José y los sueños del faraón

    José y los sueños del faraón

    José fue conducido a Egipto, y le compró Putifer, general de las tropas del faraón, de manos de los ismaelitas que lo habían llevado. Y el Señor le asistió a José a quien todo cuanto hacía le salía felizmente y habitaba en la casa de su amo. Éste sabía muy bien que el Señor estaba con José, y que le favorecía y bendecía en todas sus acciones. Gracias a su laboriosidad, rectitud y honestidad, su amo lo nombró mayordomo de su casa y administrador de todos sus bienes.

    Desgraciadamente fue víctima de una calumnia y encerrado en la cárcel.

    Dos compañeros de celda, que habían sido servidores del faraón, le contaron a José unos sueños que habían tenido y José los interpretó anunciándoles la pronta salida de la cárcel. A los pocos días ambos fueron liberados. Uno de ellos era el copero del faraón.

    Pasó el tiempo y un día avisaron a José que el faraón requería su presencia porque había tenido un sueño y no pudiendo explicarlo ninguno de sus magos, el  copero, antiguo compañero de cárcel, se había acordado de José.

    Luego de haberse aseado fue conducido al  palacio y escuchó el doble sueño del  faraón. No sólo lo interpretó, sino que también le aconsejó acerca de lo que debía hacer:

    -Las siete vacas gordas que salían del Nilo y las siete espigas granadas, significan siete años seguidos de abundantes cosechas.  Las siete vacas flacas y las siete espigas sin grano que devoran a las gordas significan otros  tantos años de malas cosechas y hambre  en todo el Imperio.  Mi consejo es que nombres un varón inteligente y honrado que administre el país. El faraón le ordenó que se pusiera al frente de Egipto convencido de su inteligencia.  Sólo él tenía más autoridad que José.

    Con el tiempo contrajo matrimonio y tuvo dos hijos,  Manasés y Efraín.

            (Génesis 39-41)

    (Texto adaptado por D. Samuel Valero. Biblia infantil. Editorial Alfredo Ortells, S.L. Valencia. página 58) 







 

    SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

            Objetivo.- Desarrollar las virtudes humanas de laboriosidad, rectitud y honestidad.

         Contenido.- José no sólo responde a la petición del faraón de interpretar los sueños, sino que pasa a dar consejos prácticos para afrontar la situación que se avecina. Con ello está indicando que, si bien un aspecto del futuro está ya determinado en el sueño, Dios, al mismo tiempo que lo da a conocer, pide la iniciativa y la previsión humanas para controlar el porvenir en lo posible. Es más, Dios cuenta con esa actividad de los hombres para que se realicen sus proyectos de salvación que, en el contexto de la historia de José, incluyen la bajada a Egipto y la supervivencia de Jacob y sus hijos.

    (Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Sagrada Biblia. Pentateuco. Página 220. Nota 41, 33-36. EUNSA. Pamplona.)

         Actividades.- 

1.-Los niños leen en voz alta el texto y el profesor comprueba la comprensión.

2.-Contestar a estas cuestiones:

            a) ¿Por qué el jefe de la escolta nombró a José mayordomo de su casa?

            b) ¿Qué sueño interpretó en la cárcel?

            c) ¿Qué sueño había tenido el faraón?

            d) ¿Qué consejo le dio José al faraón?

        3.-Leer algunas contestaciones de los alumnos.




| Página principal | Valores |

Antiguo Testamento | Arriba |

Anterior | Siguiente |
 

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999

Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)

| Artículo: Las ocho claves del éxito matrimonialOtros: Familia