ¡decídete!

    Una voluntad férrea se convierte a la vez en escudo y arma para protegernos de los vicios, miles de personas han caído en la dependencia y en la aniquilación de su dignidad por no haberse negado aquella primera vez, dando rienda suelta a una felicidad ficticia; algunos de ellos no pudieron evitar las malas compañías por temor a la critica y la soledad, aún sabiendo que no resultaría nada bueno, o posiblemente creyendo poder tener la voluntad de dejarlo después... Lo mismo ocurre si se frecuenta a personas con poco sentido de la moral, las buenas costumbres y los valores humanos.

    La voluntad es el motor de los demás valores, no sólo para adquirirlos sino para perfeccionarlos, ningún valor puede cultivarse por sí solo si no hacemos un esfuerzo, pues todo requiere pequeños y grandes sacrificios realizados con constancia.

Con autorización de:    www.encuentra.com

            Actividades.- 

            1. Sacar por impresora el texto “Los tres cerditos” y hacer fotocopias para cada alumno.

            2. Que los alumnos lo lean individualmente y contesten a estas preguntas:

                        a) ¿Qué cuesta más trabajo hacer la casa de paja, de madera o de ladrillo?

                        b) ¿Por qué se enfadó el lobo?

                        c) ¿Por qué se cayeron las casa de paja y madera?

                        d) ¿Por qué no se cayó la casa de ladrillos?

                        e) ¿Qué nos enseña este cuento?

                        f) ¿En qué puedo mejorar mi trabajo actual que es el estudio?

            3. Puesta en común con las contestaciones y hacer un listado de las respuestas a la pregunta f).




| Página principal | Valores |

V. humanos para los pequeños |

 Arriba | Anterior  | Siguiente |


®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999

Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)

| Formación: Dios ha creado a los ángelesOtros: Religión mayores |