Obstáculos de la formación

    Obstáculos de la formación del carácter

    La formación del carácter tiene un  crecido número de obstáculos, y no es raro que muchos jóvenes tropiecen con ellos y echen a perder su carácter.

    Uno de estos obstáculos, como ya has podido ver, es el temor que de continuo te acosa: “Bien; yo tengo mis principios sólidos en esta cuestión; pero si los sigo, ¿qué dirán los demás?” Quien no hace sino correr en pos del beneplácito de los hombres, de sus favores, y por ello está dispuesto a negar los principios, de antemano aceptados, es muy natural que nunca llegue a formarse un carácter firme. El joven de carácter no se preocupa del juicio que sus obras merezcan a los hombres, sino del fallo que sobre ellas emita su propia conciencia. ¡Qué espectáculo más triste, por ejemplo, el de aquellos jóvenes que “por amor a la sociedad”, mejor dicho,  por temor a los hombres, sostienen conversaciones, hacen cosas, a las que su alma honrada vuelve las espaldas cuando están a solas y no sienten la nefasta influencia del respeto humano!

    Otro obstáculo del carácter son las fuerzas desordenadas de nuestro interior; y es un contrasentido hablar de carácter, mientras no hayamos puesto en orden este bosque salvaje personal. En el alma de cada joven hay una o dos pasiones grandes, fuertes; hay algunos vicios que la dominan. Descubrir estas pasiones y tenerlas a raya, he aquí el camino seguro de la formación del carácter. No pierdas el tiempo en la extirpación de faltas pequeñas. Sujeta la pasión dominante; después vencerás con facilidad las restantes. En este joven, por ejemplo, el vicio capital es la comodidad,  que huye del trabajo con espanto y terror; en otro, es la gula exagerada; en un  tercero, la charla continua; en el de más allá, la ira precipitada, o el amor propio exagerado, la testarudez. Todos estos defectos son otros tantos focos de rebeldía en el reino de tu alma. Si no los vences a tiempo, si no los encadenas ahora, muy mal te saldrá más tarde la partida.

    Tihamer Toth. El joven de carácter. Atenas.

    SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

            Objetivo.- Vencer el “qué dirán” y las pasiones dominantes.

        Contenido.-

Respetos humanos


   
Se debe decir la verdad superando el temor al qué dirán...

    Textos de la Iglesia

    4592 ¡Oh, maldito respeto humano, qué de almas arrastra al infierno! (SANTO CURA DE ARS, Sobre el respeto humano).

    4593 ¿Sabéis cuál es la primera tentación que el demonio presenta a una persona que ha comenzado a servir mejor a Dios? Es el respeto humano. (SANTO CURA DE ARS, Sermón sobre las tentaciones).

    4594 Convéncete de que el ridículo no existe para quien hace lo mejor. (San Josemaría ESCRIVÁ DE BALAGUER, Camino, n. 392).

    4595 Ríete del ridículo.—Desprecia el qué dirán. Ve y siente a Dios en ti mismo y en lo que te rodea.—Asi acabarás por conseguir la santa desvergüenza que precisas, ¡oh paradoja! para vivir con delicadeza de caballero cristiano. (San Josemaría ESCRIVÁ DE BALAGUER, Camino, n. 390).

    4596 No eres más santo cuando te alaban, ni más vil si te desprecian. Lo que eres, eso eres: ni se puede decir más de ti de lo que Dios sabe que eres. Si miras lo que eres dentro de ti, no tendrás cuidado de lo que de fuera hablan de ti. El hombre ve lo de fuera; Dios el corazón (I Sam 16, 7). El hombre considera las obras, y Dios pesa las intenciones.(Imitación de Cristo, II, 6.3).







 

    4597 Tenéis el sacramento de la Confirmación, por el cual quedáis convertidos en otros tantos soldados de Jesucristo, que valerosamente sientan plaza bajo el estandarte de la cruz, que jamás deben ruborizarse de las humillaciones y oprobios de su Maestro, que en toda ocasión deben dar testimonio de la verdad del Evangelio. Y no obstante, ¿quién lo dijera?, se hallan entre vosotros yo no sé cuántos cristianos que por respeto humano no son capaces de hacer públicamente sus actos de piedad; que quizás no se atreverían a tener un crucifijo en su cuarto o una pila de agua bendita a la cabecera de su cama; que se avergonzarían de hacer la señal de la cruz antes y después de la comida, o se esconden para hacerla. ¿Veis, por consiguiente, cuán lejos estáis de vivir conforme vuestra religión os exige? (SANTO CURA DE ARS, Sobre el misterio).

    4598 ¡Oh, Señor mío, que si de veras lo conociésemos no se nos daría nada de nada, porque dais mucho a los que se quieren fiar de Vos! (SANTA TERESA, Camino de perfección, 29, 3).

    4599 Aquel que después de ser menospreciado deja de hacer el bien que hacia, da a entender que actúa por el aplauso de los hombres; pero si en cualquier circunstancia hacemos el bien a los demás, tendremos una grandísima recompensa. (S. JUAN CRISÓSTOMO, en Catena Aurea, val. Il, p. 43).

    4600 Piensa lo que te plazca de Agustín, con tal de que la conciencia no me acuse delante de Dios. (S. AGUSTÍN, Contra Secundino, 1).

Con autorización de:    www.encuentra.com

         Actividades.- 

1.El profesor lee el texto y explica su contenido.

         2. Cada alumno contesta individualmente a estas preguntas:

            a) ¿En qué consiste el “qué dirán”?

            b) ¿Qué otros obstáculos suelen presentarse?

            c) ¿Señala varios vicios que pueden tener algunos jóvenes?

            d) ¿Qué hacer para dominar los vicios dominantes?

3.Varios alumnos leen las contestaciones




| Página principal | Valores |

V. humanos para los mayores |

Arriba | Anterior  | Siguiente |


®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999

Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)

| Vídeo: San Ignacio de Loyola | Otros: Patronos de la JMJ