Creación del mundo

     CREACIÓN DEL MUNDO

    Al principio creó Dios el cielo y la tierra. La tierra era informe y vacía y las tinieblas cubrían la superficie.

    Quiso Dios que hubiera luz. Y apareció la luz. La separó de la oscuridad, y la llamó día. A la oscuridad, noche.

    Después quiso que hubiera firmamento para separar las aguas de abajo, de las aguas de las nubes. Así ocurrió y al firmamento lo llamó cielo.

    Luego quiso que se juntaran las aguas de debajo del cielo, y que apareciera lo seco. Así sucedió, y a lo seco lo llamó tierra. A las aguas reunidas, mares. Y añadió: “Que de la tierra nazca hierba verde con semillas y árboles con fruto.” Y así fue.

    Más adelante quiso que en el firmamento hubiera sol, luna y estrellas, para separar el día de la noche, y que sirvieran para medir los días, las estaciones y los años. Y aparecieron.

    A continuación Dios creó los peces, las aves y los animales de todas las especies.

    Por último dijo Dios: “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza, para que domine sobre todo lo creado.” Y creó al hombre y a la mujer.

            (Génesis 1)
    (Texto adaptado por D. Samuel Valero. Biblia infantil. Editorial Alfredo Ortells, S.L. Valencia. pág. 22) 







 

    SUGERENCIAS METODOLÓGICAS

               Objetivo.- Reconocer a Dios como creador del mundo y darle gracias.

            Contenido. Gratitud.- 

   Puso Dios al hombre en la cima de la Creación, para que dominase sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados y las bestias de la tierra y sobre cuantos animales se mueven en ella. Por eso le dotó de inteligencia y de voluntad, de modo que libremente diera a su Creador una gloria mucho más excelente que la ofrecida por el resto de las criaturas. Pero, llevado de su amor, Dios decretó además elevar al hombre para que tomara parte de su vida divina y conociese de algún modo sus íntimos misterios, que superan absolutamente todas las exigencias naturales. Para este fin, Dios le revistió gratuitamente de la gracia santificante, y de las virtudes y dones sobrenaturales, constituyéndole en santidad y justicia y dándole capacidad para obrar sobrenaturalmente.

    Dios enriqueció además la naturaleza de Adán con los dones, también gratuitos, de la inmunidad de la muerte, de la concupiscencia y de la ignorancia, llamados dones preternaturales.

        Fernández Carvajal, Francisco. Hablar con Dios. Tomo III. Página 617 y siguientes. Ediciones Palabra.

            Actividades.-

            1. Fotocopiar el texto y repartirlo a los alumnos. Leerlo en voz alta comentando las dudas.

            2. Los chicos contestan por escrito a estas preguntas:

                a) ¿Qué hizo Dios cada día?

                b) ¿Cómo creó al hombre?

                c) ¿Por qué hemos de cuidar las naturaleza?

                d) ¿Cómo podemos dar gracias a Dios por la creación?

        3. Puesta en común copiando en la pizarra las respuestas de las preguntas c) y d).




| Página principal | Valores |

Antiguo Testamento | Arriba |

 Siguiente |
 


®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999

Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)

| Formación: Educación sexualOtros: La familia |