Traffic


    TRAFFIC

    Director: Steven Soderbergh

    Intérpretes: Benicio del Toro, Michael Douglas, Catherine Zeta-Jones, Don Cheadle, Dennis Quaid

    Drama. 147 minutos.

    Por las propias limitaciones del cine como lenguaje, la mayoría de las películas sólo aspiran a mostrar aspectos fragmentarios de las realidades sociales. De modo que es casi imposible encontrar un film definitivo, que agote todos los matices de alguna de esas realidades. Sin embargo, de vez en cuando surgen directores temerarios, que exprimen las posibilidades del lenguaje fílmico, y se acercan bastante a ese ideal. Es lo que ha hecho Steven Soderbergh (Sexo, mentiras y cintas de vídeo) en K, una valiente película coral, galardonada con varios premios de la crítica norteamericana, con los Globos de Oro al mejor guión y actor de reparto (Benicio del Toro), y candidata a cinco Oscars -mejor película, director, guión adaptado, actor de reparto (Benicio del Toro) y montaje-, el mismo número de candidaturas importantes a las que opta la anterior película de Soderbergh, Erin Brockovich, algo que no sucedía desde 1938.

    El guión hilvana varias tramas relacionadas con el tráfico de drogas entre México y Estados Unidos. Así, mientras el nuevo jefe antidroga norteamericano sufre en Ohio la degradación de su adicta hija adolescente, una rica mujer embarazada de La Jolla (California) descubre que su respetable marido es en realidad un narcotraficante del cártel de Tijuana. Y mientras allí un honesto policía mexicano intenta escapar de las redes de un corrupto y violento militar, al otro lado de la frontera dos agentes de la DA se dejan la piel para desenredar la tela de araña del imperio californiano de la droga.

    La película está muy bien escrita -en inglés y castellano- y magistralmente interpretada. Todo el reparto está sensacional, pero es el nominado actor portorriqueño Benicio del Toro quien alcanza las mayores cotas de veracidad y dramatismo. Por otra parte, Soderbergh ofrece una puesta en escena alucinante, de agilísima planificación, con un agitado hiperrealismo -casi de reportaje de guerra- y con fuertes contrastes fotográficos, de gran eficacia dramática. Por otra parte, aunque Sodergergh no oculta los sórdidos rincones de los infiernos del narcotráfico, afronta el tema con gran profundidad y ponderación, hasta concluir que la lacra de las drogas exige a gritos un mea culpa colectivo y una radical transformación moral de toda la sociedad actual.

    Jerónimo José Martín. De la revista Mundo Cristiano.





 Aplicaciones didácticas 

Atrás





Artículo: Cuidados paliativos

Otros: Medicina

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999
Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL (España)