Gedeón

    Gedeón

    Los israelitas estuvieron andando errantes por el desierto durante más de cuarenta años. Por eso les resultó difícil adaptarse a la vida sedentaria de las ciudades. Tuvieron que aprender de nuevo los diversos oficios, así como las prácticas de la agricultura.

    Cuando los israelitas eran sometidos por sus enemigos se acordaban y retornaban a Dios pidiéndole ayuda, ayuda que les daba promoviendo o destacando algún humilde guerrero, al que ponía al frente del pueblo. Eran los llamados jueces.

    Uno de estos jueces fue Gedeón.

    Aunque al principio se resistió a la llamada de Dios, al final aceptó salir a combatir a los madianitas que estaban arruinando las cosechas de los israelitas, para lo que reclutó un numeroso ejército. Tan numeroso que Dios le dijo que lo redujera hasta que sólo quedaron trescientos guerreros.

    - Quiero que quede bien claro que la victoria será mía y no vuestra -les dijo Dios.

    Por la noche rodearon el campamento enemigo y entregó a cada uno de los guerreros una trompeta y un cántaro con una tea encendida dentro, precaución tomada para que no se viera la luz de las mismas. A una señal de Gedeón estrellaron los cántaros contra el suelo y tocaron las trompetas al tiempo que agitaban las antorchas. Los medianitas se despertaron espantados por estruendo y quedaron deslumbrados por el fulgor de las antorchas, sembrándose tal desconcierto que se atacaron entre sí y emprendieron la fuga en desbandada.

    Los madianitas ya no molestaron más al pueblo de Israel.

        (Jueces 7; 8)

    (Texto adaptado por D. Samuel Valero. Biblia infantil. Editorial Alfredo Ortells, S.L. Valencia. página 90) 







 

    SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

    Objetivo.- Ser valiente ante las dificultades y confiar en Dios.

   Contenido.- Una de las lecciones que el autor sagrado repite a lo largo del libro es que la salvación que el pueblo encontraba en las situaciones difíciles era debida a la intervención de Dios y no a las fuerzas de los que luchaban. Ahora se expresa esa enseñanza de modo gráfico: la tropa que Gedeón ha reclutado es demasiado numerosa y si triunfa podría pensar que era por méritos propios. Dios le pide que disminuya el número de gente hasta quedarse solamente con trescientos hombres. Con ellos, Gedeón alcanzaría una gran victoria, gracias al favor de Dios.
    Dios no llama a su servicio a los hombres más fuertes o a los que ofrecen más esperanza de poder humano, sino que elige los instrumentos que considera adecuados en cada momento para que se vea que la obra es suya: "Considerar si no, hermanos, vuestra vocación; porque no hay entre vosotros muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que Dios escogió la necedad del mundo para confundir a los sabios y Dios eligió la flaqueza del mundo, para confundir a los fuertes; escogió Dios a lo vil, a lo despreciable del mundo, a lo que es nada, para destruir lo que es, de manera que ningún mortal pueda gloriarse ante Dios". (1 Co 1,26-29).

    (Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Sagrada Biblia. Libros históricos. Página 166. Nota 7, 1-8. EUNSA. Pamplona.)

    Actividades.- 

1. Cada alumno lee en voz alta el texto y contesta a estas preguntas:

             a) ¿Qué tuvieron que aprender los israelitas?

             b) ¿Cuándo acudían a Dios?

   c) ¿Cómo surgieron los jueces?

             d) ¿Qué hacían los medianitas?

             e) ¿Por qué Dios dijo que fueran 300 guerreros?

            f) ¿Cómo vencieron a los medianitas?

2. Escribir en la pizarra algunas de las contestaciones. 




| Página principal | Valores |

Antiguo Testamento | Arriba |

 Anterior | Siguiente |
 

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999

Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)

| Artículo: Las expectativas de los padres: un arma de doble filoOtros: Familia