El profeta Elías y la lluvia

    El profeta Elías y la lluvia
    Por Gabriel Marañón Baigorrí

    El profeta Elías era de elevada estatura, con cabello y barba hirsutos. Un día se presentó ante el rey Acab y con gran valentía le habló: "Vive Yavé, Dios de Israel, a quien sirvo, que no habrá en estos años ni rocío ni lluvia sino por mi palabra". Y es que el rey Acab había matado a todos los sacerdotes del Señor.
Elías desapareció y fue a ocultarse a una cueva. Milagrosamente le traían los cuervos comida y bebía agua de un arroyo cercano a la cueva.

    Jezabel, esposa del rey, odiaba al profeta, deseaba su muerte. El rey mandó detener a Elías, pero no lo encontraron.
Como no llovía, empezó una terrible sequía. Las plantas se secaron y comenzó a reinar el hambre por aquella región. Las palabras del profeta empezaron a cumplirse.

    Pasaron tres años y por orden del Señor se presentó el profeta Elías ante el rey. Este le dijo: "tienes alborotado a Israel". El profeta le contestó: "Yo no soy el que ha alborotado a Israel, sino tú y la casa de tu padre, que habéis despreciado los mandamientos del Señor y seguido a los Baales". El rey se acobardó ante el valor de aquel hombre. Elías le dijo: "Junta al pueblo de Israel en el monte Carmelo y a los cuatrocientos profetas de Baal y a los cuatrocientos de Jezabel". El rey obedeció. Elías, a la vista de todos ordenó que se matara un buey para sacrificarlo sobre la leña y sin fuego y que invocaran primero los sacerdotes de Baal a su dios pidiendo fuego para el sacrificio, y el profeta dijo: "Yo Invocaré el nombre de mí Señor. Aquel quien hubiera escuchado enviando el fuego, sea tenido por el verdadero Dios".

    Los falsos profetas invocaron a su dios Baal durante todo el día y no consiguieron el fuego. Ellas entonces mandó construir un altar, colocó en él el buey descuartizado, derramó doce cántaros de agua sobre la leña y levantó los brazos al Cielo, invocó a Dios pidiendo su ayuda. De repente, bajó fuego del Cielo y destruyó el buey y la leña húmeda, las piedras y consumió toda el agua. Admirados todos de aquel prodigio, exclamaron: -¡Yavé es Dios, Yavé es Dios! "
    Mandó Ellas que todos los falsos profetas fueran degollados. Y así se hizo.

    Pero la lluvia faltaba. Y el día era espléndido y caluroso y el sol brillaba con toda su fuerza. Ellas dijo al rey Acab: "Sube a comer y a beber, porque ya suena gran ruido de lluvia"

    Elías subió a la cumbre del monte Carmelo y se postró en tierra, poniendo el rostro entre las rodillas.             Necesitaba orar a Dios. Una de las veces le dijo su criado: "Veo una nubecilla como la palma de la mano". En esto, se cubrió el cielo de nubes, sopló el viento y empezó a caer la lluvia en gran abundancia.

    La oración del profeta Elías había sido escuchada. Y Dios libró a aquella región de la terrible sequía que padecían sus habitantes.

    Sugerencias metodológicas:

   Objetivo: Pedir ayuda en la oración para que nos libre del pecado.

    Contenido:

    En el Padrenuestro pedimos a Dios nos libre de todo mal, especialmente del pecado, que es el mayor mal que puede tener el hombre.

    Hay también otros males de muchas clases, como enfermedades, angustias de la vida, falta de lo necesario para vivir, cortedad de entendimiento. De todos estos males pedimos a Dios que nos libre, pues Dios es nuestro Padre y en el momento que convenga El nos ayudará a salir de nuestro dolor.





    Actividades:

    1. El profesor lee esta historia y explica el Contenido.

    2. Cada alumno contesta a estas cuestiones:

         a) ¿Por qué Dios no enviaba la lluvia?

         b) ¿Cómo demostró Elías que Yavé es el verdadero Dios?

         c) ¿Qué hizo Elías para que lloviera?

         d) ¿Cómo podemos mejorar nuestra oración?

    3. Puesta en común  de la pregunta d).

    Norma de conducta:

    Pediré a Dios nos libre de todo mal del alma y del cuerpo.


Reproducido con autorización de:  www.encuentra.com





 Aplicaciones didácticas 

Atrás





| Formación: Para una buena confesiónOtros: Religión pequeños |

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)