Nehemías

    Nehemías

    Siendo el copero mayor del rey Artajerjes, se enteró de que Jerusalén era aún una ciudad abierta porque su muralla seguía en ruinas. Pidió permiso para ir a reconstruirla. Artajerjes le dio cartas para que se le facilitaran los trabajos. Apenas llegó a Jerusalén, por tres noches consecutivas recorrió la muralla en ruinas y preparó el proyecto.

    Convocó a las autoridades de la ciudad y les explicó el motivo de su venida a Jerusalén. Se entusiasmaron con el proyecto; se dividió la muralla en tramos y se encomendó la construcción de cada uno de ellos a grupos de familias.

    A ciertas personas influyentes de Samaria les disgustó que Jerusalén se fortificara e intentaron por todos los medios impedir la obra. Llegó la noticia a Nehemías de que preparaban un intentona para matar a los constructores y a él mismo. En muchos días, ni para dormir se quitaron los vestidos ni se desprendieron de las armas. Trabajando y vigilando se terminó la obra. Jerusalén volvió a ser una ciudad amurallada.

    Nehemías regresó al servicio de Artajerjes; pero acudió a Jerusalén de cuando en cuando para apoyar la reforma religiosa que Dios había encomendado a Esdras.

        (Esdras y Nehemías)

    (Texto adaptado por D. Samuel Valero. Biblia infantil. Editorial Alfredo Ortells, S.L. Valencia. página 142) 







 

    SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

    Objetivo.- Ser valiente ante las dificultades.

   Contenido.- Los que trabajaban en la reconstrucción de las murallas tuvieron que hacer frente a dificultades de todo tipo. La primera llegó de los pueblos de alrededor: Asdod por el este, Sanbalat y el ejército de Samaría al norte, los amonitas al oeste y los árabes en las zonas desérticas del sur se aliaron en contra de los habitantes de Jerusalén. La ciudad estaba totalmente rodeada. En esas circunstancias los judíos comenzaron a decir que estaban desanimados y sin fuerzas para construirla, tal vez intentando disuadir a sus enemigos de realizar un ataque. Pero después, al recibir más noticias de las asechanzas que se cernían sobre la ciudad, Nhemías dispuso sus efectivos para la defensa; y cuando se conjuró el peligro más inminente, dejó preparado un sistema capaz de reaccionar con prontitud ante cualquier agresión que se produjese. En una lectura espiritual del texto, aquellos constructores que tienen en una mano el instrumento de trabajo y en la otra la espada son imagen del cristiano que está llamado a edificar el Reino de Dios con obras de amor y caridad, y, al mismo tiempo, a defenderse mediante una lucha ascética constante de las asechanzas del enemigo.

        (Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Sagrada Biblia. Libros históricos. Página 1024. Nota 4, 1-17.)

    Actividades.- 

1. Cada alumno lee en voz baja el texto y contesta a estas preguntas:

             a) ¿Qué le pidió Nehemías a Artajerjes?

             b) ¿Qué hizo Nehemías al llegar a Jerusalén?

   c) ¿Cómo se construyó la muralla?

             d) ¿Quiénes se opusieron a su proyecto?

             e) ¿Qué hizo al final Nehemías?

2. Tres alumnos leen sus contestaciones. 




| Página principal | Valores |

Antiguo Testamento | Arriba |

Anterior | Siguiente |
 

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999

Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)

| Vídeo: El aborto, parte 1 | Otros: Desarrollo del feto