Gavillas de trigo

    Gavillas de trigo

    En el libro de texto de la asignatura de Lengua Francesa que estudié en el bachillerato estaba narrada la siguiente fábula: “Dos hermanos poseían unas tierra. Uno estaba casado con varios hijos. El otro era soltero. Aquellas tierras eran buenas para el trigo. Los dos hermanos trabajaban en su campo, ya fuera arando, sembrando o haciendo la recolección.

    Un año, cuando llegó la época de la cosecha, , los dos hermanos se repartieron el trigo cosechado. Hicieron dos montones de gavillas de trigo. Cada montón con el mismo número de gavillas: cien.

    Por la noche el hermano soltero se dijo a sí mismo: el reparto es justo, pero mi hermano está casado y tiene que alimentar a sus hijos. Yo estoy solo, y por tanto necesito menos para vivir.

    Decidió ir esa misma noche al campo, y de su montón pasó al de su hermano 20 gavillas.

    Aquella misma noche, el hermano casado pensaba lo siguiente: es reparto es justo, pero mi hermano está solo y necesita más dinero para poder pagar la lavandería, la mujer que cuida de su casa, el restaurante donde come, etc. Yo puedo pasar con menos porque mis hijos ya trabajan y ganan dinero.

    También este hermano decidió ir al campo: de su montón pasó al de su hermano soltero 20 gavillas.

    Al día siguiente los dos hermanos se quedaron asombrados al ver los dos montones con el mismo número de gavillas.

    La operación del traspase de gavillas se repitió en noches sucesivas, hasta que una noche ambos hermanos se encontraron en pleno intercambio de gavillas.

    Ni que decir tiene que la fábula termina con abrazos y emoción. La caridad nos lleva a pensar en el bien de los demás, con olvido de uno mismo.

    Jesús Azcárate.   Para seguir avanzando. Juvenil Mundo Cristiano. Nº 76.

 





    SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

            Objetivo.- La caridad nos lleva a pensar en el bien de los demás.

         Contenido.-

Bondad


   
La bondad perfecciona a la persona porque sabe dar y darse sin temor a verse defraudado, transmitiendo aliento y entusiasmo a quienes lo rodean.

    En ocasiones el concepto de bondad es confundido con el de debilidad. A nadie le gusta ser "el buenito" de la oficina, de quien todo el mundo se aprovecha. Bondad es exactamente lo contrario, es la fortaleza que tiene quien sabe controlar su carácter, sus pasiones y sus arranques para convertirlos en mansedumbre.

    La bondad es una inclinación natural a hacer el bien, con una profunda comprensión de las personas y sus necesidades, siempre paciente y con ánimo equilibrado. Este valor, por consiguiente, desarrolla en cada persona la disposición para agradar y complacer en justa medida a todas las personas y en todo momento.

    ¿En qué momentos nos alejamos de una actitud bondadosa? Es muy sencillo apreciarlo en las actitudes agresivas que se adoptan con los malos modales y la manera de hablar, a veces con palabras altisonantes, con la razón de nuestra parte o sin ella; la indiferencia que manifestamos ante las preocupaciones o inquietudes que tienen los demás, juzgándolas de poca importancia o como producto de la falta de entendimiento y habilidad para resolver problemas. ¡Qué equivocados estamos al considerarnos superiores! Al hacerlo, nos convertimos en seres realmente incapaces de escuchar con interés y tratar con amabilidad a todos los que acuden a nosotros buscando un consejo o una solución.

    Equivocadamente, nuestro ego puede regocijarse cuando alguien comete un error a pesar de las advertencias, casi saboreando aquellas palabras de: "no quiero decir te lo dije, pero... te lo dije", y nos empeñamos en poner "el dedo en la llaga", insistiendo en demostrar lo sabios que son nuestros consejos; seguramente todo esto sale sobrando, pues la persona ya tiene suficiente con haber reconocido su error y quizá en ese momento esta afrontando las consecuencias.

    La bondad no se detiene a buscar las causas, sino a comprender las circunstancias que han puesto a la persona en la situación actual, sin esperar explicaciones ni justificación y en procurar el encontrar los medios para que no ocurra nuevamente. La bondad tiene tendencia a ver lo bueno de los demás, no por haberlo comprobado, sino porque evita enjuiciar las actitudes de los demás bajo su punto de vista, además de ser capaz de "sentir" de alguna manera lo que otros sienten, haciéndose solidario al ofrecer soluciones .

    Una persona con el ánimo de "exaltar" su bondad, puede subrayar constantemente "lo bueno que ha sido", "todo lo que ha hecho por su familia", "cuánto se ha preocupado por los demás" y eso por supuesto no es bondad. La bondad es generosa y no espera nada a cambio. No necesitamos hacer propaganda de nuestra bondad, porque entonces pierde su valor y su esencia. El hacernos pasar por incomprendidos a costa de mostrar lo malos e injustos que son los demás, denota un gran egoísmo. La bondad no tiene medida, es desinteresada, por lo que jamás espera retribución. Podemos añadir que nuestro actuar debe ir acompañado de un verdadero deseo de servir, evitando hacer las cosas para quedar bien... para que se hable bien de nosotros.

    El ser bondadoso tampoco equivale a ser blando, condescendiente con la injusticia, o indiferente ante lo que esta bien o esta mal en las actitudes y palabras de quienes nos rodean, por el contrario, sigue siendo enérgico y exigente, sin dejar de ser comprensivo y amable. Del mismo modo, jamás responde con insultos y desprecio ante quienes así lo tratan, por el dominio que tiene sobre su persona, procura comportarse educadamente a pesar del ambiente adverso.
    La bondad, como hemos visto, va más allá que un simple ofrecimiento de cosas materiales en condiciones precarias, para fomentar este valor en nuestra vida podemos considerar que debemos:

    - Sonreír siempre
    - Evitar ser pesimistas: ver lo bueno y positivo de las personas y circunstancias
    - Tratar a los demás como quisiéramos que nos trataran: con amabilidad, educación y respeto.
    - Corresponder a la confianza y buena fe que se deposita en nosotros.
    - Ante la necesidad de llamar fuertemente la atención (a los hijos, un subalterno, etc.), hacer a un lado el disgusto, la molestia y el deseo de hacer sentir mal al interesado: buscar con nuestra actitud su mejora y aprendizaje.
    - Visitar a nuestros amigos: especialmente a los que están enfermos, los que sufren un fracaso económico o aquellos que se ven afectados en sus relaciones familiares.
    - Procurar dar ayuda a los menesterosos, sea con trabajo o económicamente.
    - Servir desinteresadamente.

    El valor de la bondad perfecciona a la persona que lo posee porque sus palabras están cargadas de aliento y entusiasmo, facilitando la comunicación amable y sencilla; sabe dar y darse sin temor a verse defraudado; y sobre todo, tiene la capacidad de comprender y ayudar a los demás olvidándose de sí mismo.

Con autorización de:    www.encuentra.com

         Actividades.- 

  1. Hacer fotocopias de este texto para todos los alumnos.
  2. Ir leyendo el texto en voz alta y comprobar la comprensión.
  3. Cada alumno contesta a estas preguntas:

        a) ¿Cuántas gavillas de trigo tenían cada uno?

        b) ¿Qué pensaba el soltero? 

        c) ¿Qué pensaba el casado?

        d) ¿Qué decidieron los dos hermanos?

        e) ¿Cómo acaba la fábula?

  1. Puesta en común leyendo las contestaciones de varios alumnos.




 Aplicaciones didácticas 

Atrás





Vídeo: La familia


Otros: Madres valientes

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)