El horario


    EL HORARIO

       Además de poder estudiar, querer y saber utilizar unas buenas técnicas de estudio, es necesario dedicarle el tiempo suficiente para repasar, hacer los ejercicios y dominar todos los temas. Ningún trabajo sale adelante si no se le dedica tiempo, y el estudio tampoco.

     En distintas investigaciones se ha demostrado  que  la  administración eficaz del tiempo es un factor importante en el éxito  escolar.  Pero  el tiempo es difícil de controlar y fácilmente se desperdicia en tareas  improductivas y sin objetivos.

     Las principales dificultades para aprovechar el tiempo suelen ser  éstas: Primero la dificultad de ponerse a estudiar, es decir, de iniciar el estudio concentrado. Segundo, el pasar de una asignatura a otra sin  profundizar ni terminar ninguna. Tercero, no estudiar todo lo que se debiera aunque anteriormente haya sido propuesto. Cuarto, dejar el estudio  y  la preparación de los exámenes para el último momento, tratando de recuperaren poco tiempo lo que no se ha hecho en los días o semanas anteriores.

     Pero todas estas dificultades se pueden solucionar y con constancia se puede conseguir un buen aprovechamiento del tiempo. Unos principios generales para alcanzarlo podrían ser éstos:

     Marcar una hora fija para comenzar el estudio, que  podría  ser  entre las seis y media y las siete, teniendo clase por la tarde. Antes  de  ponerse a estudiar es conveniente hacer una lista de todas las  actividades a realizar en esa tarde y después ordenarlas teniendo en cuenta de programar en primer lugar los temas que resulten más difíciles o desagradables.   Conviene hacer un descanso de unos cinco minutos por cada hora de  estudio concentrado. Es el momento de levantarse, dar una vuelta por la casa o hacer una llamada telefónica. Con esto se evita la fatiga mental.

      Cada día hay que terminar todas las actividades que se han  propuesto. De esta forma mejorar  la constancia y fuerza de voluntad. Muchos días se terminan  antes de lo previsto y se dedicar  ese tiempo a los hobbys.

       Como norma general habría que estudiar los seis días de la semana,  de lunes a sábado, y dejar completamente libre el domingo, para alcanzar  el necesario descanso, divertirse, asistir a las  celebraciones  religiosas, fomentar las aficiones, etc.

     Algunos estudiantes prefieren estudiar por la noche mientras que otros aseguran que rinden más en el estudio por las mañanas antes de ir a  clase. Convendría conocer cual es la mejor hora para concentrarse eficazmente en la tarea.

    Arturo Ramo García





 Aplicaciones didácticas 

Atrás





| Formación: Zacarías e IsabelOtros: Vida de Jesús pequeños |

®Arturo Ramo García.-Registro de Propiedad Intelectual de Teruel nº 141, de 29-IX-1999 Plaza Playa de Aro, 3, 1º DO 44002-TERUEL