El padre Anchieta perdido en la selva

    El padre Anchieta, perdido en la selva  

    El padre Anchieta, religioso de la Compañía de Jesús fue famoso misionero en las tierras del Brasil.
Un día, andando por la selva, se perdió en ella. Por más vueltas y pesquisas que daba en la espesura del bosque no encontraba el camino por donde tenía que ir. Después de bastante caminar, encontró a un anciano. Este, al ver al misionero, le dijo: "Ven pronto, que hace tiempo que te espero". Sorprendido el padre Anchieta ante aquella revelación, le dijo: "¿Cómo así?" El anciano le contestó: "Yo anhelo el camino recto y la felicidad después de la muerte". El padre le examinó y comprobó que era pagano, pero que había vivido rectamente, cumpliendo los preceptos del derecho natural.

    El padre Anchieta le instruyó brevemente en las verdades fundamentales de la religión católica. Pero al ir a bautizarlo, no encontró ningún manantial de agua. Entonces recogió el rocío de las hojas de los árboles y bautizó al anciano. Le puso por nombre Adán. Su alma se iluminó con la hermosura de la gracia santificante.
El anciano murió en seguida de recibir el Bautismo, dando gracias a Dios por aquel tan gran beneficio.
   



Sugerencias metodológicas:

   Objetivo: Comprender los efectos del sacramento del Bautismo.

    Contenido:

    Jesús dijo a aun apóstoles: "Id, pues, enseñad a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo". (Mateo. 28.)

    Por el Bautismo recibimos la gracia, ese maravilloso don divino con que nuestra alma queda transformada en una hermosura deslumbrante. El bautismo nos lava del pecado original y de todos los pecados personales cometidos, nos hace hijos de Dios, herederos del Cielo y miembros de la Iglesia.

    El Bautismo se administra arrojando agua natural sobre la cabeza del niño o persona, teniendo intención de bautizar y diciendo al mismo tiempo: «Yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo».
En caso de urgencia, puede bautizar cualquier hombre o mujer que tenga uso de razón.

   Actividades:

    1. Leer esta anécdota y explicar el Contenido.

    2. Contestar individualmente a estas preguntas:

         a) ¿Dónde estaba el padre Anchieta?

         b) ¿Qué le pasó en la selva?

         c) ¿Qué le pidió el anciano?

         d) ¿Cómo bautizó al anciano?

         e) ¿Dónde fue el anciano después de morir?

    3. Varios chicos leen sus respuestas.

    Norma de conducta:

    Rogaré a Dios por la conversión de los paganos, para que se bauticen y glorifiquen a Dios.


Reproducido con autorización de:  www.encuentra.com





 Aplicaciones didácticas 

Atrás





Artículo: Relaciones familiares estables

Otros: Familia

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)