Saúl, primer rey de Israel

    Saúl, primer rey de Israel

    Habíanse perdido unas pollinas de Cis, padre de Saúl; por lo que dijo Cis a Saúl, su hijo:

    - Toma contigo un criado y anda a ver si encuentras las pollinas.

    Salieron y se encontraron con Samuel.  Dios le manifestó que éste era el elegido para ser rey.  Lo invitó a su casa a comer y le explicó el plan de  Dios.  Luego, tomando el vaso de óleo sagrado, ungió como rey a Saúl.

    Saúl no se consideraba ni digno ni capaz para gobernar a su  pueblo.  Después que, a regaña dientes, fue presentado al pueblo en Masfa, se retiró a su casa sin mayor interés  por la realeza.

    Cuatro meses después los amonitas sitiaron la ciudad de Jabes-Galaad, con humillantes amenazas.  Dieron la noticia a Saúl cuando llegaba del campo tras sus bueyes.  Indignado y sintiéndose rey, convocó a todos los hombres capaces para la guerra.  Trescientas mil personas se pusieron bajo sus órdenes, atacando a los amonitas por sorpresa y, los que no murieron, fueron dispersados.

    Todo Israel se sintió entusiasmado con su rey.  Samuel convocó al pueblo en Guilgal, y allí fue coronado en presencia del Señor.

    En una ocasión, Saúl ofreció el sacrificio como si fuera el Sumo Sacerdote.  Samuel se indignó por esta temeridad del rey y le profetizó que su dinastía terminaría con él.

    Saúl hizo la guerra a todos los enemigos que le rodeaban y siempre los venció.  Por medio de Samuel, Dios le mandó que destruyera a los amalacitas, y que no perdonara ninguna vida ni se quedara con ningún botín.  El ataque fue victorioso; pero Saúl perdonó la vida del rey Agat y se guardó lo mejor del ganado y de los trofeos.  Entonces fue cuando  Saúl fue rechazado por Dios.

            (1 Samuel 9- 11; 13; 15)

    (Texto adaptado por D. Samuel Valero. Biblia infantil. Editorial Alfredo Ortells, S.L. Valencia. página 100) 







 

    SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

         Objetivo.- Obedecer las indicaciones de Dios.

      Contenido.- Saúl fue el primer rey ungido por mandato divino. La unción con óleo sagrado significaba la elección divina de una persona para desempeñar en nombre de Dios la función encomendada. Más tarde serán ungidos también los sacerdotes e incluso los profetas. Pero sólo el rey de Israel es denominado "ungido del Señor", en cuanto elegido como representante de Dios para dirigir al pueblo. En este sentido el rey de Israel, sobre todo a partir de David, es figura de Jesús, llamado Cristo: "Cristo viene de la traducción griega del término hebreo 'Mesías' que quiere decir 'ungido'. No pasa a ser nombre propio de Jesús sino porque Él cumple perfectamente la misión divina que esa palabra significa. En efecto, en Israel eran ungidos en el nombre de Dios los que le eran consagrados para una misión que habían recibido de Él. Éste era el caso de los reyes, de los sacerdotes y, excepcionalmente, de los profetas. Este debía ser por excelencia el caso del Mesías que Dios enviaría para instaurar definitivamente su Reino. El Mesías debía ser ungido por el Espíritu del Señor a la vez como rey y sacerdote, pero también como profeta. Jesús cumplió la esperanza mesiánica de Israel en su triple función de sacerdote, profeta y rey" (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 436)

    (Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Sagrada Biblia. Libros históricos. Página 294. Nota 10, 9. EUNSA. Pamplona.)

         Actividades.- 

1. Sacar por impresora el texto y hacer copias para los chicos.

2. Leer individualmente en voz alta el texto comprendiéndolo.

3. Responder a estas preguntas:

                 a) ¿Qué hacía Saúl cuando se encontró con Samuel?

                 b) ¿Saúl se creyó rey al principio?

                 c) ¿Cuándo reaccionó Saúl?

                 d) ¿Qué cosas hizo mal Saúl?

4. Puesta en común. 




| Página principal | Valores |

Antiguo Testamento | Arriba |

Anterior | Siguiente |
 

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999

Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)

| Vídeos: BeethovenOtros: Música clásica